Textos prestados

Ciencia, Cultura, Nación. Por: Graziella Pogolotti*

. La Reforma Universitaria y la fundación del Centro Nacional de Investigaciones Científicas establecieron las bases para un impulso acelerado

La Reforma Universitaria y la fundación del Centro Nacional de Investigaciones Científicas establecieron las bases para un impulso acelerado

Entonces, el país luchaba todavía contra las secuelas del analfabetismo. Los bachilleres eran escasísimos. Sin embargo, Fidel proponía un futuro de hombres de ciencia y de pensamiento. Algunos sietemesinos escépticos consideraron, quizá, que era una decisión voluntarista. Se trataba, por el contrario, de una perspectiva política estratégica, descolonizadora y de alcance económico por servir de punto de partida a una producción nacional con alto valor agregado. La Reforma Universitaria y la fundación del Centro Nacional de Investigaciones Científicas establecieron las bases para un impulso acelerado. En el ámbito popular, el clima creador consiguiente incentivó la aspiración colectiva a la superación permanente. En los atardeceres habaneros podían observarse centros de trabajo con espacios donde los empleados regresaban modestamente a las aulas abandonadas años atrás, sentados ahora ante pupitres que les resultaban pequeños.

Con este impulso a la ciencia y al pensamiento, el poder revolucionario rescataba una tradición iniciada desde que Varela nos enseñó a pensar en cubano mediante sus cursos sobre Constitución en el Seminario de San Carlos, sus reclamos a favor de la independencia y la abolición de la esclavitud en las Cortes de Cádiz, y sus enseñanzas a lo largo de su vida de proscrito. A pesar de las limitaciones de una sociedad criolla beneficiada por la trata negrera y el fomento del azúcar, los ilustrados del XIX aspiraban a romper progresivamente el yugo que los ataba a la metrópoli. El primer paso consistió en reconocer especificidades de su entorno. Los poetas plasmaron una visión del paisaje, los prosistas elaboraron programas económicos, condenaron algunos vicios como el juego y la vagancia, y describieron las particularidades de nuestras costumbres. En el contexto de una universidad aherrojada, donde resultaba impensable un respaldo oficial mínimo, hubo hombres de ciencia que procuraron como Tomás Romay, el saneamiento de la Isla. Felipe Poey se entregó al estudio científico de nuestra fauna.

Desde aquellos días lejanos, se produjo una íntima interconexión entre política, ciencia y cultura. En un mundo globalizado, la razón profunda de esa matriz generadora constituye factor indispensable para la supervivencia de la nación. La dimensión política sostiene la brújula orientada hacia el horizonte que define un proyecto de país. Establece el contrapeso indispensable ante el embate del libre juego de las fuerzas económicas. Sobre el basamento de la educación, ciencia y cultura operan a favor del desarrollo social y humano.

La utilidad de la ciencia aplicada en el plano de la práctica es evidente. Favorece la producción agrícola, provee las medidas para la preservación de los suelos, los mares y el medio ambiente. Atiende la salud humana y animal, asegura la factibilidad en el empleo de nuevos recursos energéticos. Sus derivaciones en el campo de la tecnología son múltiples. Obtiene ganancias en la guerra contemporánea entre las patentes. Muchos olvidan que estas ventajas visibles corren el riesgo de estancarse si no disponen del respaldo de un saber más silencioso, de las llamadas ciencias básicas. En los 60 del pasado siglo, Cuba dio ese paso decisivo al introducir una revolución modernizadora en las carreras de Física y Matemática.

El valor de la cultura escapa a nuestra percepción, porque forma parte de nuestro modo de ser y de existir. Está en las costumbres que incorporamos desde la primera infancia, en las comidas y en las celebraciones, en las creencias y aspiraciones de realización personal, en la manera de asumir la muerte y la vida, en la forma de comportarnos en sociedad, en la memoria que atesoramos, en los vínculos con el terruño y la patria. Caracteriza nuestro sentido del humor. Aparece también, con su carga de negatividad, en los prejuicios que arrastramos. Con todo ello se edifica la identidad de un pueblo presente, no solo en el universo simbólico, sino en la realidad concreta de cada uno de sus integrantes.

Sobre ese substrato múltiple en permanente renovación crece el universo simbólico, la bandera y el himno, las artes y las letras en todas sus manifestaciones.

Olvidamos con frecuencia que el concepto de ciencia incluye, además de las exactas y naturales, a las que indagan e intervienen en la sociedad, estrechamente unidas a la cultura por la preponderancia del factor humano. Su espectro es extenso. Incluye la economía, el derecho, la sociología, la historia, la psicología, la pedagogía, la antropología y la ciencia de la política. No trabajan en laboratorios estériles. Se sumergen en el ámbito contaminado, moviente de las ciudades y las zonas rurales, de los grupos étnicos, generacionales y clasistas, valoran las repercusiones del fluir de la economía, analizan los conflictos del mundo laboral, estudian los efectos de los medios de comunicación en la recepción de sus destinatarios. Unas y otras, las ciencias exactas, naturales y sociales tienen que estar respaldadas por principios éticos inquebrantables sustentados en una filosofía de la vida, en una cosmovisión y en un compromiso con la preservación y mejoramiento de nuestra especie. De ahí que, ahora más que nunca, como lo planteara Fidel en la etapa fundacional, nuestro futuro ha de proyectarse hacia la formación de hombres y mujeres de ciencia y de pensamiento.

Tomado de: http://www.juventudrebelde.cu

Graciela Pogolotti*Crítica de arte, prestigiosa ensayista y destacada intelectual cubana, promotora de las Artes Plásticas Cubanas. Presidenta del Consejo Asesor del Ministro de Cultura, Vicepresidenta de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. Miembro de la Academia Cubana de la Lengua.

Hija de uno de los íconos de la vanguardia artística de la primera mitad del siglo XX, Marcelo Pogolotti y de madre rusa. Nació en París en 1931 pero desde niña vivió en Cuba. Ser cubana, para ella, es una misión y un estado de gracia.

Es una de las más dispuestas y necesarias consejeras y asesoras de cuanto proyecto útil pueda favorecer la trama cultural de la nación. Esa vocación participativa se expresa también en las pequeñas cosas de la vida. Gusta de la conversación amena, de la música popular y no le gusta perder el hilo de una telenovela, nunca cierra las puertas a quien la procura.

A los siete años ya estaba en la capital cubana, donde estudia hasta graduarse como Doctora en Filosofía y Letras en la Universidad de La Habana. Cursó estudios de postgrado en La Sorbona, durante un año, estudió Literatura Francesa Contemporánea. Al regresar a Cuba, matriculó en la Escuela Profesional de Periodismo Manuel Márquez Sterling, donde alcanzó otro título.

Ha escrito numerosos ensayos, pero tan fundamental como su obra escrita ha sido su enorme labor en la docencia y la promoción de la cultura. Desde la cátedra de la Universidad de la Habana, a las investigaciones socioculturales vinculadas a los primeros pasos del Grupo Teatro Escambray, desde la formación de teatristas en el Instituto Superior de Arte, hasta la vicepresidencia de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, desde la Biblioteca Nacional, hasta la presidencia de la Fundación Alejo Carpentier.

Al Triunfo de la revolución se encontraba en Italia desde fines de 1958, se hallaba en una beca, residiendo en Roma por lo que aprovechó también para atender su salud. Al saber la noticia del derrocamiento de la dictadura se presentó junto a otras personas que vivían en Roma en la sede de la Embajada a ocuparla. De regreso a la isla tuvo pasó por París hasta que finalmente llagó a Madrid, donde el Gobierno Revolucionario situó aviones para facilitar el regreso de los cubanos en Europa. Durante el vuelo conoció a Fayad Jamis, que ya era poeta y pintor distinguido pese a su juventud. Al llegar a La Habana observo una euforia generalizada, los rebeldes estaban en la terminal aérea.

Compartir:

Leer más

Familia bajo presión en el cine cubano del siglo XXI. Por: Joel del Río*

Suite HabanaUna de las preocupaciones claves del cine cubano del siglo XXI ha sido la familia como elemento natural, universal y fundamental de la sociedad, y por tanto, grupo de personas que expresan con nitidez ciertos rasgos de la idiosincrasia cubana como la valerosa lucha contra las dificultades, o la sensualidad y la gracia como escape y solución momentánea a los problemas.

En comedias, o tragicomedias, como Hacerse el sueco (2000, Daniel Díaz Torres), Las noches de Constantinopla (2001, Orlando Rojas), Nada (2001, Juan Carlos Cremata) y Entre ciclones (2003, Enrique Colina), la familia se muestra desgajada por el conflicto que representa irse o quedarse en el país, o aparece la contienda entre unos y otros por las diferentes actitudes éticas relacionadas con las nuevas circunstancias socioeconómicas y asuntos como el estatus, el poder económico, y los medios lícitos para ganarse la vida.

A través de los conflictos generacionales y filiales de orden doméstico o barrial, mediante las numerosas observaciones respecto a la disfuncionalidad de tales familias, y a la gigantesca brecha generacional abierta entre padres e hijos, los cineastas cubanos, consagrados y noveles, aportaron sus reflexiones más o menos humorísticas sobre la crisis de valores, los ideales distintos y la manera de vivir, y pensar, de las diversas generaciones que conviven en un país cuya población tiende a envejecer dramáticamente y así se muestra en comedias con cierto dejo trágico como Viva Cuba (2006, Juan Carlos Cremata), El cuerno de la abundancia (2008, Juan Carlos Tabío), La película de Ana (2012, Daniel Díaz Torres) y Se vende (2013, Jorge Perugorría).

En cuanto a una perspectiva distanciada del cubaneo y el humorismo, Humberto Solás le confirió al tema de la familia matices melodramáticos y neorrealistas en Miel para Oshún (2001) y Barrio Cuba (2005) en las cuales se exalta la contradicción entre esperanzas y desesperanzas, sueños y frustraciones de quienes viven tratando de superar la fealdad, las escaseces y falencias de un contexto material y moral muy difícil.

Sin embargo, la exaltación dramática del heroísmo cotidiano de la familia cubana fue verificado sobre todo en Suite Habana (2002, Fernando Pérez), un documental dramatizado sobre La Habana y su gente, con algo de retrato y diario personal, pues se ilustran las estrategias cotidianas de un grupo grande de personajes reales para resistir la tremenda erosión de las dificultades, a partir del largo viaje de un día hasta la noche.

Precisamente sobre los conflictos filiales, en torno a una familia cuyas contiendas mayores tienen que ver con el sacrificio, la incomunicación y el cuidado al desvalido, discursa La pared de las palabras (2014, Fernando Pérez) un filme sobre seres humanos apostados a ambos lados de la línea de la normalidad y la sordera, y por tanto incapaces de entender palabras, señales, miradas que se pierden en la oscuridad de lo rutinario.

Es la emigración la causa de terribles desgarramientos familiares, o fraternales, no solo en las tramas de Miel para OshúnBarrio Cuba y Suite Habana, sino también en Video de familia (2001) de Ernesto Padrón, que se erigió en la avanzada a la hora de retratar el estado síquico de una nación (y de una familia) abocada a grandes cambios, a partir de una instantánea donde alternan tres generaciones.

Más tarde, también lidiaron con los apremios inherentes a la decisión de partir y alejarse, con el consiguiente diezmo de la unidad familiar, Páginas del diario de Mauricio (2005, Manuel Pérez), Havana Blues (2005, Benito Zambrano), La edad de la peseta (2006, Pavel Giroud), La anunciación (2008, Enrique Pineda Barnet); Casa vieja (2010, Lester Hamlet); Larga distancia (2010, Esteban Insausti); La ciudad (2015, Tomás Piard) y Caballos (2015, Fabián Suárez) además de las ya mencionadas Nada y Viva Cuba que exponen similares conflictos.

También se concentran en desacuerdos y desigualdad en las expectativas personales de cada miembro de la familia, o de la pareja, Mañana (2006, Alejandro Moya); Afinidades (2010, Jorge Perugorría y Vladimir Cruz), la romántica Contigo pan y cebolla (2012, Juan Carlos Cremata) que teatraliza melodrama y comedia bufa para exaltar el amor imperecedero de una pareja de sobrevivientes, y las cáusticas Boleto al paraíso (2010, Gerardo Chijona) y Melaza(2012, Carlos Lechuga) que explican la desintegración de lo filial a partir de la profunda crisis económica, social y de valores.

Video de familia, Suite Habana y Barrio Cuba sentaron las pautas. Luego, abundan los tratados fílmicos sobre los conflictos que afectan a la familia cubana más allá de la emigración al exterior. Aparece el tratamiento dramático de otros temas relacionados como la inmigración a la capital desde otras provincias; la ilegalidad y delincuencia; la religiosidad popular; los problemas laborales y de vivienda; la prostitución femenina y masculina; alcoholismo; homosexualismo y homofobia; racismo, marginación y prejuicios del más diverso cariz…

Varias películas cubanas del siglo XXI discursan sobre la entronización del darwinismo que impone la ley del más fuerte, en franca colisión con los valores familiares y con los ideales del hombre nuevo y de una sociedad igualitaria, instruida y educada. Chamaco (2009) de Juan Carlos Cremata; Conducta (2014, Ernesto Daranas); Vestido de novia (2014, Marilyn Solaya); Fátima o el Parque de la Fraternidad (2014, Jorge Perugorría); Viva (2015, Paddy Breathnach) y El rey de La Habana (2015, Agusti Villaronga) —aluden a contravalores como la rudeza machista, la violencia entronizada, o actitudes antisociales que colisionan con la armonía y comprensión que debiera representar toda familia.

En La emboscada (2015, Alejandro Gil) y La obra del siglo (2015, Carlos M. Quintela) aparecen personajes muy mayores, incluso ancianos, que recuerdan un pasado mejor, o tratan de imponerle a los jóvenes su manera de pensar y sus normas o experiencias, tal vez marcadas por la caducidad. Sin embargo, valga decir que la alternancia entre lo nuevo y lo viejo está ligada a las tradiciones del cine cubano desde clásicos de la comedia como Se permuta y Plaff o demasiado miedo a la vida, hasta el cine de Orlando Rojas (Papeles secundarios) y Fernando Pérez (MadagascarLa vida es silbar).

Porque el cine cubano, en todas sus etapas, pero sobre todo a lo largo del siglo XXI, suele interrogar a la sociedad sobre el papel de la familia, los embates que la desgastan, las contradicciones entre tradición y modernidad, y la necesidad tanto de renovación como de sostenimiento de las mejores tradiciones que alientan al interior de la familia cubana.

Tomado de: http://www.lajiribilla.cu

Joel del Río*Ejerce el periodismo y a crítica cinematográfica desde 1994 en publicaciones especializadas. Ha sido profesor de historia y Apreciación del Cine en la Faculta de Comunicación de la Universidad de la Habana, y de Historia de Cine Latinoamericano y Géneros cinematográficos en la EICTV y en el Instituto Superior de Arte. Entre sus libros publicados se encuentra: Latitudes del margen: el cine latinoamericano ante el tercer milenio (2005), en coautoría con María Caridad Cumaná; Contextos, conflictos y consumaciones (2007); Los cien caminos del cine cubano (2010), en coautoría con Marta Díaz. Melodrama, tragedia y euforia: De Griffith a Von Trier (2012) y El cine según García Márquez (2013), son también otro de los textos editados de este autor.

Compartir:

Leer más

Venezuela o la polaridad enconada. Por: Eduardo Montes de Oca

ChávezNo hay alternativa: los revolucionarios deben saber crecerse

Quizás la pregunta que todo ser progresista más se formule desde que, el pasado 6 de diciembre, la derecha triunfara en unas elecciones que le granjeó la mayoría en el Parlamento de Venezuela muy bien podría ser si el pueblo de esa nación sudamericana permitiría (permitirá), innúmeros brazos cruzados, ver caer, como lastre de un aeróstato, los avances sociales de los últimos 16 años.

Sin ánimo justificativo –se sabe: tampoco las masas, por muy revolucionarias que devengan, resultan infalibles–, aceptemos aquí con el colega Hedelberto López Blanch (digital Rebelión) que, a pesar de los grandes logros desde la llegada al poder de Hugo Chávez, en 1999, y bajo la dirección de Nicolás Maduro, “la ofensiva económica desestabilizadora de las fuerzas de derecha nacional e internacional dirigidas desde Estados Unidos y Europa Occidental dio resultado y algunas capas populares dieron la espalda al Gobierno con la ingenua creencia de que esas fuerzas integradas en el Movimiento de la Unidad Democrática (MUD) le podrían resolver la actual pérdida de estabilidad alimentaria”.

Recordemos igualmente –complementada la cita con el ejemplo del Chile de Allende, y abstrayéndonos de posibles factores subjetivos adversos– que la Revolución Bolivariana ha sufrido desde el inicio numerosos ataques, que van desde intentos de golpes de Estado, atentados contra la producción petrolera, acaparamiento de alimentos y medicinas por la oligarquía –lo que argumenta como a gritos lo difícil- (¿imposible?) de una distribución de orientación socialista en medio de una base mayormente burguesa–, transitando por el contrabando hacia las fronteras, y llegando a las “ejemplares” campañas de desinformación por los grandes medios, “cuyo 90-95 por ciento está bajo el control de la ultraderecha, que desarrolla una constante guerra psicológica, bien organizada, contra las políticas gubernamentales”. Existe una disparidad informativa, subraya la fuente. Flagrante contradicción y reto para una izquierda universal que estaría procurando vertebrarse.

Por otra parte, coincidamos, asimismo, en que Venezuela se trocó en una candente amenaza para el ubicuo Washington, pues dispone de la mayor reserva petrolera del orbe, y, tras la nacionalización de esa industria las ganancias se destinaron a mejorar las condiciones de vida de los más, los eternamente marginados, y dejaron de “fugarse” del país, como desde siempre ocurría. No huelga seguir la expuesta línea sin reparar en que “el ejemplo de independencia y solidaridad que ofrece a todos los países del mundo es contradictorio con los intereses capitalistas, pues ayuda a impedir crisis económicas en naciones latinoamericanas, al ofrecerles combustibles a precios razonables, además de colaborar a fortalecer la integración y la unión de toda la región sin la intromisión del Norte”.

¿Con qué se ha topado la oligarquía criolla desde el principio del proceso? López es explícito al remarcar que en los 17 años transcurridos el Gobierno, salido de abajo, ha salvado gratuitamente la visión a miles de ciudadanos; ofrece servicios de salud a toda la población; alfabetizó a millones de habitantes, que pueden continuar estudios hasta la Universidad; ha entregado un millón de viviendas, con equipos electrónicos, entre otros, a miles de familias, sacándolas de condiciones infrahumanas. “Son políticas económicas y sociales a favor del pueblo y no de las pequeñas minorías” y eso difiere diametralmente del neoliberalismo y el sistema que campea en todo el globo. La interrogante del enemigo: ¿irse a las manos desembozadamente con los más? No, señor, lo inteligente sería, fue, es, reforzar el asedio económico, con la finalidad de crear condiciones de desabastecimiento y hambre en la población, y cargar con el entuerto al Ejecutivo.

Pero –y estamos exentos de cinismo, por supuesto– podría tomarse de la misma manera como una señal, con moraleja, hacia el futuro. No en vano la situación ha despertado una tolvanera de discusiones. En nuestra función de meros observadores, mostremos en lo posible puntos de vista oreados hoy día. Para el sociólogo Emiliano Teran Mantovani (“Chavismo, crisis histórica y fin de ciclo: repensarnos desde el territorio”), en Rebelión, por ejemplo, “Los resultados electorales del 6-D 2015 en Venezuela parecen ser el síntoma de un proceso de estancamiento y reajuste conservador que se ha estado desarrollando ante nuestros ojos. Lo que tenemos ahora es la oficialización de un nuevo escenario institucional en el cual dos de los sectores políticos más reaccionarios de los que disputan el poder en el país –neoliberales mutantes o edulcorados, y neoliberales uribistas–, y como bloque, en América Latina, se harán del control de mecanismos de decisión formal y de sectores del aparato estatal, buscando allanar el camino para la expansión de procesos de acumulación por desposesión”.

El camino

Y aquí se repite una interrogación ya clásica, famosa en Lenin: ¿Qué hacer? A todas luces, una fracción de las bases sociales chavistas han sufrido la sensación de distanciamiento respecto a sus conductores. Nuestro articulista para mientes en que “si algo parece que siempre se le ha reclamado al proceso político venezolano reciente, ha sido su falta de organicidad en facetas claves: no ha habido suficiente gente deseando la comuna, no se ha logrado configurar un sólido entramado cultural e ideológico para salir del rentismo y ‘construir el socialismo’, no se ha constituido un núcleo material productivo suficiente para darle sustento al proyecto y apuntar a la muy nombrada independencia. El proyecto ponía mucho énfasis desde arriba para lograr los grandes objetivos nacionales del socialismo. Pero tal vez convenga admitir que, en los momentos de mayor esplendor de los de abajo, sean en pequeñas o grandes expresiones (ej. 13/04/2002), la política general fue la de contención y administración de la potencia popular –que en los primeros años del proceso parecía decir ¡queremos todo!, ¡podemos con todo!”

Para el especialista, “Nuestra hipótesis es que, luego del ciclo histórico de luchas populares en Venezuela entre 1935-1970, se inició otro a partir de 1987/1989, el cual podría haber culminado entre 2005/2007. La hegemonía del Petroestado a partir de 2004/2005 comenzó a cambiar las formas de la producción política y las movilizaciones de calle del bloque contrahegemónico se fueron corporativizando, regulando y mermando. Entre 2008/2009 (crisis económica global), pasando por 2013 (año del fallecimiento del presidente Chávez), hasta este caótico cuasi-trienio (marzo 2013/2015), el proceso ha evolucionado del estancamiento a la entropía (como caotización sistémica). Algo parece haberse quebrado y podrían generarse las condiciones para la configuración de un muy complejo nuevo ciclo de luchas populares”.

Ahora, lo más significativo quizás resulte, afirma Teran, que, tras casi 100 años de desarrollo del capitalismo petrolero en Venezuela, desde fines del siglo pasado se han producido las condiciones para la fertilización del proceso de producción de subjetividad contrahegemónica más potente y masivo tal vez de la historia republicana del país, y esto ha ocurrido alrededor de códigos comunes que han girado en torno a un complejo proceso identitario.

“A pesar de los múltiples ataques y agresiones que ha sufrido, sea por la reaccionaria oligarquía tradicional, o bien por la élite burocrática que se ha hegemonizado en el Petroestado, el chavismo sigue siendo una fuerza viva. Y esto es así, no principalmente por sumarse más de cinco millones y medio de votos al Gran Polo Patriótico Simón Bolívar. El chavismo nunca ha sido una invención electoral, o una identidad vacía, inoculada de arriba hacia abajo, sino fundamentalmente el índice de un proceso histórico de producción de subjetividad.

“La ontología del chavismo, su base fundamental, se sostiene aún, sobre dos pilares: a) una base discursiva definida –un imaginario–, esencialmente antineoliberal, que enarbola un ideal nacionalista-popular, de reivindicación histórica de los sectores excluidos, de justicia social. Es una construcción política literalmente progresista; y b) una potencia material –una fuerza biopolítica colectiva–, desafiante, levantisca, turbulenta, ciertamente contradictoria, pero irresistible, movible, expansiva y niveladora, que se inscribe en lo que parece ser una especie de tradición histórica de lucha popular en Venezuela”.

Agrega que ambos pilares de la ontología del chavismo representan la base orgánica de un largo proceso histórico de producción de subjetividad contrahegemónica, de la cual no se puede anunciar ligeramente su muerte o su adiós, como múltiples voceros, fundamentalmente reaccionarios y cercanos a la coalición de la MUD, lo han hecho principalmente después de la derrota electoral del 6D. “De ahí que, el chavismo popular, el contrahegemónico, el ‘salvaje’, ha sido, es, y seguirá siendo el principal objetivo de la guerra permanente contra el proceso de transformaciones que se ha producido en Venezuela en las últimas dos décadas. Esta es la clave en esta partida de ajedrez, porque es el elemento vivo que podría en realidad efectuar un ‘golpe de timón’ o detener la ola restauradora. Por esta razón, el inicio de la crisis económica global (2008+) y de la burocratización del proceso allanan el camino para una estrategia conservadora de disolver la Revolución Bolivariana, carcomiéndola por dentro, como un cuerpo canceroso –en consonancia con lo que hemos llamado la metástasis de capitalismo rentístico–, en una disputa vital que se ha estado produciendo sobre el tejido social venezolano, impactando significativamente a esa comunidad política que llamamos chavismo”.

El “fin” no es el fin

Algo de lo principal para nuestro comentarista –y obviamente concordemos–: si destacamos que los procesos e identificaciones políticas no son en ningún modo estáticos y que numerosas transformaciones han ocurrido no solo en el período 1989-2015, sino incluso en este caótico cuasi trienio 2013-2015, debemos remarcar dos ideas determinantes en estos tiempos de cambios e incertidumbre: “a) el agotamiento de un ciclo político histórico no supone necesariamente, o de manera lineal, el fin de un ciclo de luchas populares […] El agotamiento del ‘ciclo progresista’, no representa el final de una historia de luchas, sino la continuación de la misma bajo nuevas condiciones, determinadas por complejos factores de carácter sistémico. Esto podría también abrir un nuevo carácter de pertinencia histórica de las mismas, con nuevas modalidades, narrativas y formatos. Por esto, un posible agotamiento del período de la ‘Revolución Bolivariana’ –como tipo de gubernamentalidad, de modalidad de acumulación de capital, de marco de movilizaciones sociales– no necesariamente supone el agotamiento del chavismo como canal de conexión de múltiples luchas desde abajo. Más bien cabría evaluar si, ante un eventual avance restaurador abiertamente neoliberal en el país, la población en general comienza a resistirla a partir, en buena medida, de los principios de la ‘cultura chavista’ desarrollada en los últimos años”.

En un enjundioso texto, el científico social nos advierte. “Una de las paradojas de la Revolución Bolivariana ha sido que, mientras se otorgaban a las luchas populares algunas banderas de reivindicación radicales, generalmente no se concretaba una territorialización del poder que posibilitara la constitución masiva del proyecto. Esto significa que las pulsiones y las energías se orientaron fundamentalmente a grandes ideales (el Socialismo del Siglo XXI), factores metafísicos y trascendentales, tiempos pasados y futuros, y a formas mediadas de poder, y muy poco a reproducir desde abajo, en el aquí y el ahora, esta radicalidad emancipatoria”.

Luego de hacer hincapié en que “No hay socialismo sin agua, no hay autonomía política ni resistencias sostenibles (resiliencia) a una restauración conservadora sin autonomía material, no hay proyecto emancipatorio sin las posibilidades de acercarnos a la gestión de la vida y el territorio […]; esto es lo que hemos llamado la ecología política del chavismo contrahegemónico”, el sociólogo concluye que es necesario reconocer que “un proyecto de lo común en Venezuela tiene sus particularidades: no tiene, por ejemplo, los rasgos generales de las comunidades indígenas como en Bolivia, Ecuador o Guatemala, siendo en cambio fundamentalmente de perfil urbano. Son, pues, formas de comunidad muy movibles, diversas, volátiles y en permanente reformulación. Estas son las bases sobre las cuales debemos partir para pensarnos desde lo común”.

Dice más: las luchas “desde abajo” aisladas no revisten pertinencia histórica. En este sentido, apostilla, la proliferación de redes de organizaciones populares y plataformas de movimientos sociales es vital. Hay un interesante saldo de experiencias, saberes y organización que ha dejado la Revolución Bolivariana. “Tenemos demasiado para aprender unos de otros, de los de abajo, que conforman un tejido de saberes y haceres populares que representan la base material para un proyecto emancipatorio: redes de producción agrícola, producción cultural en barrios urbanos, formas de economía cooperativa y solidaria, gestiones territoriales comunitarias en las ciudades y en zonas rurales, y un largo etcétera. Esto está ahí. Ahora, ¿cómo lo convertimos en una amplia red?”

No tarda en responderse. “Una agenda mínima popular compartida ¿hacia dónde podría enfocarse?: una auditoría social de todas las cuentas de la nación, incluyendo la deuda – el pueblo no tiene por qué pagar los desfalcos de unos pocos– y la canalización de mecanismos nacionales de contraloría social de las mismas; la democratización de la ciudad y la ‘revolución urbana’ es una de las claves; redes interregionales de producción agrícola popular vinculadas al consumo urbano; nuevas formas de gobernanza nacional-territorial –¿cómo fomentar la comuna en tiempos turbulentos?–; acceso y cuidado de los bienes comunes para la vida, con especial atención en el agua; sostenibilidad energética a partir de experiencias piloto (como en la propuesta de los TES en el Zulia); salarios dignos y protección a trabajadores y trabajadoras ante la precarización laboral; auditoría social de los proyectos extractivos –principalmente en la Faja del Orinoco– y moratoria de los proyectos mineros en el país; igualdad de género y respeto a la sexodiversidad en todas las instituciones sociales; redes sociales de promoción de saberes populares, comunes y tradicionales como plataforma de construcción de modos de vida alternativo; y redes sociales de seguridad y protección social territorial”.

Ellas, algunas de las tantas sugerencias para una situación asaz compleja; sí, porque para colegas tales Dilbert Reyes, enviado especial del diario Granma a Venezuela, la elección del ultraderechista Henry Ramos Allup, como propuesta de la bancada opositora, para presidir la nueva Asamblea Nacional presupone lo que hemos adjetivado hasta el momento: una confrontación política acérrima. Conocido enemigo del chavismo, el secretario general del tradicional Partido Acción Democrática (ADECO) ha sido el dirigente opositor que ha levantado más enconadas reacciones de disgusto en los sectores populares, entre otros factores por sus anuncios de posibles medidas para desmantelar los logros promovidos por el Gobierno, primero de Chávez y después de Maduro.

No en vano ha confirmado a la prensa que, supuestamente venciendo varios instrumentos jurídicos regulados por una Constitución revolucionaria que impide la regresión en materia social, además de someterse al examen popular mediante consultas plebiscitarias, intentará con sus acólitos en el hemiciclo derrocar el Poder Ejecutivo en los tres primeros meses del año, a partir del dominio numérico en la nueva legislatura.

Así que tal nombramiento y el ejercicio de Nicolás Maduro en la presidencia significarían (significan) un incremento de la polaridad política en la nación que, como bien aclara Reyes, repercutiría de manera directa en la gobernabilidad, a partir de las tensiones que generaría el enfrentamiento abierto entre dos modelos radicalmente opuestos: el capitalista neoliberal y el socialista revolucionario de base popular… Pero, en definitiva, más allá de “especulaciones” sociológicas, de “filosofemas”, queda en pie, como pilar del sentido común, la interrogante con que comenzamos: ¿Permitirían de brazos cruzados los venezolanos ver caer, como lastre de un aeróstato, todos los avances sociales de los últimos 16 años? Confiemos en las masas.

Tomado de: http://bohemia.cu

Compartir:

Leer más

El pavor a los símbolos. Por: Yoerky Sánchez Cuéllar

Chávez BolívarCuando Evita murió, a los 33 años, su cuerpo embalsamado permaneció en la Confederación General del Trabajo de la República Argentina. Derrocado su esposo Juan Domingo Perón, comenzaron los intentos de los burgueses por deshacerse de ella, hasta que un día «desapareció» de la central obrera donde el pueblo le rindiera homenaje.

No bastaba la prohibición de exhibir su imagen en las plazas públicas, o de mencionar siquiera su nombre tantas veces coreado por las multitudes. Una nota del alto mando ordenaba sacar el cadáver del país, pues resultaba un peligro tenerlo cerca. Había que borrar cualquier olor a peronismo  y «esa mujer», la que tanto entregó a los pobres, la que entonaba el mismo discurso de la gente común, representaba una amenaza simbólica, a pesar de su cuerpo yerto, solo tocado por la magia del taxidermista español Pedro Ara.

Cuando cayó el campo socialista y los ilusos proclamaron «el fin de la historia», comenzó la discusión sobre la posibilidad de enterrar a Vladimir Ilich Lenin. Si a fin de cuentas se le habían echado cubos de tierra al socialismo en la URSS y los países de Europa del Este, qué más daba hacer lo mismo con el fundador del primer Estado proletario, proclamaban los ideólogos de la burguesía. Un Lenin a la vista de todos, en su urna de la Plaza Roja, no era precisamente la imagen más atrayente para quienes cerca de él comenzaban a instalar deslumbrantes Mc Donalds. «La Plaza Roja no debe parecer un cementerio», esgrimían.

Cuando el 11 de septiembre de 1973 el general Augusto Pinochet impuso una férrea dictadura en Chile, la referencia más simple a Salvador Allende se consideraba una afrenta al régimen. En ese contexto, cualquier icono de la izquierda resultaba pernicioso.

Por esos días la primera estatua del Che construida en el continente y que se ubicaba en una de las calles de la capital, Santiago, fue dinamitada. Así sucedía con los monumentos a Recabarren, José Martí y otros patriotas. Una vez más, la burguesía militar en el poder lanzaba sus garras contra los insignes que el pueblo había hecho suyos.

En Miguel Litín clandestino en Chile, de Gabriel García Márquez, se describe cómo el país austral quedó a partir de entonces sumido en un estado de amnesia colectiva. Tiempo después el Ministerio del Interior chileno admitió haber quemado 15 000 copias de esta obra.

Cuando el dictador cubano Fulgencio Batista supo sobre las huellas dejadas por los disparos en el Cuartel Moncada, ordenó restaurar el edificio. Con ello pretendía que se olvidara la fecha del 26 de Julio y desconocer la existencia en Cuba de jóvenes valientes, dispuestos a darlo todo por defender los ideales de justicia y libertad.

Para que nadie preguntara en el futuro, Batista hizo que el concreto tapara cada agujero en la fachada, como si la historia se pudiera borrar con un brochazo. Décadas más tarde la Revolución triunfante reconstruyó los impactos de bala en las paredes del cuartel convertido en escuela.

Cuando en la etapa más reciente, el 5 de febrero de 2003, el entonces secretario de Estado norteamericanos, Collin Powell, defendió ante las Naciones Unidas el bombardeo contra Iraq, una cortina azul tapó el Guernica de Picasso situado a la entrada de la sala del Consejo de Seguridad, en la sede de la Organización.

«No sería conveniente que el embajador de Estados Unidos ante la ONU, John Negroponte, o el mismo Powell, hable de guerra rodeado de mujeres, niños y animales que gritan con horror y muestran el sufrimiento de un bombardeo», dijo a la prensa un diplomático, que prefirió el anonimato.

Ahora en Venezuela los oligarcas retiraron de la sede del Parlamento los cuadros de Bolívar y Chávez. Del primero dicen que su rostro fue una falsificación científica; del segundo, que donde debe estar es junto a su familia en Sabaneta y no en la sala del Legislativo.

Con esta decisión se corrobora, una vez más, cómo los símbolos que el pueblo enarbola causan pavor a la derecha. Desde posiciones de fuerza incita a su deconstrucción y desmontaje. Ignora lo que se impregna en el corazón del hombre y la mujer humildes; no ve la pasión del ánimo colectivo, de donde brotan la ética y el bien de espíritu. Tozudamente intenta desmantelar lo que es ya fibra y reducto, esa fuerza que permanece a pesar de los golpes y los desprendimientos.

Desconoce que Evita volvió y fue millones; que la verdadera historia apenas comienza y Lenin sigue inspirando pueblos. Obvia que el hombre americano transita por las grandes alamedas por donde caminó el presidente Allende, mientras los pioneros preguntan sobre héroes frente a los muros del Moncada y el mundo clama para que no se repita la escena que el pintor reflejó en su impactante cuadro.

Con ese mismo ímpetu Chávez desanda con Bolívar las calles de Caracas. Desafiantes, rebeldes, rebosantes de eternidad están allí, porque podrán arrancarlos de una pared en la sede de la Asamblea, mas jamás podrán desprenderlos del alma de Venezuela.

Tomado de: http://www.juventudrebelde.cu

Compartir:

Leer más

Miguel Matamoros nunca lloró lágrimas negras. Por Lino Betancourt Molina*

Miguel MatamorosSiempre hemos dicho que las inspiraciones de trovadores y compositores no necesariamente corresponden a sucesos acaecidos a ellos; así como tampoco los nombres de mujeres que suelen poner a títulos de canciones son de mujeres conocidas por ellos.

Vamos a poner el ejemplo de una de las obras de Miguel Matamoros más conocidas: el bolero-son Lágrimas negras. Matamoros no derramó ni una sola lágrima cuando compuso este gustado número musical.

Me contó que cuando vivía en Santiago de Cuba, en el año 1924, trabajaba casi siempre por las noches acompañando a un acaudalado hombre de negocios muy dado a las juergas, por lo que él tenía que dormir después del almuerzo.

Pero sucedió que todas las tardes visitaba su casa una buena mujer que desahogaba sus penas quejándose con su esposa de las infidelidades de su marido. Derramada en llantos vertía “lágrimas negras” quejándose de su infortunio. Matamoros, que trataba de conciliar el sueño, no lograba dormir, y por pena y lástima a la infeliz mujer no la mandaba a callar.

Y una tarde, con un gran insomnio, Miguel tomó la guitarra y comenzó a componer inspirándose en las quejas de aquella señora.

Aunque tú me has echado en el abandono

Aunque tú has muerto todas mis ilusiones

En vez de maldecirte con justo encono

En mis sueños te colmo

En mis sueños te colmo

De bendiciones

Era ya un bolero compuesto, pero como en aquellos años lo que estaba de moda era el son, Matamoros tuvo la feliz idea de mezclar el bolero con el son, y entonces, al final, le añadió un montuno soneado.

Tú me quieres dejar

Yo no quiero sufrir

Contigo me voy mi santa

Aunque me cueste morir

Había nacido el primer bolero-son que se compuso en el mundo, gracias a la genialidad de Miguel Matamoros; composición interpretada por decenas de cantantes de fama internacional. Hasta la españolita Sarita Montiel no se pudo resistir al encanto de su música y lo cantó a su manera, pero le quedó muy bien. A Miguel le gustó mucho.

Ahora quisiéramos contar algo tragicómico que le sucedió a Miguel Matamoros.

Una noche, de las tantas noches bohemias en que estaba dando serenatas por Santiago de Cuba, se le ocurrió ir a cantarle a una amiga cuyo marido trabajaba de noche en un ingenio azucarero cercano a la ciudad de Palma Soriano.

Pero sucedió que el esposo de la amiga de Miguel no fue a trabajar aquella noche. Cuando Matamoros comenzó a cantar, el hombre, intrigado, preguntó a su mujer el porqué de aquella serenata. A ella no le quedó más remedio que asomarse a la puerta, y fingiendo no conocer al trovador le dijo que se marchara, que estaba equivocado de casa.

Miguel se marchó molesto y esa misma noche compuso un bolero que dice:

A tu puerta jamás iré, perjura

No quiero recibir ingratitudes,

Pues para amarte, mujer, con impostura

Me hiciste sufrir ingratitudes

Ya no esperes que torne a suplicarte

Ni te ofrezca de nuevo mi pasión

Ni que vuelva más nunca a mencionarte

Como dueña de mi amante corazón

Años después, Matamoros, recordando aquella noche desventurada se moría de risa.

Así era aquel trovador, apasionado y ocurrente, que sabía sacar de cada acontecimiento sucedido a él o a otra persona una pieza musical que perdura en el tiempo como un cariñoso testigo de lo que puede ser el amor.

Aquella noche de la serenata Miguel Matamoros no derramó ni una lágrima negra, y eso que tuvo suficientes motivos.

Tomado de: http://www.cubarte.cult.cu

Lino Betancourt Molina*Guantánamo, 23 de septiembre de 1930. Escritor de radio. Se inició en la vida laboral como locutor. Se ha desempeñado además como productor y redactor de notas para discos de los Estudios Abdala. Recientemente escribió el libro Compay Segundo que recoge la vida de este trovador cubano. Comenzó a trabajar en 1950 como locutor en la emisora CMKH. En 1952 se desempeñó como comentarista cultural en las emisoras guantanameras CMKH, CMKR y CMKS hasta 1959. Durante el año 1960 y hasta 1964 se vinculó a diferentes actividades revolucionarias como Maestro Voluntario en el primer curso convocado por el Comandante en Jefe, en la Lucha contra Bandidos, en la Campaña de Alfabetización, profesor de la escuela Andrés González Lines en Varadero y oficinista en el Dpto. de Estadísticas en el Ministerio de Industrias. En 1964 se desempeña como Jefe de Prensa del INRA y Director de Relaciones Públicas del organismo. En 1965 comienza en Radio Reloj y en 1970 es designado Director de la emisora. Viaja como periodista en la Delegación presidida por el Comandante en Jefe Fidel Castro a Guyana, Trinidad y Tobago, Argelia (para cubrir la reunión de Países no Alineados) Iraq, Viet Nam, India y Checoslovaquia. Pasa a Radio Rebelde en 1978. Ha viajado en representación de Cuba a congresos de la Confederación Latinoamericana de la Prensa Turística (CLAPTUR) y de la Federación Mundial de Periodistas y Escritores de Turismo (FIJET) a Perú Panamá, Colombia, Curazao, España, Francia y Austria. Viajó a Nueva York en 1979 para reportar la intervención de nuestro Comandante en Jefe en las Naciones Unidas ante la Asamblea General en su carácter de Presidente del Movimiento de Países no Alineados. En 1980 viajó dos veces a Moscú para reportar el vuelo del Comandante Arnaldo Tamayo Méndez ofreciendo las noticias a través de la cadena de emisoras cubanas. Cubrió en Cancún, México el diálogo Norte – Sur con la asistencia de numerosos jefes de estado y países. La UNESCO lo invitó en el 2002 a ir a Puerto Rico, para dictar conferencias sobre música cubana en el Consejo de Educación superior en San Juan, en esa oportunidad la Universidad Interamericana le otorga la Placa Dorada conmemorativa del Centenario del Natalicio de Rafael Hernández, destacado compositor puertorriqueño. Ostenta las medallas “De la Alfabetización”, “De la Lucha contra bandidos” y “40 Aniversario de las FAR” así como las distinciones “Raúl Gómez García” y “Félix Elmuza”. Premios Otorgados: 2007 Premio Nacional de Radio y en el 2002 Medalla “Alejo Carpentier”.

Compartir:

Leer más

Cañoneras de EEUU y de la derecha intensifican ataques contra Bolivia. Por: Patricio Montesinos*

Evo MoralesBolivia no ha dejado de ser blanco de las cañoneras de Estados Unidos y de la derecha nacional, regional e internacional, tras el ascenso al poder del presidente Evo Morales, pero en las últimas semanas el fuego adversario se ha hecho cada vez más intenso contra ese país andino.

Los ataques concentrados de Washington, de la oligarquía  y de la “gran” prensa conservadora latinoamericana y mundial, están dirigidos a impedir que en el Referendo, a celebrarse en febrero venidero en la Pachamama (Madre Tierra), triunfe el Sí para una nueva reelección de Morales en las elecciones de diciembre de 2019.

Las autoridades de La Paz han revelado, con pruebas concretas, el actuar de la derecha en esa nación sudamericana, sus conspiraciones y planes financiados desde Estados Unidos, los cuales tienen como propósito impedir que el actual jefe de Estado pueda aspirar a otro mandato.

El propio presidente denunció que el gobierno norteamericano paga la campaña por el No en el Referendo, y las fragmentadas formaciones políticas de oposición y sus cabecillas pelean por las importantes sumas de dinero ofrecidas por Washington.

Paralelamente, la prensa nacional conservadora, siempre acompañada por la de América Latina y Europa, protagonizan campañas mediáticas para mancillar el proceso de Cambio que encabeza el bautizado Campeón Evo, quien con el respaldo de la mayoría de su pueblo ha logrado en solo una década convertir a Bolivia en uno de los países punteros de la Patria Grande en desarrollo económico y social, tras haber sido antes con los regímenes
neoliberales el segundo más pobre de la región.

En respuesta a las ofensivas de las cañoneras enemigas, el vicepresidente Álvaro García Linera aseguró que sus compatriotas están listos para soportar esas arremetidas de la extrema derecha, que buscan desprestigiar la gestión de Morales durante su camino a la reelección.

García Linera consideró que “el posible retraso político de la izquierda en Venezuela y Argentina no influirá en el Referendo, porque a diferencia de esas naciones, Bolivia tiene un posicionamiento diferente en distintos temas que hacen frente a la oposición”.

Por supuesto que Estados Unidos y la envalentonada oligarquía en América Latina buscan a toda costa que el Si sea derrotado en la cercana consulta popular en la Pachamama, no solo para debilitar su exitoso proceso de transformaciones, sino además apagar la integración y la unidad de la Patria Grande.

El Gran Jefe Indio Latinoamericano, como le denominan también a Evo muchos en el mundo, es un líder internacional, y una semilla trabada en la garganta de Washington, contraria a los intereses hegemónicos del imperio en Nuestra América.

Luego de  las victorias  de la derecha en las elecciones presidenciales de Argentina y en las parlamentarias de Venezuela, la Casa Blanca y el Pentágono se frotan las manos, y quieren hacer de Bolivia su próxima presa, mientras prosiguen con sus planes de desestabilización y subversión contra el gobierno bolivariano de Nicolás Maduro, y los de Rafael Correa, en Ecuador, y Dilma Rousseff, en Brasil.

El proyecto siniestro de Estados Unidos está bien claro: lograr destronar del poder a todos los ejecutivos progresistas, y sin obstáculo alguno, recuperar el dominio que había perdido en Latinoamérica, a la que sigue considerando su patio trasero.

Tomado de: http://www.cubadebate.cu

Patricio Montesinos*Periodista de origen español, radicado en Latinoamérica. Amante de la Paz, Antiimperialista y Luchador por la Patria Grande.

Compartir:

Leer más

Con amor de John y Yoko desde una cama en Ámsterdam. Por: Jorge Wejebe Cobo*

John YokoJohn Lennon, también  era multimillonario y una de las personalidades más mediáticas del orbe quien  defendía sus conceptos sin una tradicional militancia política conocida en el movimiento revolucionario, lo que lo hacía un fenómeno algo difícil de entender y clasificar de acuerdo a una interpretación dogmática y obtusa del marxismo leninismo, lo que por desgracia no escaseaba en su época.

En marzo de 1969 John Lennon, de 29 años de edad, reconocido como el más importante miembro de la legendaria banda Los Beatles, y la artista de la plástica Yoko Ono, de 36, descendiente de una familia  de la nobleza  japonesa y condiscípula del Príncipe Hiroito,  pasaban su luna de miel en Hotel Hilton de Ámsterdam, Holanda desde donde convocaron a toda la prensa de la ciudad a su suite

Al otro lado del mundo, en Estados Unidos, el jefe del FBI Edgar Hoover, mantenía un cerrado escrutinio sobre el músico y calculó que el próximo paso de la famosa pareja sería subir su nivel de extravagancia en la libertina Holanda en la que hombres y mujeres dedicados a la prostitución se exhibían ante potenciales clientes en vidrieras climatizadas como si fueran pasteles. Hoover creía que pronto se verían fotos y películas de John y Yoko haciendo el amor ante las cámaras y sería un poco más de lo mismo.

Pero se equivocó como les ocurrió a las decenas de periodistas, fotógrafos y camarógrafos que llegaron a la suite del matrimonio preparados para reportar la  demostración amorosa y en su lugar los encontraron  acostados en la cama y vestidos con conservadores pijamas abotonados hasta el cuello para iniciar  uno de los performances más originales y conocidos en la historia de la música y el arte de carácter anti militarista y a favor de la paz, en una  reedición de una  Guernica conceptualista  del siglo XX.

Desde la cama por la paz

La conducta de la pareja tenía mucho que ver con la adhesión de Yoko al arte conceptual desde sus primeras expresiones posteriores a la II Guerra Mundial,  en el cual el contenido, el mensaje, el estímulo al pensamiento y la crítica son ya por sí mismos el arte a costa de relegar a planos secundarios su expresión física y las técnicas de realización.

Detrás de la cabecera del lecho nupcial pegaron dos grandes consignas, hair peace, bed peace, y anunciaron estarían una semana en la cama declarando su adhesión a la paz y de denuncia a la guerra. Durante esos días  hicieron decenas de declaraciones criticando al gobierno norteamericano por su intervención en Viet Nam.

Además, defendieron el concepto de hacer el amor y no  la guerra y al ser cuestionados por un periodista de los dudosos resultados de oponerse a la guerra desde una cama, John y Yoko expusieron que era una forma de lucha no violenta como la realizada por Mahatma Gandhi  que culminó con la derrota del colonialismo inglés en la India.

Pronto la noticia y el hecho ocuparon grandes titulares en la prensa mundial y tuvo gran influencia en el movimiento anti bélico norteamericano que en 1969 se encontraba en su momento culminante, con miles y miles de manifestantes frente a la Casa Blanca y en  las principales ciudades de Estados Unidos, mientras que la guerra iba de mal en peor para el Pentágono que prácticamente solo le quedaba para vencer en Viet Nam lanzar la bomba atómica.

En Ámsterdam anunciaron que trasladarían su protesta a Bahamas, pero el calor les hizo cambiar de lugar y optaron por Montreal. En esa ciudad, en la suite 1742 del Hotel Queen Elizabeth, también se encerraron durante una semana entera y fue donde la protesta llegó a su punto sobresaliente, al conocerse ya el sentido de la acción entre sus seguidores e incrementó la participación de otros artistas.

También en Canadá filmaron un documental sobre su performance –Bed Peace– y grabaron la famosa canción Give peace a chance junto a alguno de sus amigos, melodía que se convirtió en el himno de las marchas anti belicistas contra la guerra de Viet Nam, donde la multitud entonaba la canción, mientras al compás del ritmo movían  banderas de Viet Nam del Norte.

Por primera vez en el siglo XX se realizaban protestas anti bélicas contra una guerra imperialista en los propios Estados Unidos, llevando la bandera del enemigo contra el cual luchaba el ejército norteamericano en el extranjero

Las jornadas de Ámsterdam y Montreal en 1969 hicieron más a favor de la paz y de denuncia a las guerras que  decenas de congresos, manifiestos, recogidas de firmas y acusaciones efectuadas por las fuerzas progresistas desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Estas protestas fueron seguidas por costosas campañas publicitarias realizadas en diciembre de 1969 en New York, Londres, París, Berlín y en otras ciudades de Europa con el despliegue de grandes anuncios que proclamaban War is over!, If You Want It – Happy Christmas From John and Yoko.

El  FBI ataca a un multimillonario diferente

Este asalto anti belicista a las principales metrópolis capitalistas usando sus propios circuitos propagandísticos del mercado solo fue posible por la genialidad de la pareja, pero no quedó en intentos porque Lennon, entre otras cosas, también era multimillonario.

Para la época era una de las personalidades más mediáticas y conocidas  del orbe y defendía sus conceptos sin un tradicional compromiso o militancia política conocida en el movimiento revolucionario, lo que lo hacía un fenómeno algo difícil de entender y clasificar de acuerdo a una interpretación dogmática y obtusa del marxismo leninismo, lo que por desgracia no escaseaba en su época.

Pero en el lado contrario, el jefe del FBI Edgar Hoover, estaba lejos de implicarse  en disquisiciones filosóficas y en su visión esquemática del mundo creía que los vietnamitas luchaban por los intereses de la URSS de ampliar su  control a Asia y los cubanos le hacían ese trabajo en América Latina y cualquier oposición y critica doméstica al gobierno también era dirigida por Moscú y todo estadounidense partidario de la paz, de filiación comunista, trotskista, anarquista, pacifista, religioso o liberal representaba un  peligro para EE.UU.  John y Yoko  clasificaban en un alto puesto  en la vigilancia de su agencia policial.

En el 2006, el abogado estadounidense Jon Wiener, después de una batalla legal de 25 años, logró que el FBI desclasificara documentos del expediente de vigilancia sobre Lennon y su esposa, que liberaron con decenas de párrafos completos tachados que no obstante permiten establecer que los investigados no cometieron ningún delito y solo eran perseguidos por su posición política y  evidenciaron además, que sus teléfonos y correos postales estuvieron intervenidos, pero además les implantaron micrófonos en su hogar.

También los reportes demostraron que las acciones que iniciaron los servicios de inmigración para deportar a Lennon a Inglaterra fue para neutralizar su ascendencia dentro de la juventud norteamericana, esgrimiendo supuestos delitos por consumo de drogas en ese país y que los servicios secretos ingleses colaboraron con el FBI al reportar información sobre el ex Beatles por su apoyo al movimiento independentista irlandés.

Esta colaboración fue utilizada como coartada por la agencia norteamericana durante casi 25 años para no hacer público los documentos con la argumentación que  la desclasificación de los mismos comprometían la seguridad nacional de otro país y que Estados Unidos por esta razón podía ser objeto de represalias.

¿Muerte programada?

Pero para 1980, Lennon seguía residiendo y trabajando en New York, ciudad por la que sentía adoración. En 1972 falleció su encarnizado perseguidor Edgar Hoover, en 1974 el presidente Richard Nixon, quien autorizó todas acciones ilegales en su contra, renunció debido al Caso Watergate, y en 1975  las tropas de Vietnam del Norte tomaron Saigón y sin embargo el comunismo soviético no se tragó al sudeste asiático, peligro esgrimido por EE.UU  para librar una guerra durante más de 10 años,  en los que destruyó casi todo ese país y causó 5.7 millones de muertos vietnamitas y  en la que cayeron cerca de 60 mil soldados estadounidenses. De ahí que en la década de 1980 los peores momentos de John y Yoko eran ya historia, según parecía.

En la noche del  ocho de diciembre de 1980 regresaba en compañía de Yoko a su apartamento en el Edificio Dakota, en New York, después de una sesión de grabaciones para el disco que preparaba. A la puerta del inmueble, Mark David Chapman -un extraño y retorcido personaje quien expresó que una voz le clamaba en su interior que cometiera el asesinato-,  le descargó cinco proyectiles expansivos de su revólver calibre 38, que prácticamente le destrozaron sus órganos internos y murió en pocos minutos.

El asesino tenía 25 años y  un negro historial de adicción a las drogas desde la adolescencia, robo a mano armada, secuestro, una inestable existencia que lo llevó a un intento de suicidio en 1977 y una supuesta recuperación por la vía de la fe religiosa como activista  en la YMCA (Asociación Cristiana de Jóvenes), acusada de servir de cobertura a la CIA y había sido  voluntario de esta organización en Beirut durante la guerra civil en ese país en la década de los 70.

A su regreso, laboró con los vietnamitas refugiados en Fort Chafee, Arkansas, junto con World Vision, otra institución evangélica acusada de colaborar también con la mencionada agencia en Honduras y El Salvador.

Después de cometer el crimen, Chapman no huyó, se quedó cerca del cuerpo de Lennon, sentado en la acera cercana y comenzó a leer su novela preferida. Cuando llegó la policía, no opuso ninguna resistencia, se le veía poco afectado y respondía maquinalmente a las preguntas.

Su extraña conducta durante el crimen, sus antecedentes  y su evidente desequilibrio mental, motivaron principalmente la versión de que pudo ser objeto de una manipulación de su conducta por la CIA con drogas, y también sicológica, lo cual realmente hizo la agencia en la década de los 70 por medio de la operación MK Ultra, pero sin que se mostrara ninguna prueba definitiva en esa dirección.

También en contra de esta hipótesis se argumentó que en 1980, bajo el gobierno demócrata del presidente Jimmy Carter y a cinco años de las investigaciones senatoriales  de la Comisión Church que denunció las violaciones de la ley por la CIA,  era difícil que la agencia cometiera ese crimen.

Aunque los que defienden la teoría de la conspiración, contraponen a ese análisis, el hecho de que a pocos días de la muerte de Lennon, el 20 de enero de 1981 asumió la presidencia estadounidense Ronald Reagan y con él  llegaría al poder la extrema derecha, para la cual Lennon podría volverse un acusador y agitador muy incómodo.

Mientras tanto se discuten ambas versiones del asesinato de uno de los músicos más importantes de la historia moderna, el criminal continúa en la cárcel después de cumplir la condena inicial de 20 años, aunque su liberación tendría que analizarse ante una comisión cada dos años, la cual reiteradamente ha rechazado hasta ahora su liberación.

Tomado de: http://cubaessurtidor.blogspot.com

Jorge Wejebe Cobo*Periodista cubano que aborda temas históricos, culturales, políticos y sociales. Editor del blog Cuba, un surtidor.

Compartir:

Leer más

El peligro de utilizar la palabra “Cuba”. Por: Justo Cruz

Mural ubicado en la Habana Vieja

Mural ubicado en la Habana Vieja

Para aquellos que dicen y piensan que lo del Bloqueo contra Cuba es un cuento (cubanos incluidos), aquí les dejo una pequeña anécdota de lo que le pasó a un ciudadano europeo.

Jan Franke es un ciudadano Holandés que tiene planificado pasar sus vacaciones en Cuba. Como la cosa más normal del mundo, decidió trasferir su dinero de su cuenta de ahorro en el Banco Amsterdam Trade Bank hacia su cuenta corriente en el ING-Diba. El dinero debía ser utilizado durante su viaje a Cuba. A los dos días de haber hecho la transacción el señor Franke se da cuenta que el dinero todavía no había sido transferido a su cuenta corriente por lo que decidió preguntar a su banco. Grande fue su sorpresa al escuchar de parte de un empleado del mismo que su dinero había sido confiscado porque al hacer la transacción vía online había escrito la palabra “Cuba” como asunto. El señor Franke se apresuró a explicarle al empleado del banco que el destino del dinero sería sus vacaciones en Cuba, por eso había escrito “Cuba” como “asunto”.

Esa misma noche y por suerte el señor Franke recibiría su dinero de vuelta, unos días después recibiría la explicación por la cual el banco había confiscado su dinero:

“Por motivos políticos y de negocios se deben verificar minuciosamente transacciones que estén relacionadas con determinados países. Para autorizar esas transacciones es necesario verificar ciertas informaciones sobre esos clientes. Por esa razón se confisca el dinero hasta tanto no se reciban esas informaciones”.

Esa fue la explicación recibida de parte del empleado del banco. A modo de disculpa el señor Franke recibió de parte del banco ING-Diba 10 Euros como bonificación.

Como fundamento jurídico para tomar dicha decisión el empleado del banco hizo alusión al artículo 25h de la Ley de Bancos de Créditos que en su inciso 2 estipula que:

“Todos los bancos están obligados a vigilar todas las cuentas de sus clientes para evitar transacciones dudosas, destinadas al lavado de dinero o para cometer actos terroristas”.

A mí como cubano me gustaría saber en cuales de esas categorías se encuentra mi pequeñita isla del Caribe.

Espero que el señor Franke no desista de su idea de visitar a Cuba.

A ti, amigo, recuerda, a partir de ahora debes tener mucho cuidado a la hora de utilizar la palabra “Cuba”, te puede salir muy caro….

Tomado de: https://miradasencontradas.wordpress.com

Compartir:

Leer más

Incisos inconexos y desordenados sobre producción, abastecimiento, precios y salarios. Por: Luis Toledo Sande*

El socialismo y el hombre en CubaPara salvar el proyecto revolucionario cubano y mantener sus importantísimos logros —que elevaron el país a la altura que hizo de él una referencia, un ejemplo defendido por su pueblo y admirado por otros en el mundo— será necesario enfrentar y resolver problemas básicos de funcionamiento social. A varios de ellos se refieren los siguientes incisos, en los cuales el autor ni remotamente intenta rozar la exhaustividad, y mucho menos dictaminar conclusiones. Cabría sumar otros apuntes, y cada uno daría para un tratado.

  1. El mejor modo de revertir interpretaciones mecanicistas o metafísicas sobre las clases sociales no es precisamente ignorar que estas existen y tienen o generan, según el contexto, su propio dinamismo, ni inventarles nombres máscaras. ¿Será necesario recordar la falsedad del aserto según el cual en el socialismo no hay clases? Y, si así fuera, ¿dónde se ha construido plenamente la sociedad socialista que lo confirme? Aunque los medios de producción que posea los haya obtenido gracias a una revolución orientada hacia el socialismo, como norma el dueño es dueño, aun cuando sea altruista, capaz de tener en cuenta intereses colectivos.
  2. Duele que se entienda como estímulo un puñadito de divisas sumado como premio al salario, y no el recibir bienes tan importantes y costosos como la educación y la atención médica. Si el Estado fuera más eficaz en demostrar que no es ni se siente propietario, sino administrador responsable de los medios de producción a su cargo, y de lo producido por trabajadores y trabajadoras en esa área, estaría en mejores condiciones de mostrar, con efecto educativo, de dónde salen los recursos para brindar beneficios públicos.
  3. Es indeseable que la población no se sienta propietaria de los bienes de naturaleza social, pues de cómo se sienta ella en ese terreno dependerá en gran medida su respuesta a los requerimientos de la propiedad socializada. Si la respuesta es deficiente, empobrecerá la productividad y favorecerá que se idealicen las ventajas de la propiedad privada.
  4. La mayor o menor conciencia de lo criminal que puede llegar a ser la mala actitud en el cuidado y en la puesta en funcionamiento de la propiedad social —señaladamente en el trabajo—, remite a la actitud de los productores ante el hecho de producir y propiciar que lo producido no beneficie solamente a sus bolsillos y sus cuentas bancarias, sino a la población, de acuerdo con un modelo social y económico que también a ellos —los productores— y a sus familiares les proporciona servicios fundamentales como la educación y la atención médica.
  5. Ni la sociedad sin mercado es lo que procede contraponer a la sociedad mercantilista, ni se ha de confundir el consumismo con la necesidad de consumir razonablemente.
  6. El exceso nocivo de control sobre la producción y los precios por parte de la administración estatal no se corrige con la renuncia del Estado a cumplir en esos frentes su deber de velar por el mejor funcionamiento de la sociedad. Aunque, por muy alto que sea su cargo, la política no la trace un individuo aislado —Cuba no es una excepción—, es inquietante oír a un alto funcionario o dirigente del frente económico, o del que fuere, decir ciertas cosas. Entre ellas, como si así no se abriera las puertas a más corrupción y esta no fuera ya mucho más que un peligro potencial para el país, que el Estado no debe controlar qué se vende o qué no se vende en el mercado cuentapropista, calificativo que se aplica a pequeños empresarios y a sus empleados, sin que ni siquiera se hayan hecho entre unos y otros los debidos deslindes, como las diferenciaciones de índole sindical que sería justo reconocer y respetar.
  7. Recién abierto el camino para la recuperación a gran escala del trabajo por cuenta propia —que había estado interrumpido o varado a fondo desde 1968—, un editor abrazado a la nueva línea esgrimió el “argumento” de que no debía parecer que dicho sector era objeto de repudio oficial, y censuró a una periodista que quiso fundadamente criticar la mala higiene de una cafetería privada, aunque ese es un mal que debe combatirse dondequiera que aparezca, sea o no sea privado el establecimiento en cuestión. De similar modo parece haber habido quien llegó a pensar que la prensa no debía insistir en el rechazo a los precios excesivos, porque podía tomarse como un freno para las leyes de la oferta y la demanda, en la cual, al parecer, alguien supuso que estaría la solución para actualizar la economía cubana y hacerla eficiente.
  8. No fue necesariamente un acierto que a los debates sobre los lineamientos económicos de la nación se les diera justa jerarquía de congreso, mientras se relegaban las ciencias sociales a la subalternidad de una conferencia derivada de aquel. Finalmente ellas estuvieron presentes de modo explícito no solo en la conferencia que se les había reservado, sino también en el programa del congreso, porque parte de la población y militantes de base lo reclamaron con fuerza. Añádase que la economía es una de las ciencias sociales, aunque haya quienes la supongan una ciencia exacta, como al margen de aquellas, lo cual viene en apoyo del profesor universitario de literatura que sostuvo que la economía de la nación es un asunto demasiado importante para dejarla solamente en manos de economistas, por muy sabios que estos fueran.
  9. Los elevados precios en productos básicos y de primera necesidad tienen fuentes de peso, y algún magisterio relevante: entre las primeras, la improductividad y la insuficiente cultura de la propiedad social; en el segundo caso, la política aplicada en el mercado estatal, con ganancias de 200 y 300 por ciento, fijadas por decreto (no por oferta y demanda) para paliar la insuficiente producción y recabar fondos necesarios para bienes sociales. Pero se han perpetuado junto con una dualidad monetaria que asusta en general, y en particular cuando en una tienda se ve, indicado en ambas monedas, el precio de venta de un litro de aceite, de una lata de leche condensada o de unos pocos pedazos de pollo, por ejemplo.
  10. Que, para hablar solamente del esmirriado CUP —cuya crisis no es mayor gracias a la aplicación de una política bancaria fijada centralmente a contrapelo de las leyes de la oferta y la demanda—, una libra de tomate pueda costar más que lo aportado al cliente por un día de salario medio es algo que debe estudiarse, para erradicarlo y tratar de que no se repita.
  11. El salario se devalúa no solo con el mantenimiento o el alza de los precios, sino con la tendencia generalizada a robarle al cliente en el peso, en la cantidad, en la calidad y, de ser posible, hasta en el vuelto, en medio del caos de básculas y unidades de medida, y las complicaciones monetarias.
  12. ¿Será necesario esperar a que pasen décadas para que se aprecie en el confort familiar el efecto de medidas que benefician a la macroeconomía nacional? Un ejemplo: según datos, alrededor de medio millón de personas engrosan ya los trabajos por cuenta propia y, en consecuencia, además de no recibir salarios salidos del erario público, son fuentes de impuestos o los abonan directamente. Esos hechos deben ir teniendo influencia beneficiosa creciente en los salarios de quienes siguen laborando en la esfera de la propiedad social, administrada por el Estado, que es el responsable de los medios fundamentales de producción y servicios.
  13. Se diría que lo beneficioso, o que parece serlo —como el relativo esplendor, oficialmente declarado falso, de los años 80, hasta el denominado período especial—, es susceptible de rectificarse y ser pronto derogado o modificado. Pero lo más incómodo —sea una poda en alguna cuota de productos racionados de la canasta básica, o los precios escalofriantes de los automóviles— puede pintar para eterno.
  14. La resistencia cubana contra el criminal bloqueo imperialista, y frente a frustrantes deficiencias internas, más que a considerarla inquebrantable debe mover a respetar cada vez más, en los hechos, al pueblo que la ha protagonizado. Tampoco se deben desconocer las diferencias en sus sucesivas generaciones, ni olvidar que está en marcha la natural sustitución de una dirección capaz de ganar la confianza de la mayoría. Realidades tales no avalan que se le considere por siempre y completamente fuera de la posibilidad de dar cabida a hechos indeseables, como votos de castigo aplicados a gobiernos de otros países. Tan irresponsable sería menospreciar el efecto de las maniobras enemigas, como limitarse a decir que tales votos han sido erráticos e injustos, ingratos, si no traicioneros. La paciencia tiene límites, aunque a veces parezca no tenerlos, o no se quiera contar con ellos.
  15. La realidad objetiva existe independientemente de la conciencia, y, por tanto, de lo que se diga o no se diga en la prensa, ya se trate de la cólera o del cólera. No es de sabios ni exagerar ni ocultar peligros, ni menguar los indicios necesarios para que socialmente se tenga la debida percepción de riesgo.
  16. De lo que se trata, si se piensa en lo más importante, no es solo de afinar mecanismos que son o se suponen la vía para resolver problemas, sino de asegurarle al país un funcionamiento que lo haga vivible, amable, querible. Y nadie piense que esos términos son solo apropiados para una canción feliz.
  17. Los errores propios son aliados naturales de los trasnochados o colonizados de siempre, que se engolosinan imaginando que la solución de los problemas está en fuerzas ajenas, incluso en las que desde mucho antes de 1898 han tratado de asfixiar a la nación cubana, y cuyas entrañas no hay día 17 de este mundo que pueda cambiar por arte de magia.
  18. ¿Será necesario insistir en la relación entre economía y política, y viceversa? Quien procuró enseñar la verdad de que la política es la expresión concentrada de la economía no fue ni tonto ni perestroiko, sino un político revolucionario fundador, aunque el desmontaje del socialismo que él intentó fomentar en su tiempo contribuya hoy a que se tienda injusto olvido sobre su legado. Ni fue un apátrida teoricista, pedante vencido de la universidad bamboleante de las nubes, quien antes había dicho que en política lo real es lo que no se ve, y que un detalle en el órgano es a veces una revolución en el sistema. Ellos, asumidos y glosados sin comillas en estos incisos —o incisiones por donde el autor sangra, como tal vez sangren otras personas—, no se propusieron ser nuevos dioses, ni generar ideas para que otros, en vez de cumplir del mejor modo el deber de pensar con cabeza propia y guiarse por normas éticas, los responsabilicen por errores que no hay razón para poner en su cuenta. Sus enseñanzas, y las de otros, merecen ser consideradas creativamente, no echarse por la borda.

Tomado de: https://luistoledosande.wordpress.com

Luis Toledo Sande*Nació en Velasco, Holguín, en 1950. Licenciado en Estudios Cubanos y doctor en Ciencias Filológicas por la Universidad de La Habana. Se ha desempeñado como redactor-editor en la Editorial Arte y Literatura; investigador y sucesivamente subdirector y director del Centro de Estudios Martianos; profesor titular del Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona, tarea compartida con la asesoría nacional, en la dirección del Ministerio de Educación, para la presencia del legado de José Martí en los planes de enseñanza del país; jefe de redacción y luego subdirector de la revista Casa de las Américas. Hacia finales de 2005 fue nombrado Consejero Cultural de la Embajada de Cuba en España, responsabilidad que concluyó satisfactoriamente en diciembre de 2009. De regreso al país, optó por ejercer el periodismo en la prestigiosa revista Bohemia.

Ha mantenido programas radiales semanales en CMBF y en Radio Habana Cuba. Ha participado como asesor en programas televisuales, y ha sido jurado en el Premio de la Crítica, el de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y otros certámenes nacionales, y en el Premio Literario Casa de las Américas.

Ha impartido conferencias y participado en foros profesionales en Cuba, Venezuela, Nicaragua, República Dominicana, México, Costa Rica, Colombia, Puerto Rico, Argentina, España, Italia, Yugoslavia, Andorra, Checoslovaquia, India y China.

A su obra pertenecen volúmenes de diferentes géneros: Precisa recordar, Flora cubana, Tres narradores agonizantes, Libro de Laura y Claudia, De raíz y memoria, Textículos (reúne Amorosos textículos e Infernales textículos), De Cuba en el mundo, Más que lenguaje y varios acerca de José Martí. Entre estos últimos se hallan las colecciones de ensayos Ideología y práctica en José Martí y José Martí, con el remo de proa, así como la biografía Cesto de llamas, que recibió Premio de la Crítica de Ciencias Sociales, cuenta con varias ediciones en español dentro y fuera de Cuba y se ha publicado asimismo en inglés y en chino.

Textos suyos de diversos géneros han aparecido en numerosos libros colectivos y publicaciones seriadas, dentro y fuera de Cuba, y ha prologado obras (algunas con selección suya) de Luis Vélez de Guevara, José Martí, Miguel de Carrión, Jesús Castellanos, Carlos Loveira, Jorge Mañach y otros. Preparó y prologó el primero de los dos tomos de la Valoración Múltiple de José Martí publicada por la Casa de las Américas. Tiene otros libros en proceso de edición. Entre los reconocimientos que ha recibido se halla la Distinción Por la Cultura Nacional.

Compartir:

Leer más

Impresiones de un documental necesario. Mujeres de la clandestinidad. Por: Lissy Vilar Muñoz

Mujeres de la clandestinidadLa vi llorando y no era solo el llanto del dolor infinito que queda impregnado en el cuerpo después de tantos años, era el llanto de quien rememora en una sala de cine su historia, la historia de tantas mujeres que lucharon por un sueño…

Yo estaba ahí, y sentí en lo más profundo de mi sensibilidad los horrores que dejó una dictadura. Al agradecerles por contar sus historias, momentos que nunca se olvidan, porque fueron los duros golpes que te hacen sentir viva después, me dijo una de ellas entre lágrimas: “la juventud debe conocer esto para que nunca pasen por ello”. Y mis ojos tampoco se quedaron quietos, quizás también naufragaron…

Es difícil poder comunicar los sentimientos en líneas y palabras ordenadas por formatos y normas. Es complejo mucho más escribir sobre lo que no se ha vivido, sin embargo intentaré dejar las impresiones de una realidad vivida por mujeres y hombres comunes… puestos de regalo en Mujeres de la clandestinidad. El documental de la realizadora Consuelo Elba, sin ser una producción de códigos vanguardistas ni utilizar técnicas de una producción de avanzada, tiene el mayor mérito del mundo, pues le permitió a diez mujeres reencontrarse con los recuerdos oscuros que también dejan los sueños, para así poder aliviar el alma.

La cámara pausada y cortés, en la mayoría de los momentos, se atrevió a desafiar el equilibrio narrativo en una entrevistada: los movimientos continuos mostrando el cuerpo vestido de una mujer que fue torturada desnuda, a la que le robaron su cuerpo en instantes prolongados, y que los silencios, que en el documental se desatan ―imprescindibles en el cine―, pudieron decir más que los planos y que las palabras. Esa misma mujer que apuesta por la juventud, y otras tantas a las que golpearon sin medida, a las que le metían los dedos en las narices para que la sangre corriera, a las que le mataron los amores de la clandestinidad, los hijos e hijas, los amigos de lucha.

La primera entrevistada, Natalia Bolívar, recuerda su labor con el Directorio Revolucionario y rememora el ataque a Palacio Presidencial el 13 de marzo, cuando se encontraba en la parte trasera del edificio que colinda con el Museo Nacional de Bella Artes donde trabajaba. Los tanques empezaron a disparar a los quince minutos del ataque… Quedó presa tras que la señalaran por ser la amiga de José Luis Gómez Wangüemert y la golpearon. Confiesa que a partir de ese momento se incorpora de lleno a la lucha contra Batista. A Natalia su mística la acompañan en todo momento, incluso cuando afirma que un collar de Oggún evitó que la asesinara un esbirro de la tiranía.

Limbania Jiménez también cuenta su historia y nunca olvida cuando en medio de la calle San Lázaro se le cayeron del bolso unos volantes del Movimiento 26 de julio y detrás venía un policía batistiano… “Que susto pasé”, afirma.

Thelma Bornot pertenecía al Grupo de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio en Guantánamo y trabajaba en la Base Naval. Desde allí contribuyó a la extracción de pertrechos de guerra. También la detuvieron. Después, en marzo de 1958 fue para La Habana y se dedicó al Movimiento a participar en las acciones revolucionarias.

Mirta Hechavarría cosió los brazaletes del movimiento y desde ese momento comenzó a formar parte de una de las células. El amor va de la mano de toda Revolución: Mirta y su compañero Raúl se casaron durante el proceso convulso de la lucha contra Batista, nos cuenta.

María Antonia Figueroa pertenecía a la ortodoxia de Eduardo Chibás y narra una singular historia en el hospital militar cuando ingresada recomendada por el esbirro Salas Cañizares, Frank País estuvo de visita y nos cuenta entre risas lo sucedido.

Hasta las sayas paradoras (inspiración gráfica del cartel del documental) sirvieron para que Nuria García y otras combatientes llevaran ocultas pistolas, dinamita, fulminante… También recuerda el asesinato de uno de los jóvenes más convencidos de la lucha contra las dictaduras, el militante Frank País. Las excelentes imágenes documentales que enriquecen la película de Consuelo Elba muestran el acompañamiento por parte del pueblo del cadáver del líder del Movimiento de Acción y Sabotaje en Santiago de Cuba. Se recordó también el llamado de Vilma Espín para la participación en una manifestación organizada por el Frente de Mujeres Martianas aprovechando la estadía en Cuba del embajador norteamericano Smith quien se reuniría con los batistiano en el Ayuntamiento.

Mi historia es la primera vez que la hago, dice Neida Álvarez. Comencé mi actividad con 13 años, pero recuerdo un hecho significativo: cuando Fidel empezó a venir a mi casa a tomar café y a contarnos sobre La historia me absolverá.

En la Quinta estación de policía expresa Digna Abreu, pasó los momentos más amargos de su vida. “Nos dieron muchos golpes. Eras más de catorce esbirros que nos golpeaban, que nos daban con los puños, también patadas. Por último me metieron los dedos en la nariz y los chorros desangre corrían por mi vestido. Estuve encerrada desde noviembre del 58 hasta el 1 de enero de 1959”.

Pilar Sa con una enorme tristeza en sus ojos cuenta que era una muchacha con muchas inquietudes, que se incorpora al Movimiento para ayudar a los compañeros a recoger dinero, transportar armas y bombas.

¿Nos hemos preguntado alguna vez el peligro que corrían esas mujeres y hombres?; pero en la dictadura no se podía vivir. A penas puede rememorar la historia que vivió, el dolor no se olvida y la muerte de sus compañeros de lucha la acompañan, pero agradece a Consuelo por el respeto de cada una de las historias de las clandestinas.

Hideliza Esperón pertenecía a la Logia Masónica y allí conoció a jóvenes que la vincularon con el Movimiento 26 de Julio. Sus silencios fue lo que más me impactó. Y a ella fue a la que me aproximé cuando terminó el filme. “Tenía el pelo muy largo”, dice y la sacaron desnuda… Fue hasta la habitación pequeña donde la torturaron. Menciona el nombre del primero que la “maltrató”: Pantoja. “Se burlaban de mí ―dice Hideliza― porque decían que yo era muy bonita. Mira la guapita esta y tan bonita que es, pero de aquí va a salir diferente, escupían los esbirros”. En la madrugada la llevaron al Cementerio de Colón para asustarla, y le gritaban: -Corre hija de puta, corre- y ella no se podía mover. Mirabal le dio un golpe con la Thompson y la entró al carro, entonces ella gritó: “Estoy viva. Yo pensé que estaba muerta. Y pregunta retóricamente: ¿Tú sabes que es verte viva?”

Y aunque esta historia me impactó tanto por la brutalidad que sufrió, más que con la tristeza, me queda la oportunidad de conocer estas historias para contarlas, para que nunca perdamos el derecho mis amigas y yo, la juventud toda, a ser libres, a construir nuestro país, el país que queremos, a respetarnos, para saber que esa no es una historia lejana, es la historia que ha hecho que Silvio Rodríguez pida perdón a los muertos de su felicidad.

Tomado de: http://www.cubainformacion.tv

Compartir:

Leer más
Page 2 of 160«12345»102030...Last »