Textos prestados

David tiene el reto de ser más astuto que Goliat. Por: Rosa Miriam Elizalde*

Rosa Miriam Elizalde. Periodista y escritora cubana.

Rosa Miriam Elizalde. Periodista y escritora cubana.

Agradezco a la Comisión Nacional de Grados Científicos el honor que me hace al designarme para ofrecer estas breves palabras en nombre de los premiados, y les confieso que no salgo de la sorpresa. Me he visto en no pocos aprietos profesionales como periodista e investigadora, pero jamás ante uno en el que a la responsabilidad de la encomienda se une el peso de las columnas de esta Aula Magna, tan imponente en su belleza,  tan abrumadora en nuestros recuerdos.

La primera vez que estuve aquí fue para escuchar al doctor Carlos Rafael Rodríguez hace 30 años. Les juro que no entendí lo que dijo. Y no creo que haya sido por mi corta edad y por mi ignorancia. La razón, seguramente, es porque su mensaje estaba cifrado para hoy y ha llegado ahora en nuestro auxilio.  Releyendo en la colección Letra con filo el discurso de aquel día, resulta que Carlos Rafael nos habla de la necesidad del rigor en la formación científica, de la trascendencia que tiene para el socialismo la capacidad de examinar críticamente las propias ideas y las tradiciones culturales en que se ha crecido. Parado en este mismo lugar, el viejo comunista se ajusta sus gruesos espejuelos e indaga sobre la capacidad que tenemos, cada uno de nosotros, de vernos no solo como ciudadanos pertenecientes a una nación, sino como seres humanos vinculados a los demás seres humanos por lazos de reconocimiento y mutua inquietud.

Y por si fuera poco, nos exige:

“Frente a lo que nos imputan nuestros adversarios, repudiamos como opuesta al socialismo la comunidad de los autómatas, administrados por la propaganda o por la imposición, y abogamos por su antítesis: el hombre pleno, delineado en el Manifiesto Comunista. Cuando Carlos Marx, al preguntársele cuál era su precepto favorito, replicó: ‘De omnibus dubitandum’ (Dudar de todo), no predicaba el escepticismo como norma, sino nos hacía ver que la duda metódica, fórmula incompleta del racionalismo cartesiano, es una parte inseparable del racionalismo materialista que nos guía; que el fideísmo embrutecedor es el antípoda del marxismo esclarecedor”[1].

No sé qué piensan mis compañeros, pero yo no habría podido hilvanar nada mejor para esta ocasión como voz colectiva, que debe responder la pregunta de qué puede esperar Cuba de sus doctores; pregunta que no merece ser respondida solo con lo obvio: aportar a la transformación de una sociedad equitativa, que brinde espacios para la solidaridad, la igualdad, la inclusión, la participación efectiva y la sostenibilidad.

La perspectiva cientificista y tecnocrática, que imagina a la ciencia como una condición necesaria y suficiente para tratar los asuntos humanos, no puede ser hoy más que ese acto de cruel dogmatismo del cual nos habla Carlos Rafael.  Si algo hemos aprendido en la investigación es que las soluciones a los problemas de una organización o de un país no están ni en las teorías asépticas, descoyuntadas de los dilemas sociales, ni en los enfoques mágicos que abandonan a la tecnología la salvación de nuestras almas.

Lo que no significa que la búsqueda de un saber objetivo que nos permita entender y consensuar, más allá de la subjetividad, aspectos relevantes del universo natural y social, sea una actividad secundaria. No es cierto que hayamos entrado en la era del conocimiento. Hemos entrado en la era del aprendizaje. Donde empieza a esbozarse una respuesta que no termine en una gaveta, comienza de hecho el cambio. Como dice el investigador Pedro Urra, fundador de Infomed, no se pueden dirimir los problemas de las sociedades complejas del mundo actual desde el sentido común. Se necesita, como nunca antes, de la ciencia y de la ética.  Una ciencia que forme parte del corazón de nuestra cultura y, aunque su poder puede desplegarse para preservar intereses dominantes de clase o de género, también puede hacerlo para aliviar el sufrimiento humano y promover una perspectiva liberadora.

De hecho tenemos la certeza de que será imposible construir una sociedad más igualitaria y un futuro más prometedor de espaldas al conocimiento y a los compromisos racionales de la ciencia. Y, también, que esa sociedad que soñamos será impracticable sin los jóvenes. ¿Quién tuviera 30 años menos para asomarse por primera vez a esta Aula Magna? ¿Quién se atreve a negar que vivimos un momento privilegiado para los que padecen “la pasión del conocimiento”, de la cual más de una vez nos habló Fidel en esta misma Universidad? Hoy sabemos más de astronomía que Ptolomeo o Kepler, de física que Newton -e incluso que Einstein-, de medicina que Hipócrates, de química que Lavoisier. Tenemos en nuestros laboratorios piedras traídas de la Luna. Las sondas exploran los planetas vecinos y la semana pasada un astronauta replicó en el espacio una llave inglesa con una impresora 3D. Nuestra medida del universo es más exacta que la de Copérnico, y dialogamos con las estrellas fuera de la órbita terrestre. A pesar de lo que no sabemos y de lo que no nos imaginamos que no sabemos, podemos decir que los conocimientos que tenemos son mayores que los que tenían los griegos, o los que se tenían hace dos siglos o dos años.

Si lo pensamos así, no podemos sino preguntarnos cómo es que llegamos desde los Siete Sabios de Grecia hasta nuestra realidad contemporánea, pasando además por Félix Varela, por Finlay, por Martí, por Mella, por Rubén, por Fidel. Todo esto tiene evidentemente las pistas de una aventura incomparable: es la historia del esfuerzo intelectual del hombre por comprender el mundo en el que le tocó vivir, y por transformarlo. Y allá vamos, pero no de cualquier modo. El Doctor Agustín Lage lo dijo insuperablemente: “La ciencia es una tarea social: la hacen las colectividades humanas a través de determinados individuos, no a la inversa” (como algunos aún la describen, por cierto)[2]. Luchamos y estudiamos en Cuba para que esto sea así, para que lo que se hace en común se disfrute en común, y para ser ciudadanos del mundo sin dejar de ser jamás cubanos.

Finalmente, compañeros, no quiero pasar por alto noticias recientes. El 17 de diciembre Washington puso sobre la mesa su nuevo consenso en torno a Cuba. Se ha calzado guantes de seda, pero la sentencia de muerte a la Isla la mantiene en pie, lo que obliga a David a ser más astuto que nunca frente a Goliat; y a la universidad, a ser más rigurosa, comprometida, emancipada y más antidogmática que nunca.

En ese espíritu, permítanme cerrar estas palabras con un llamado de atención: el que hiciera un intelectual cubano, tesoro de las Letras y las Ciencias Sociales y Humanísticas de este país, al que entrevisté varias veces como periodista, y al que he vuelto muchas más como investigadora, Cintio Vitier. Dice Cintio en su libro Resistencia y libertad, y con esto termino:

“Este inicio de siglo replantea, muy agravada y a su modo, la problemática del 98: el imperialismo entonces naciente es hoy hegemónico, el independentismo entonces aplastado es hoy irreductible, el eterno reformismo intenta volver por sus fueros y el anexionismo por sus desafueros”[3].

Citas

[1] Rodríguez, C. (1983). “La Universidad en el socialismo”. En Letra con filo, Tomo III (pp.578-579). La Habana: Editorial de Ciencias Sociales.

[2] Lage, A. (2001). “La ciencia y la cultura: las raíces culturales de la productividad”. Educación Médica Superior, v.15 n.2, pp. 189-205.

[3] Vitier, C. (2012). “Resistencia y libertad”. En Resistencia y libertad (p.107). La Habana: Centro de Estudios Martianos.

Discurso en nombre de los Premiados por la Comisión Nacional de Grados Científicos, del Ministerio de Educación Superior de Cuba.

Texto y foto tomados de la publicación: http://www.cubadebate.cu

*Periodista cubana y editora del sitio Cubadebate. Es Doctora en Ciencias de la Comunicación y autora o coautora de los libros “Antes de que se me olvide”, “Jineteros en La Habana”, “Clic Internet” y “Chávez Nuestro”, entre otros.

Compartir:

Leer más

Cuba: desempeño económico en 2014 y proyecciones para 2015 (IV). Por: José Luis Rodríguez*

"En cuanto a los incrementos sectoriales del nuevo valor creado, destaca –en primer lugar– el crecimiento industrial planificado de 11,8% luego de la desaceleración sufrida desde 2012 y la contracción registrada el pasado año".  Foto: Perlavisión

“En cuanto a los incrementos sectoriales del nuevo valor creado, destaca –en primer lugar– el crecimiento industrial planificado de 11,8% luego de la desaceleración sufrida desde 2012 y la contracción registrada el pasado año”. Foto: Perlavisión

En las entregas anteriores apuntábamos que el crecimiento previsto de la economía en el presente año se apoya en un fuerte incremento del financiamiento disponible para expandir las importaciones indispensables, lo que, unido a un aumento de la inversión extranjera, en un contexto de nuevas perspectivas en las relaciones con Estados Unidos, debe crear condiciones para asegurar un crecimiento del PIB superior al 4%.

El crecimiento previsto se apoya en una expansión de las inversiones en torno a 28%, cifra que supone un aumento de unos 1 631 millones de pesos, lo que a su vez demanda un mayor nivel de eficiencia en el uso de los recursos, a partir de una secuencia estable de los suministros y un cumplimiento riguroso de los cronogramas de ejecución. Esto no es un esfuerzo menor si se tiene en cuenta que los crecimientos alcanzados en los dos últimos años fueron del orden de 7%, a lo que se añade la presencia seguramente superior de los inversionistas foráneos que deberán recibir mayor atención.

Por otro lado, la expansión prevista en el plan demanda un incremento notable de la productividad del trabajo. También aquí el salto será significativo, tomando en consideración que se espera un crecimiento de 7,9% para 2015, mientras que los ritmos alcanzados en los últimos años han estado sobre 2%, con un crecimiento de 7,5% en el salario medio, básicamente en el sector empresarial, a diferencia de 2014, cuando tuvo una gran incidencia el aumento de salarios en el sector de la salud.

También deberá mejorar la eficiencia, con una reducción de la intensidad energética en torno a 1,6%.

En cuanto a los incrementos sectoriales del nuevo valor creado, destaca –en primer lugar– el crecimiento industrial planificado de 11,8% luego de la desaceleración sufrida desde 2012 y la contracción registrada el pasado año. En tal sentido, resulta estratégico que la manufactura aumente su peso en la creación del PIB desde el 15% actual a entre 20 y 25% en el futuro no lejano, para lograr avanzar en la sustitución de importaciones.

En el sector industrial también resulta significativo el crecimiento previsto en la industria azucarera, de 22% en esta zafra.

En la agricultura deberá lograrse un aumento de 4,1%, con un crecimiento destacable de la producción arrocera que llegaría a 377,2 mil toneladas, aún lejos del consumo nacional, que se ubica en torno a unas 800 mil toneladas anuales. El incremento global previsto no se reflejará en una disminución de la factura de importación de alimentos, que se prevé llegue a unos 2 250 millones de dólares –para un aumento de 7% sobre 2014–, en lo que inciden fuertemente los altos costos que debe pagar el país, incluyendo los gastos por concepto de seguro y el flete.

Otros sectores que muestran crecimientos de importancia son las construcciones (15,1%); el comercio (8,1%), incluyendo un aumento de 55% en el mayorista y un incremento de 4% en la circulación mercantil minorista, y la actividad de hoteles y restaurantes (7,6%).

A partir de las condiciones de financiamiento externo ya analizadas, se espera un crecimiento de 5% en las exportaciones de bienes y servicios, para lograr un estimado de 18 464 millones de dólares, que incluyen unos 515 millones de derivados del petróleo.

Por su parte, las importaciones deben aumentar 13,3% este año para totalizar unos 17 086 millones de dólares, dentro de lo cual se estiman los ya mencionados 2 250 millones por concepto de alimentos y alrededor de 4 300 en combustibles, aunque esta última cifra puede sufrir reducciones si continúa disminuyendo el precio del petróleo. De este modo, se espera contar con un saldo comercial positivo de 1 378 millones de dólares y un saldo de cuenta corriente prácticamente equilibrado.

Un último aspecto que se debe considerar es el posible impacto económico de las perspectivas que se abren en la relación con los Estados Unidos. No se espera un levantamiento del bloqueo de forma inmediata, tomando en cuenta que esa decisión descansa en el Congreso y no depende –en lo esencial– de una decisión presidencial. Adicionalmente, es previsible una fuerte oposición del segmento más reaccionario que actúa en los medios políticos de ese país, incluyendo los representantes de la extrema derecha de origen cubano.

No obstante, las acciones ejecutivas ya adoptadas por el presidente Obama deben producir algunos impactos económicos, entre los que cabe destacar los siguientes:

–El incremento en la cifra trimestral de remesas personales autorizadas, que se elevan de 500 a 2 mil dólares trimestrales, permite prever un aumento de estas durante este año.

–En las 12 categorías de viajes autorizadas a Cuba se flexibilizan –entre las más importantes– aquellas que corresponden a misiones de negocios y visitas académicas, las que, sumadas a las de visitas familiares de cubanoamericanos, pueden elevar la cifra de 386 367 visitantes en 2014 a una cantidad que rondaría el millón en el 2015.

–Los viajeros de Estados Unidos pueden introducir a través de las aduanas hasta 400 dólares de productos cubanos como souvenirs, de ellos 100 dólares en tabacos y ron.

–Se creó un lobby para impulsar las exportaciones de productos agrícolas a Cuba (Coalición Agrícola de Estados Unidos para Cuba), en estos momentos bajo las licencias específicas previstas por la legislación norteamericana, que no rompen el bloqueo. También se autorizan exportaciones de un grupo de bienes, específicamente dirigidos a promover el sector privado en Cuba.

–Finalmente, las acciones emprendidas por el gobierno de Barack Obama, y la expectativa de un levantamiento del bloqueo económico en un futuro, han impulsado nuevas iniciativas de negocios por empresarios de otros países ya presentes en Cuba, en lo que puede calificarse como una suerte de “efecto demostración” de la nueva situación creada.

El año 2015 comienza así con una serie de expectativas favorables para lograr un mejor desempeño económico en el país. No obstante, será determinante en ese propósito la elevación de la productividad del trabajo y la eficiencia económica interna, en un contexto en que, si bien mejora el clima de relaciones con Estados Unidos, estos no renuncian a su política dirigida a cambiar el régimen político en Cuba, y aún permanece el bloqueo económico sin modificaciones definitivas.

Ello plantea ciertamente la necesidad de adaptar la estrategia para continuar defendiendo el derecho al desarrollo del país, preservando su independencia y soberanía nacional en condiciones de nuevos desafíos y complejidades.

Texto tomado de la publicación: http://www.cubacontemporanea.com

José Luis Rodríguez*El autor es asesor del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial.

Compartir:

Leer más

Once proyectos de la contrarrevolución en Cuba durante el 2014. Por: Norelys Morales Aguilera*

Mercenarios 1El 17 de diciembre de 2014 el mundo amaneció con la confirmación de lo útil y audaz que puede ser la diplomacia, cuando los gobiernos de Cuba y Estados Unidos, anunciaron el restablecimiento de las relaciones diplomáticas interrumpidas por Washington [1] en 1961, con las alocuciones de los presidentes Raúl Castro y Barack Obama simultáneamente.

Comenzó un proceso que continúa. Ríos de despachos noticiosos. Repercusiones a mares. Reflexiones muy respetables y disparates de opinólogos inundaron la corriente mediática y las redes sociales. El pueblo cubano festejó el regreso de los Cinco antiterroristas y la posible flexibilización a las sanciones del bloqueo. Los manipuladores trataron de arrimar la brasa a su sardina. Los oportunistas se rasgaron las vestiduras.

Entre los últimos está la llamada contrarrevolución cubana, cuyas acciones y proyectos en 2014 se relacionan debajo [2], pero la afirmación fundamentada del académico Esteban Morales [3] dan una pauta al respecto de los asalariados con los 20 millones de dólares anuales en promedio, que el gobierno de Estados Unidos ha destinado para subvertir la Revolución y alimentar el negocio del “anticastrismo”, cuya casa matriz está en la cloaca de Miami.

“…la llamada contrarrevolución cubana actual, no es legítima, ni lo será nunca. Primero, porque los que trataron de organizarla, no tenían fundamentos históricos, sino solo intereses personales. Y por razones meramente personales se puede asesinar, armar revueltas, corromper procesos, pero nunca crear verdaderas organizaciones, plataformas de lucha, ni articular movimientos políticos contestatarios del poder de la revolución y articular una plataforma política coherente, una estrategia, un discurso, a menos de que la propia revolución se deslegitime.”

De aquí en más veremos si los Estados Unidos van a respetar la independencia y autodeterminación de Cuba y, si esa llamada contrarrevolución continuará siendo el viejo sueño, desgastado de una “oposición” creíble, pero descartable además, para ese sector de la élite de poder norteamericana que desde 1959 no se repone de la humillación de tener una isla vecina independiente de sus designios.

La relación que sigue documenta como unos cientos de individuos promocionados y pagados aparecen en los medios para ocultar la Cuba real y profunda, que sabe bien lo que significa socialismo y revolución.

Proyectos

  1. Demanda Ciudadana Por Otra Cuba: Ideado en los laboratorios de guerra psicológica, divulgado por el contrarrevolucionario Antonio G. Rodiles, director del proyecto Estado de SATS y su fundamenta en una iniciativa que pretende la ratificación por parte de Cuba de los Pactos de Derechos Económicos, Políticos, Sociales y Culturales, manipulando las razones de Cuba para no haberlos suscrito.

Como plataforma para difundirlo dentro de la Isla usaron folletos impresos dentro de La Habana, así como en Madrid, acompañado de un CD con el documental “Gusano”, que refleja la presunta represión existente en Cuba. Asimismo, usando Twitter lanzaron una convocatoria para realizar un graffiti colectivo sobre la petición y el relanzamiento de la iniciativa en la conferencia dedicada al Día Internacional de los Derechos Humanos, en la sede de Estado de SATS. Han expuesto cinco puntos fundamentales para la implementación del Proyecto: la creación de una nueva Ley de Asociación; la abolición de la peligrosidad pre-delictiva; revisión de todos los casos donde supuestamente existan violaciones a las libertades fundamentales y aprobación de una nueva Ley Electoral, además de solicitar insertar el tema en las conversaciones bilaterales de la Unión Europea (UE) con Cuba.

Han contado en el exterior con el apoyo y patrocinio de grupos anticubanos, quienes exigieron frente a la sede de Naciones Unidas, en New York, que el gobierno cubano ratifique dichos Pactos.

El propio Rodiles estuvo muy activo durante el 2014, recibiendo financiamiento y contactos para desarrollar su proyecto. En este sentido coordinó una plataforma común con la ONG sueca Civil Rights Defenders. Asimismo la Demanda fue presentada a Ban Ki Moon en Costa Rica, además en España, Polonia y Varsovia y a los participantes en el Internet Freedom Fellows en Ginebra, Suiza. También se reunió con funcionarios de la UE para tratar sobre el diálogo del bloque con Cuba. En Canadá participó en el Halifax International Security, donde habló de su Proyecto.

En todo momento los patrocinadores de este proyecto han sido apoyados por los principales enemigos de Cuba, contando con ilimitados recursos, invitaciones a foros internacionales para relanzarlo mediáticamente y disponiendo de espacios en medios de comunicación para presentar su enfoque subversivo y contrarrevolucionario.

  1. Plebiscito PV: Proyecto desarrollado por el Movimiento Cristiano Liberación (MCL), cuyo objetivo es “llevar a cabo un referéndum en Cuba”. La figura empleada por los enemigos de Cuba, fundamentalmente en EE UU y Europa, ha sido Rosa María Payá, quien goza de privilegios para viajar y difundir el intento de socavar el orden constitucional cubano dirigido al desmantelamiento del socialismo en la Isla. Para ello, durante el año 2014, Rosa María fue invitada a varios escenarios foráneos, entre los que sobresalieron la Peña del Pensamiento Democrático “Oswaldo Payá” en Miami; el evento “Voces para la Democracia”, en Washington, donde solicitaron, mediante un video a los participantes del I Parlamento Iberoamericano de la Juventud, en Zaragoza, España, que exijan al Gobierno de Cuba un plebiscito sobre elecciones libres y plurales; entrevista con José Miguel Insulza, secretario general de la OEA, con la ex diputada venezolana María Corina Machado y fue recibida, junto a su familia, por el Papa Francisco en audiencia privada, donde abordaron la muerte de su padre y la propuesta de plebiscito.

Contaron en el exterior con diversas organizaciones contrarrevolucionarias quienes les apoyaron en el intento de realizar una investigación internacional sobre las causas del fallecimiento del cabecilla del MCL Oswaldo Payá Sardiñas, mediante la solicitud de una Comisión del Partido Nacionalista Vasco y Convergencia y Unión, en un franco intento de manipular los verdaderos hechos que condujeron a la muerte del extinto cabecilla del MCL. En franca y dudosa alianza con el principal responsable de la muerte de Payá, Ángel Carromero, Rosa María asistió a un evento paralelo en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra y presentó en Europa y EUA su libro “Muerte Bajo Sospecha.

Durante la jornada “Mes de Recuerdo a Payá y Cepero”, desarrollaron en Miami, España y La Habana, así como el II Encuentro Internacional “Oswaldo Payá Sardiñas” en Santiago de Chile. La organización española “Hazte Oír” entregó un premio póstumo a la familia de Payá y fue aprobado la asignación de su nombre a una glorieta en Hortaleza, Madrid.

En este caso quedó evidenciado el empleo de la distorsión de la verdad, el uso de una vulgar necrofilia mediática y el gozar con abundantes recursos, para tratar de implementar un proyecto de claro corte anticubano.

  1. Consenso Constitucional: Este proyecto, difundido por el contrarrevolucionario Manuel Cuesta Morúa, liderzuelo del grupúsculo Arco Progresista, se ha encargado de promover un cambio constitucional con el objetivo de intentar debilitar el modelo político del país, con propuestas de cubanos y de la llamada “diáspora”.

Este proyecto se sustentó en la organización de tres jornadas, mediante 314 Mesas de Iniciativa Constitucional, con la pretensión de recoger 10 mil firmas, así como el empleo de una red de gestores para divulgar el proyecto en el país.

Realizaron dos jornadas denominadas “10 en 72”, logrado, dicen ellos, recopilar 9 mil firmas. Asimismo, anunciaron para febrero de 2015 un Foro Económico para Emprendedores, espacio que brindará asistencia legal a los cuentapropistas e impartir talleres sobre microcréditos en el Centro Pro Legal, creado por los contrarrevolucionarios y abogados independientes Yaremis Flores y Veizant Boloy, quienes recibieron talleres de reforma constitucional, patrocinado por el Instituto Lech Walesa, en Polonia.

Con un marcado apoyo en el exterior, dieron a conocer el Proyecto en una conferencia en la Universidad Internacional de la Florida, donde participaron cubanos residentes en la Isla y académicos e intelectuales de los EUA, así como en Miami, New Jersey, en San Juan, Puerto Rico, y en Madrid.

Es otro intento de desconocer el orden constitucional cubano y promover su desmantelamiento del socialismo a favor de los intereses que promueven el retorno de Cuba hacia una democracia de tipo representativa y de corte capitalista.

  1. Nuevo País: También dirigido por el contrarrevolucionario por Manuel Cuesta Morúa, del llamado Partido Arco Progresista, trata de involucrar a intelectuales y académicos en la supuesta búsqueda sobre un futuro país, sobre la base de preguntas básicas cuyas respuestas indiquen sus puntos de vista al respecto.

Morúa desarrolló su actividad en colaboración con el proyecto “Aulas Abiertas”, concebido en México y aplicado en Cuba, el cual desarrolló dos encuentros de capacitación para activistas santiagueros, talleres sobre violencia, liderazgo, democracia, economía de mercado y Estado de Derecho, y el adiestramiento sobre Tecnologías de la Información, Comunicación, edición de blogs y videos. Los miembros de ambos proyectos asistieron a foros paralelos durante la Asamblea de la OEA, en Paraguay, contando con recursos, cobertura de prensa y la logística necesaria para desarrollar su labor contrarrevolucionaria.

  1. Violencia Cero: Otro de los proyectos desarrollado bajo la tutela de Cuesta Morúa y el Foro Nuevo País, quienes han usado el tema de la no violencia para provocar y victimizarse falsamente ante la opinión internacional, pero de claro corte subversivo.

Su actividad durante el 2014 se concentró en la realización de una conferencia y entrega a capitalinos de material sobre el tema, dos talleres sobre la violencia doméstica en Camagüey, documentación de 4 supuestos casos de hostigamiento y la creación de la micro campaña “Cuba contra el Desalojo”, así como talleres sobre la violencia contra la mujer en Bayamo, Granma.

Impregnados de dudosas intenciones, se han unido a otro grupúsculo, la FLAMUR, para desarrollar proyectos sociales encaminados a sustituir maliciosamente la labor de las organizaciones de base revolucionarias en determinadas localidades –apoyándose en debilidades en el trabajo de las mismas-, para ganar espacios de influencia, tales como los siete centros de “Independencia Juvenil”, con asistencia legal y psicológica, emplazados en 7 provincias, y cuatro centros “Edad de Oro”, dirigido a niños que viven en barrios marginales, realizaron actividades recreativas con niños en Regla y Santa Clara. Esta labor, aparentemente no peligrosa y benéfica, sirve de marco para su labor de proselitismo político contrarrevolucionario.

  1. Con la misma moneda y Sube los salarios o baja los precios: Este proyecto, implementado por la FLAMUR, es uno de los más extendidos en el tiempo, pretendiendo efectuar varias etapas programadas, por cuanto se vanaglorian de estar en su cuarta fase, alcanzando la cifra ficticia de 5 mil firmas recopiladas. En el 2014 reportaron un plantón frente a oficinas de la Empresa Eléctrica en la ciudad de Santa Clara, exigiendo se rebajen las tarifas eléctricas y la realización de entrenamientos sobre empoderamiento, en Manzanillo.
  2. Municipio de Oposición: Han devenido en una forma de desarrollar su labor provocadora y subversiva en un enfoque territorial, entregando demandas sociales ante organismos locales del Poder Popular. Reportaron que este proyecto en Artemisa visitó la Dirección Provincial de Salud Pública para exigir una investigación por el fallecimiento de un niño al momento de nacer en el Hospital “Ciro Redondo. De igual modo el de Camajuaní realizó un levantamiento social sobre los problemas fundamentales de la localidad, para denunciarlos en Internet. Este proyecto en Songo–La Maya, destacó que denunció ante el Gobierno Municipal la precaria situación de los habitantes del antiguo Central Baltony, el “deplorable estado de las vías, el desempleo, el alcoholismo y la prostitución existente en el municipio, además anunció que se involucraría en el empoderamiento del sector universitario oriental, para lo que elaboran seminarios dirigidos a “contrarrestar el trabajo político-ideológico” a que son sometidos los estudiantes. El de Santiago de Cuba reportó la distribución de un documento que recoge los principales “males políticos, económicos y sociales” en la provincia.

La actividad de este proyecto está subvencionada por la USAID a través de los Municipios en el Exilio, radicados en Miami.

  1. Agencia Independiente Palenque Visión: Proyecto creado por el contrarrevolucionario Rolando Rodríguez Lobaina, de la Alianza Democrática Oriental (ALDO), con el propósito de exponer la versión falseada de la “realidad” del cubano. Dirigieron su labor a la búsqueda de estados de opinión mediante entrevistas y sondeos, sobre la base de temas controversiales como la situación de los jubilados, la supuesta censura en la prensa, el cuentapropismo, la salud, la Constitución, el voto unido, la delincuencia, la manipulada discriminación a cubanos en centros turísticos y la emigración de orientales a la capital, fundamentalmente en diez provincias del país.

 

El resultado de sus encuestas, manipulado burdamente, es difundido posteriormente en aquellos medios vinculados a la guerra mediática anticubana como Martínoticias y la blogosfera contrarrevolucionaria.

  1. Dame la Mano: Proyecto patrocinado por la revista Misceláneas de Cuba, radicada en Suecia, y ejecutado por la biblioteca independiente del mismo nombre, ubicada en Centro Habana. Con una falsa apariencia de buena fe y responsabilidad civil, se presentan como interesados en apoyar a la impartición de clases para jóvenes y niños en materias tales como Historia, Computación e idioma inglés, en provincias como La Habana y Holguín, llegando a realizar en esta última un concurso de pintura. Con benefactores del exterior, recibieron en julio una donación de medios infantiles. No obstante a su aparente labor desinteresada, los enfoques de sus enseñanzas cuestionan el patrimonio histórico cubano y de paso, los principios básicos de sociedad actual en la Isla, sin el interés de mejorarla, sino destruirla.
  2. Animando Sonrisas: Proyecto patrocinado por la Red de Bibliotecas Cívicas “Reinaldo Bragado Bretaña”, han realizado actividades con niños de la comunidad Bambo, en Boyeros. Se asemejan a otros proyectos como Alegría de los niños, de las Bibliotecas Independientes, y Extendiendo nuestras manos, desarrollado por las Damas de Blanco y auspiciados por la FNCA, quienes acordaron fusionar su labor para ganar en organización, eficacia y beneficiar en un mayor cantidad de infantes.
  3. Cuatro iniciativas destinadas a brindar apoyo a los presos políticos: “Proyecto Amnistía” en Villa Clara, y los audiovisuales “Tele Reflexión”, que documentará las actividades de apoyo a dichos reclusos, por el MCR en Camajuaní; “Sin Tapujos”, dirigido por los periodistas independientes Lázaro Yuri Valle y David Águila Montero, quien en la primera edición entrevistaron a Raúl Borges, padre de Ernesto Borges, exoficial de la Contrainteligencia preso en el Combinado del Este. “Pasa la Voz”, iniciativa del exiliado Raúl García Jr., dedicó su primera edición al rapero contrarrevolucionario Ángel Yunier Remón Arzuaga “El Crítico”.

Notas

[1] http://www.ecured.cu/index.php/Conflicto_Estados_Unidos_-_Cuba

[2] http://www.cubadebate.cu/opinion/2012/05/19/la-contrarrevolucion-cubana-nunca-ha-existido/#.VLwAi9WG_ww

[3] http://percy-francisco.blogspot.com/2015/01/proyectos-subversivos-anticubanos_18.html- See more at:  http://islamiacu.blogspot.com.es/2015/01/once-proyectos-de-la-contrarrevolucion.html#sthash.SqTS0DYc.dpuf

Texto tomado del blog: http://islamiacu.blogspot.com.es

Norelys Morales Aguilera*Periodista, bloguera y escritora cubana. Editora del blog Isla Mía

Compartir:

Leer más

Lo que EE.UU. “permite” y “prohíbe” a Cuba. (+ infografía)

Edificio bandera cubana

Edificio de La Habana pintado con la bandera cubana.

EE.UU. ha anunciado medidas que “flexibilizan” su relación comercial y turística con Cuba, pero sin levantar el bloqueo que ha ocasionado en 50 años pérdidas que superan los dos billones de dólares.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos (EE.UU.) anunció nuevas medidas que regirán el comercio y los viajes de turismo con Cuba, pero ¿en qué beneficia esto a la mayor de las Antillas?

El bloqueo económico, financiero y comercial impuesto desde hace 50 años por Washington se mantiene prácticamente inalterado.

A continuación un recuento de las sanciones que EE.UU. no levantó a Cuba:

Lo que EE.UU. NO “permite”

  • No se suprime la prohibición total de viajes de estadounidenses a Cuba.
  • Se mantiene la restricción de exportación de EE.UU. a Cuba de productos de alta tecnología, excepto materiales de construcción y equipos e implementos agrícolas a particulares.
  • Continúa prohibida la exportación de productos cubanos al mercado estadounidense de mercancías que contengan materias primas cubanas.
  • No se le permite a los bancos cubanos hacer transacciones en instituciones financieras de Estados Unidos.
  • Cuba sigue sin poder usar el dólar en las transacciones financieras internacionales.
  • Continúa prohibida la compra de productos de alta tecnología que tenga más 10 por ciento de productos estadounidenses.
  • Está prohibido para Cuba comerciar con subsidiarias de empresas estadounidenses en terceros países

Lo que ahora EE.UU. “permite”

  • Que los estadounidenses usen sus tarjetas de crédito y débito en Cuba.
  • Los turistas estadounidenses pueden ahora gastar y llevar a su país productos por un valor que no exceda los 400 dólares, de ellos 100 dólares en tabaco y ron.
  • Los viajes de los estadounidenses a la isla sin autorización previa del Gobierno siempre y cuando sean con fines específicos, como visita a un familiar, por cuestiones de trabajo o por actividades periodísticas, educativas, deportivas, religiosas y culturales.
  • Se permite a las instituciones financieras estadounidenses realizar transacciones en bancos cubanos.

Impacto bloqueo

Texto tomado del blog: https://miradasencontradas.wordpress.com

Compartir:

Leer más

China apuesta fuerte por América Latina. Por: Ángel Guerra Cabrera*

China ALEl proceso de unidad e integración de América Latina y el Caribe (ALC) y su posicionamiento geopolítico en el mundo como región con creciente autonomía ha adquirido una dimensión y velocidad sin precedente desde que fuera electo Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela en diciembre de 1998.

Como afirma la académica brasileña Mónica Bruckman: “Nunca antes en la historia, la región tuvo una densidad diplomática tan dinámica y un conjunto tan amplio y y diverso de mecanismos de intercambio y acción política conjunta”. En los últimos 15 años surgieron el Alba, Petrocaribe, Unasur y la Celac, espacios de diálogo, cooperación y concertación política anteriormente inexistentes que a su vez potenciaron o redireccionaron esfuerzos integracionistas anteriores como el Caricom y el Mercosur.

Esta situación explica que, no obstante la diversidad de posiciones políticas e ideológicas de sus gobiernos, ALC haya hablado con una sola voz en no pocos temas en los foros internacionales y, recientemente, mantenido como bloque un diálogo muy provechoso tanto en lo económico, como en lo político y cultural en el primer Foro Ministerial de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) con China.

Ello se debe también a las acciones emprendidas en su momento por el ex presidente Hu Jin Tao y a la actitud particularmente generosa con nuestra región de la actual dirección china. En su corto periodo de mandato el presidente del gigante asiático, Xi Jinping, ha hecho dos giras por ALC. La última de ellas abarcó Brasil, Argentina, Cuba y Venezuela, países con los que, proclamó, su país mantiene una relación “estratégica”. O sea, un vínculo que va más allá de lo económico y se adentra en la comunidad de puntos de vista y las acciones conjuntas sobre un importante número de asuntos de la agenda internacional y se funda en un creciente intercambio comercial, cooperación e inversiones chinas de gran envergadura no solo en esos países sino en muchos otros de ALC.

Todo ello se ha visto aumentado y reforzado en la reunión celebrada en Pekín este mes e impactará seguramente la próxima cumbre de la Celac en Costa Rica a fines de este mes. Debe considerare que China está a punto de convertirse en la primera potencia económica mundial, extraordinariamente fortalecida en su proyección de poder mundial por la profundización de su alianza multifacética con la Rusia de Vladimir Putin, que incluye un trascendental componente energético y militar, y también por la ampliación conjunta del espacio geopolítico y económico de ambas en la zona euroasiática. De la misma manera, por su pertenencia a los BRICS, condiciones todas que cuestionan cada vez más a fondo la otrora hegemonía casi única de Estados Unidos y constituyen sólidas bases del tránsito hacia un mundo pluripolar.

En su discurso inaugural el presidente Xi afirmó que China, ya primer socio comercial de ALC al haber pasado de los 12 400 millones de dólares anuales de comercio con la región en 2000 a los actuales 240 mil millones, se propone elevarlo a 500 mil millones en el curso de los próximos diez años. Igualmente, anunció que el país oriental invertirá en igual periodo 250 mil millones de dólares en los países miembros de la Celac.

En la cita se elaboró el Plan de Cooperación China- América Latina y el Caribe(2015-2019). Según el mandatario costarricense Luis Guillermo Solís, a la vez presidente pro tempore de la Celac “fue un encuentro histórico” ya que es la primera vez que China y América Latina logran establecer una agenda estratégica de largo plazo.

Por su parte, Rafal Correa, jefe de Estado de Ecuador que asumirá la presidencia de Celac a partir de la Cumbre de Costa Rica encomió la declaración de Xi JIn Ping cuando afirmó que la relación de su país con ALC es “entre iguales. En entrevista con el pequinés Diario del Pueblo Correa dijo que China tiene la capacidad de proveer los recursos financieros y la trasferencia de tecnología que requiere América Latina para completar su infraestructura de puertos y aeropuertos hasta el 2020.

Uno de los saldos de la reunión de Pekín ha sido la contundente línea de financiamiento a bajo interés extendida por el país de la seda a Venezuela y Ecuador en un momento en que son muy golpeados por el descenso de los precios del crudo.

China viene a aportar un ingrediente fundamental que necesita ALC para su desarrollo independiente, sin afanes imperiales como destacó el presidente Maduro.

Texto tomado de la publicación: http://www.tercerainformacion.es

Ángel Guerra Cabrera*Latinoamericanista y analista internacional, articulista del diario mexicano La Jornada. Invitado frecuente en teleSUR. Fue director del diario Juventud Rebelde (1968-71), de la revista Bohemia (1971-1980) y de otras publicaciones cubanas de circulación nacional.

Compartir:

Leer más

Isla en el Golfo. Por: Graziella Pogolotti*

Cuba satelite

“La Revolución ha venido a enseñar a Cuba, como está constituida, y que puede esperar y temer del porvenir”

José Martí

 

Vista en el mapa del planeta, Cuba aparece como una estrecha lengua de tierra ante las fauces abiertas del Golfo de México. Colón topó con ella en su primer viaje, pero la base de operaciones de los conquistadores se estableció en la cercana isla de Santo Domingo. Obsesionados por la fiebre del oro, los colonizadores se apresuraron en asentar las primeras villas en nuestro territorio, boscoso y feraz, donde el ganado se multiplicaba en libertad entre tanto pasto natural. Muy pronto, defraudados por la escasez del metal precioso, los más audaces se lanzaron a otras aventuras en México y en la Florida. Cuba parecía condenada a agonizar en anemia incurable y una demografía en descenso.

Con el descubrimiento de América y la inicial acumulación capitalista, el Atlántico se convirtió en espacio privilegiado para el tráfico mercantil. La corriente del Golfo impulsaba el recorrido de las naves hacia el Viejo Continente. Cargadas de bienes, las flotas se agrupaban en La Habana buscando protección ante los huracanes y los posibles ataques piratas. La Habana creció sobre la base de una economía de servicio. Ofrecía albergue y diversión a marineros, funcionarios, aventureros que sobrepasaban en mucho el número de pobladores radicados permanentemente en la ciudad. Las miradas de todos convergían en el contacto entre la América hispana y Europa, en la otra orilla del Atlántico. En el resto de la Isla, lejos de la observación de los veedores, se contrabandeaba ganado y pieles, con la mirada vuelta hacia el Caribe.

Por razones económicas y geopolíticas, la Isla se convirtió en objeto del deseo para las potencias europeas rivales de España y se vio involucrada directa o indirectamente en guerras seculares. No en balde la llamaron Llave del Golfo y Antemural de las Indias Occidentales. El ejemplo más notorio fue la toma de La Habana por los ingleses. Para recuperar la ciudad, España tuvo que pagar un duro precio. Consecuencias mayores y a largo plazo tuvo la Revolución de Haití, que la convirtió en monoproductora y dependiente del comercio internacional, a la vez que multiplicaba la infame trata de esclavos y acrecentaba la violencia en las condiciones de traslado y explotación de los negros. Desde fecha temprana, los criollos empezaron a percibir que el yugo colonial era lesivo a sus intereses. Aparecía una cultura diferente, expresada en las primeras manifestaciones artísticas y en una sicología social traducida en costumbres, valores y estilos de vida. Así lo observó el historiador Arrate desde el siglo XVIII.

Poco a poco tomaba cuerpo una capa intelectual refinada, abierta a los cambios introducidos por la ilustración, ansiosa por asimilar en función del desarrollo local lo más avanzado del mundo. Sus contribuciones se reflejaron en la filosofía, en un naciente saber sociológico, en la literatura, en la ciencia y en la paulatina introducción de nuevos ritmos musicales. Comenzaban a diseñar un país y buscaron vías para sacudir el yugo. Los intentos reformistas chocaron con la intransigencia de la metrópoli. La trampa siniestra de la esclavitud retrasaría el proyecto independentista. Algunas voces consideraron la posibilidad anexionista, duramente abatida por José Antonio Saco, que comprendió de inmediato los vínculos esenciales entre cultura y nación y la semilla suicida contenida en el proyecto.

La tentadora Isla situada en la boca del Golfo sería campo experimental para un proyecto de largo alcance que sobrepasaba otra vez sus dimensiones físicas. La intervención norteamericana implementó aquí el primer modelo neocolonial. Contaba con la ominosa Enmienda Platt. Por múltiples vías, la economía quedaba aherrojada a una implacable dependencia, que frustró indispensables reformas estructurales, expandió el latifundio azucarero, impuso aranceles que cerraban el paso a otros mercados, hundió en la miseria a un amplio sector del pueblo e intentó sembrar la pérfida noción de fatalismo geográfico.

Con el triunfo de la Revolución, el tamaño de la Isla se agigantó. Ahora, su presencia internacional se debía a su enorme autoridad moral en un mundo que luchaba por la plena descolonización de los territorios periféricos. «Cese la filosofía del despojo», reclamó Fidel Castro en Naciones Unidas ante una audiencia subyugada. Ese reclamo adquiere hoy una vigencia estremecedora.

No soy historiadora. Pero el tránsito de un año a otro impone siempre un momento de análisis, balance, reflexión y rediseño de nuestros planes personales y colectivos. El 2014 concluyó con la inmensa alegría popular por el regreso de Gerardo, Antonio y Ramón, ratificada en la comunión de todos en torno al concierto de Silvio. En todas partes, los medios se centraron en la noticia del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos.

Cuba nunca ha sido renuente a negociar sobre la base del respeto mutuo. Recordemos tan solo un hecho de extraordinario dramatismo. Fidel conversaba con el reconocidísimo periodista francés Jean Daniel, enviado personal del presidente de Estados Unidos, cuando recibió la noticia del asesinato de John F. Kennedy. El anuncio de la restauración de las relaciones diplomáticas entre ambos países señala un paso de avance en favor de la edificación de un mundo más civilizado, donde convivan en paz sistemas de naturaleza diferente. No renunciamos a nuestro proyecto emancipador en nuestro espacio natural, el de América Latina, abiertos a un intercambio multidireccional.

Es un primer paso. La maraña jurídica del bloqueo no puede desarmarse de un día para otro y tropezará con sectores de resistencia en grupos políticos norteamericanos. Se perfilan nuevas perspectivas, pero los panes y los peces no lloverán de inmediato. En este proceso de reajuste es necesario afincar una conciencia lúcida respecto a quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos. Es hora de estudio y trabajo, de saber mirar con objetividad hacia dentro y hacia afuera, como supieron hacerlo los fundadores de la cultura nacional.

Texto tomado de la publicación: http://www.juventudrebelde.cu

Graciela Pogolotti*Crítica de arte, prestigiosa ensayista y destacada intelectual cubana, promotora de las Artes Plásticas Cubanas. Presidenta del Consejo Asesor del Ministro de Cultura, Vicepresidenta de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. Miembro de la Academia Cubana de la Lengua.

Hija de uno de los íconos de la vanguardia artística de la primera mitad del siglo XX, Marcelo Pogolotti y de madre rusa. Nació en París en 1931 pero desde niña vivió en Cuba. Ser cubana, para ella, es una misión y un estado de gracia.

Es una de las más dispuestas y necesarias consejeras y asesoras de cuanto proyecto útil pueda favorecer la trama cultural de la nación. Esa vocación participativa se expresa también en las pequeñas cosas de la vida. Gusta de la conversación amena, de la música popular y no le gusta perder el hilo de una telenovela, nunca cierra las puertas a quien la procura.

A los siete años ya estaba en la capital cubana, donde estudia hasta graduarse como Doctora en Filosofía y Letras en la Universidad de La Habana. Cursó estudios de postgrado en La Sorbona, durante un año, estudió Literatura Francesa Contemporánea. Al regresar a Cuba, matriculó en la Escuela Profesional de Periodismo Manuel Márquez Sterling, donde alcanzó otro título.

Ha escrito numerosos ensayos, pero tan fundamental como su obra escrita ha sido su enorme labor en la docencia y la promoción de la cultura. Desde la cátedra de la Universidad de la Habana, a las investigaciones socioculturales vinculadas a los primeros pasos del Grupo Teatro Escambray, desde la formación de teatristas en el Instituto Superior de Arte, hasta la vicepresidencia de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, desde la Biblioteca Nacional, hasta la presidencia de la Fundación Alejo Carpentier.

Al Triunfo de la revolución se encontraba en Italia desde fines de 1958, se hallaba en una beca, residiendo en Roma por lo que aprovecho también para atender su salud. Al saber la noticia del derrocamiento de la dictadura se presento junto a otras personas que vivían en Roma en la sede de la Embajada a ocuparla. De regreso a la isla tuvo pasó por París hasta que finalmente llagó a Madrid, donde el Gobierno Revolucionario situó aviones para facilitar el regreso de los cubanos en Europa. Durante el vuelo conoció a Fayad Jamis, que ya era poeta y pintor distinguido pese a su juventud. Al llegar a La Habana observo una euforia generalizada, los rebeldes estaban en la terminal aérea.

Nota del editor: La frase de Martí que encabeza el texto no está incluida en el artículo de la autora.

Compartir:

Leer más

¿Dádiva del habitante? Por: María Victoria Valdés Rodda

Bailarina de la Compañía Danza Teatro "Retazos"

Bailarina de la Compañía Danza Teatro “Retazos”

El gusto de recorrer calles, plazas y parques puede volverse una actividad muy gratificante. Gracias a la sensibilidad es posible apreciar tanto las bellezas del camino como advertir pequeños o grandes desastres. La ciudad se ofrece. Se da abierta. También encubre sus mejores tesoros en los detalles, a ser aprehendidos a través de una curiosidad cosmopolita, traducida luego en sana costumbre de un deambular con aguzada mirada. En el habanero caso que si a un alero le ha empezado a nacer un almendro, que si un grupo de niños emprende un torneo de papalotes y chiringas, que si a una vía le cambiaron el sentido del tránsito… Nuestra ciudad es un ser vivo que puede ser revisitado con renovado ímpetu, como cualquier similar del mundo.

Compleja tarea entonces la de su ordenamiento, conservación y proyección. Obra dinámica al fin, la ciudad esta inexorablemente sujeta a la agenda ideológico-económica, social y cultural del país que la cobija. Cada una de ellas adquiere una peculiar fisonomía, movida con personal latido, elementos incluso matizados por la política. Existe una relación directa: si el poder adopta una agenda justiciera, la urbe se verá beneficiada. En aquellas en las que predomine la práctica neoliberal, muchos proyectos humanistas, por el contrario, serán sustituidos por el lucro y la enajenación.

Espacio de dignidad

En Brasil, el gigante sudamericano, en los últimos tiempos se ha tratado de pensar en los seres humanos que hacen posible la magia de las ciudades. A través del Plan de Aceleración del Crecimiento (PAC), iniciado en 2007 y todavía en curso, las tan llevadas y traídas favelas (villas miseria) han sido objeto de mejoría. Sí, porque  de Río de Janeiro se habla mucho, siendo la ciudad más publicitada en las millonarias producciones de O Globo, donde desfilan lindas y refrescantes imágenes de sus paseos, estatuas, y altos edificios, se deja oculto el auténtico rostro de la mayoría de sus pobladores. Que casi nunca salen en las telenovelas, a no ser por cuitas de amor, venganza o carnaval.

A esos efectos, el mentado plan ya tiene edificadas unas 958 comunidades de formato pequeño, con cuatro mil unidades habitacionales. El Proyecto adquiere dimensión al aportar soluciones de transporte -teleférico incluido-, tres hospitales y dos escuelas. La política hacia la gente debe estar en Latinoamérica compelida a los cambios. Valorizar más a la ciudad como imbricación armónica en un contexto ecológico, cultural y social.

Esto se ha llevado a la práctica, por ejemplo, en Venezuela, con la reactivación sanitaria y de cultura física de las Misiones de Barrio Adentro, en las labores de renovación del núcleo histórico de una Habana antigua, Patrimonio no solo de Cuba, sino  de la humanidad toda, o en la recuperación de Santiago de Cuba después de los desastres causados por el ciclón Sandy. Y todavía queda por hacerse más.

Desconocer esta necesidad

No todos en el mundo concuerdan con levantar sociedades solidarias y mucho menos educar seres sensibles, cultos y conscientes de sus responsabilidades también para con su espacio habitacional. En una interesante disección del fenómeno, un articulista habitual de Rebelión, el argentino Mario R.

Fernández, alega que se puede frenar la locura del despilfarro y la depredación ambiental y humana sí, y solo sí, se asumen planes racionales “que tomen en cuenta el tamaño del peligro de un colapso con potencialidad de terminar con la existencia… Pero se ha impuesto un sistema irracional de crecimiento ilimitado de la economía que favorece la formación y establecimiento de centros urbanos enormes, cuanto más grandes parecería que mejor”.

Somos creadores compulsivos que compramos y derrochamos sin pensar en que se recarga un planeta en decadencia. La Organización para la Cooperación al Desarrollo Económico estima que nuestras ciudades usan el flujo energético mundial, 82 por ciento del consumo de gas natural, 76 de carbón y 63 del petróleo, aunque las zonas urbanas ocupen menos de tres por ciento. Clear Air Institute (Instituto de Aire Limpio), por su parte, añade elementos de esta aplastante realidad. Solo en América Latina, Ciudad de México, Santiago de Chile, San Salvador y Montevideo afrontan una excesiva polución, dando paso a serios problemas de salud, no solo en la gente; también en el ecosistema.

El otro conocido impacto atañe al agua; en las grandes ciudades,  como promedio, un tercio de sus habitantes vive en barrios pobres, con pequeña o ninguna seguridad de suministro del líquido. Ciudad de México, con 21 millones de habitantes, está cerca de secar sus acuíferos contaminados. A esta irracionalidad, que Fernández califica de crecimiento deformado, debe agregársele la nefasta teoría económica del desarrollo eterno, que vende la ilusión de una felicidad segura a costa… ya sabemos de que.

Rasgos distintivos

La alta concentración de inversiones, la localización de las principales actividades comerciales y financieras y el desbordamiento poblacional, por derivación del flujo migratorio del medio rural al urbano, son tres rasgos actuales de las principales ciudades del orbe. Los patrones de acumulación de capital han condicionado asimismo una alta tasa de hiperurbanización, con un desproporcionado aumento de las actividades terciarias. Aunque el rasgo más distintivo, a ojos vista y en detrimento del bolsillo medio, es la carestía de todos los servicios básicos.

En los últimos 20 años las megalópolis semejan pulpos que por medio de sus diferentes esferas presionan a veces hasta asfixiar un nivel de vida cotidiano, insostenible para un pretendido esquema de desarrollo mundialmente equilibrado. Este “vanguardismo” es patente en cinco de las urbes más caras, ubicadas no casualmente en Asia.

Dicha tendencia se inició con el milenio, de la mano de la demografía; desde 2000 más de la mitad de las 25 ciudades que sobrepasan los 10 millones de habitantes y casi la mitad de las pobladas por mas de cuatro millones se ubican en la región asiática, con las derivadas dificultades anteriormente expuestas.

Pujantes y lucrativas

Se dice que Japón y la República Popular China (RPCH) acogen asentamientos humanos de mayor complejidad debido a la vitalidad de sus economías, entre las tres primeras del mundo, y también como consecuencia de un conglomerado milenario, que las distingue de otras emblemáticas. La primera irrumpe de una nación capitalista industrializada, donde la tecnología marca su desarrollo, y la segunda es el fiel reflejo de la tendencia que se va dando en los llamados países emergentes, a causa de la industrialización, el comercio, la inversión extranjera y el aumento de la demanda interna. El empeño de prosperidad es válido; en el cómo está el quid.

Tokio tiene todas las bondades y defectos de un lugar concentrador de la cuarta parte de la población nacional. El encarecimiento de la vida, con altos impuestos al consumo, la coloca en el segundo lugar del ranking mundial en cuanto a ese aspecto. Dentro de la RPCH, Hong Kong, Shangai y Beijing (con 6.4 por ciento de inflación) son de las más lucrativas. China cuenta ya 120 ciudades con más de un millón de habitantes, que afrontan numerosos retos. Para completar este registro dentro de Asia, se halla Singapur, cuya actividad financiera y comercial, muy peculiar, atrae constantes flujos de fuerza de trabajo y turismo.

Si exceptuamos del análisis a París, Nueva York, Ginebra o Londres, es posible reiterar que hay una tendencia que desplaza hacia Asia el asombro ante una alta factura de cualquier artículo de uso y modo de vida. La evaluación de sus graves problemas con respecto al alojamiento, transporte, abastecimiento de agua, seguridad alimentaria, salubridad, vestimenta y otros 200 indicadores fueron reseñados en el conocido Informe de la consultora privada Merce, Costo de la Vida (2011), que analiza además el importe de subsistencia en 214 urbes de los cinco continentes. Y a pesar de que el estudio responde a los intereses de las empresas transnacionales y multinacionales, a veces interesadas en minar la confianza del viajero con respecto a esos destinos por intereses geoestratégicos, también pudiera verse como un instrumento evaluativo de cada situación local.

¿Cuál debe ser el paradigma?

A tenor con la Carta de Atenas, elaborada por el IV Congreso Internacional de Arquitectura Moderna (1933), las ciudades deberían cumplir cuatro funciones primordiales: alojamiento, esparcimiento, trabajo y transporte. Era la época de la industrialización. Transcurrido ese primer impulso, las urbes, y en particular las de envergadura monumental, deben adaptarse a la informatización.

¿Hay real discernimiento sobre el nocivo impacto de lo que otro arquitecto, el brasileño Oscar Niemeyer, llamó “acción demoledora del poder inmobiliario” del siglo XXI? Este hombre sagaz lanzó en 1985, en la Unesco, su visión de ambientalismo solidario: “La ciudad del futuro debe ser multiplicable… dejando entre ellas espacios verdes, destinados al esparcimiento y el ocio, y paralelamente existirán zonas agrícolas, investigaciones científicas y grandes industrias… donde estemos en sintonía”, se permitió soñar en voz alta el entrañable amigo de Fidel y de Cuba. ¡Afán todavía lejano!

Una actitud responsable del conjunto de los ciudadanos y de los círculos de poder podría propiciar un nuevo modelo de ciudad, donde la economía, como eje transformador, se ponga al servicio de la naturaleza, de sus mujeres y sus hombres. Nunca a la inversa. Tener recursos económicos es importante para edificar, pero muchas soluciones pasan por el corazón, por la sensibilidad -que no sensiblería-, para hacer del caminar y el vivir en el barrio un ejercicio verdaderamente enaltecedor aunque en ocasiones resulte arduo la diaria existencia en las ciudades.

Texto tomado de la publicación: http://www.bohemia.cu

Compartir:

Leer más

¿Vendrán más norteamericanos a Cuba en 2015? Por: Antonio Díaz Medina*

Universitarios estadounidenses llegan a Cuba en el Programa Académico “Semestre en el Mar”. Foto: Juventud Rebelde

Universitarios estadounidenses llegan a Cuba en el Programa Académico “Semestre en el Mar”. Foto: Juventud Rebelde

Los acuerdos entre los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos anunciados por los presidentes de ambos países el pasado 17 de diciembre crean condiciones favorables para un incremento significativo de las visitas de norteamericanos a Cuba. El presente artículo pretende estimar la perspectiva de esos incrementos.

Desde hace cinco años, después de la flexibilización de los viajes aplicada por el actual presidente norteamericano, ya los Estados Unidos ocupan el segundo lugar en visitantes extranjeros, solo superado por Canadá. La mayoría son cubanos residentes allí, cantidad que oscila alrededor de los trescientos mil en los últimos tres años, así como noventa mil norteamericanos clasificados en varias categorías de viajes autorizados, y un grupo menor que viene evadiendo las restricciones de viajes, por la vía de terceros países, no de los vuelos directos que hoy operan desde el sur de la Florida a seis ciudades cubanas.[1]

Viejas y nuevas regulaciones

No todo está dicho por ambas partes sobre los factores que inciden directamente en los viajes entre los dos países. Las categorías de viajes autorizadas en el anuncio del 15 de enero de 2015 serán en lo adelante cubiertas por licencias generales. Esta categoría significa la plena autorización para viajar y realizar transacciones por el motivo definido en cada una, lo que implica no tener que pedir permiso específico para hacerlo, ni rendir informes a la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, Departamento del Tesoro) sobre sus viajes, sobre la base de que cada viajero está seguro de cumplir con sus requisitos.

La categoría People to People (P2P), aunque permaneció como Licencia Específica, ha sido obtenida por organizaciones culturales, educacionales, sociales y sobre todo por turoperadores especializados, para realizar programas de grupos, con la condición de relacionarse todo lo posible con el pueblo cubano. Estas Licencias les son concedidas por un año, con la opción de renovarlas indefinidamente por el mismo período cada vez.

Doce categorías de viajes con Licencia General aparecen en el documento “Fact Sheet: Charting a New Course on Cuba” publicado por la Oficina del Secretario de Prensa de la Casa Blanca [2] y el Departamento del Tesoro el 15 de enero.[3]

Entre estas, se mantienen: [4]

  1. Visitas familiares.
  2. Viajes oficiales para funcionarios del gobierno norteamericano y gobiernos de otros países, así como de organizaciones internacionales, radicadas en los Estados Unidos.
  3. Periodistas.
  4. Investigadores profesionales y asistencia a eventos de este carácter. Esta es una modificación de importancia, pues hasta ahora solo podían asistir a los convocados y financiados por organizaciones internacionales, no por instituciones cubanas.
  5. Viajes educacionales. Estos se restringen a personal académico, profesores y estudiantes de pre y post grado.
  6. Actividades religiosas (que analizaremos más adelante).
  7. Viajes de negocios relacionados con la exportación e importación, o la trasmisión de información o de materiales de información, así como otras transacciones de exportación autorizadas en las actuales regulaciones.

Las nuevas categorías de Licencias Generales son:

  1. Actividades educacionales. Estas corresponden a la categoría P2P, cuyo importante significado examinaremos enseguida.
  2. Actividades de fundaciones privadas, así como de institutos de investigación o educacionales.
  3. Actuaciones públicas, clínicas, talleres, eventos deportivos y otras competiciones y exhibiciones.
  4. Apoyo al pueblo cubano.
  5. Proyectos humanitarios.

 Licencia General para viajes P2P

La nueva política sobre viajes que el gobierno norteamericano implementará, según lo publicado en el citado “Fact Sheet…”, subraya que se mantiene la legislación del bloqueo en relación con el turismo, y que se trata solo de “una expansión de los viajes bajo licencias generales para las doce categorías de viajes a Cuba autorizadas por ley”.

Aunque el presidente Obama está flexibilizando los viajes dentro de este marco legal, no siempre una Licencia General para una determinada categoría implica un incremento sustancial de viajes. Por ejemplo, en los últimos cinco años, la Licencia General a los viajes religiosos, no ha conllevado ningún crecimiento significativo de visitas, pues los religiosos tienen que concentrar su programa en actividades de esa índole que las iglesias deben garantizar, y estas instituciones se han cuidado de no salirse de ese marco, pues no son especialistas en viajes ni en asuntos legales, y temen ser acusadas de violar le ley.

Sin embargo, las organizaciones que participan en los programas P2P sí se dedican al negocio de los viajes. Muchas son turoperadores con experiencia y sobre todo mercado, que solo han tenido que incluir el destino Cuba y adaptar sus programas para incluir actividades que respondan a lo regulado para la los viajes P2P por OFAC. Han sido las responsables del aumento experimentado en los últimos años en los viajes de norteamericanos, cercano a los cien mil al año. A partir del 15 de enero, cualquier turoperador especializado puede trabajar el destino Cuba mediante programas que se atengan a lo estipulado en los viajes P2P, con una facilidad más: no tendrán que utilizar un intermediario con licencia de TSP como hasta ahora. Esto tiene implicaciones que no resulta fácil valorar ahora mismo, aunque vamos a intentarlo.

En cualquier caso, las nuevas regulaciones mantienen la categoría P2P confinada a viajes en grupos, con programas prediseñados, que incluyen actividades de intercambio “pueblo a pueblo”, y excluyen las que puedan considerarse “turísticas”. Se prohíben expresamente los que estén basados en la iniciativa del viajero durante su visita a Cuba. En este aspecto, resulta más de lo mismo. [5]

Política y capacidad del receptor. Monto potencial de visitantes

El papel de Cuba es tan decisivo como el de los Estados Unidos. Cuba eliminó desde enero de 2013 toda restricción de viajes para todo destino mundial, incluidos los Estados Unidos. De manera que la responsabilidad de la normalización de los viajes entre ambos países cae en buena medida del lado norteamericano.

Cuba mantiene políticas migratorias hacia los visitantes más flexibles que las de muchos países, entre ellos los Estados Unidos. Nuestro país otorga visa turística prácticamente al 100% de los que nos visitan con ese propósito; en contraste con el arduo proceso para solicitar y obtener visa turística del país norteño. La política cubana para las visas de turismo permitiría un flujo importante de norte a sur que los Estados Unidos bloquean.

En cuanto a las categorías y temas de las Licencias Generales, Cuba no promueve lo que algunos definen como “turismo religioso”. Para venir al país y visitar la iglesia de El Cobre basta una visa turística, que simplemente se compra; para venir a oficiar en templos y demás actividades religiosas sí se requiere una visa particular, cuya obtención requiere un trámite específico y un determinado tiempo.

En cuanto a las visitas amparadas en la Licencia General P2P, hasta hoy Cuba ha concedido también la visa turística. Sin embargo, los programas para estos grupos son revisados y aprobados por el gobierno, pues involucran a sistemas y organizaciones no dedicados al turismo, como la salud pública, la educación, la agricultura y prácticamente todas las esferas de la vida del país.

La intención del gobierno norteamericano con este intercambio a nivel de pueblo en todas las esferas es influir sobre nuestra forma de gobierno y sociedad. Mi experiencia durante más de quince años de dedicación profesional a esta modalidad me ha confirmado que es la más hermosa de todas, pues se basa en promover el entendimiento entre los pueblos. Hace poco, Robert F. Kennedy Jr., hijo de Bobby y sobrino del presidente Kennedy, afirmó: “Tenemos tanto que aprender de Cuba”, al reconocer los logros y también los problemas de la sociedad cubana. [6]

Este intercambio necesario no debe desarrollarse de manera descontrolada, pero sí intensa y educativa para ambas partes. Se trata de una oportunidad para ofrecer una visión alternativa a la cadena FOX y demás emporios de la información sobre nuestra realidad. Mi trabajo en la empresa de turismo receptivo cubano que maneja estos grupos, Havanatur Celimar, me dio esta convicción a partir del contacto con cada grupo de norteamericanos que arriba a nuestro país, con objetivos, formación, intereses e ideas preconcebidas sobre nuestra sociedad. Al margen de propósitos políticos y electorales que analistas de todas las avenidas consideran detrás de este cambio de política hacia Cuba, estos últimos años de intercambio pueblo a pueblo han aportado su granito de arena en la posición política de los norteamericanos hacia nuestro país.

Por otra parte, Cuba tiene límites objetivos para estos intercambios P2P. No puede dedicar todas sus instituciones y organizaciones sociales a atender extranjeros. Aunque encontrar estos límites no es tarea sencilla, lo ha venido haciendo por muchos años, no solo con visitantes de los Estados Unidos, sino de todo el mundo, y ya tiene una experiencia rica al respecto, que debe perfeccionar y hacer más eficiente aún, pero que la coloca en mejores condiciones para asumir el nuevo escenario.

El aumento de los viajes, sea en grupos o individualmente, será significativo, aunque paulatino, pues no resulta tan sencillo diseñar programas P2P a Cuba y ponerlos a la venta, incluso para los turoperadores que disponen de un mercado importante. Este factor puede duplicar los viajes por este concepto en menos de un año, lo que para 2015 debiera significar unos cincuenta mil más, de manera que el total se aproxime a los ciento cincuenta mil este año.

Otro factor limitante es la situación de la infraestructura de alojamiento y otros servicios para visitantes de ciudad que hoy tiene el país. El producto hotelero cubano se ha desbalanceado considerable y sostenidamente hacia un producto de “playa con todo incluido”, destinado sobre todo al turista canadiense que evade el crudo invierno donde vive. [7] Esto ya representa hoy un cuello de botella para alojar a los visitantes de todos los mercados que demandan nuestros destinos de ciudad, en particular La Habana, Trinidad, Cienfuegos y otros. Un paliativo importante son las casas particulares, que crecen sobre todo en estos lugares fuertemente demandados, pero no son suficientes ni siempre con el nivel de calidad que se requiere para algunos segmentos de visitantes norteamericanos, en especial de la categoría P2P. De no resolverse este déficit a corto plazo, comenzando por la recuperación del alto porciento de habitaciones fuera de servicio que hoy existe, las cifras mencionadas serán inalcanzables.

Los tres receptivos cubanos autorizados a recibir visitantes de los Estados Unidos (Havanatur Celimar, San Cristóbal y Amistur) no abarcan ni 50% de los norteamericanos que nos visitan, pues se concentran principalmente en los grupos organizados (P2P, académicos, religiosos y otros, obligados a tramitar su viaje con estos receptivos). No ocurre así con los visitantes individuales, que viajan por su cuenta, no siempre reservan hotel u otro servicio previo al viaje, y por tanto no requieren de servicios de estas empresas.

De estos tres operadores solo uno, Havanatur, es de grandes dimensiones, preparado para manejar grandes volúmenes de pasajeros, por lo que, en dependencia del crecimiento real de las visitas, se plantearía la cuestión de ampliar las regulaciones cubanas para atenderlas.  A mi juicio, mientras el bloqueo persista, la tendencia lógica será a mantener lo más reducido posible el número de actores del lado cubano. [8]

Este lado tendrá que identificar bien la demanda real de pasajeros, y separarla de la presión, en buena medida artificial, como veremos, que las nuevas regulaciones establecen, al permitir a cualquier empresa de viajes (agencias, turoperadores y líneas aéreas), participar en la organización de viajes a Cuba. La cantidad de operadores con quien tratar y la de pasajeros que estos podrán traer son dos variables distintas.

Las nuevas regulaciones no indican nada sobre la posibilidad de reservar y pagar por Internet los servicios de viajes, práctica prohibida hasta ahora. Si se eliminara esta prohibición, se podrían usar desde los Estados Unidos tarjetas de crédito o débito para obtener servicios directamente de proveedores cubanos (hoteleros, renta de autos), y el servicio de los receptivos operadores de viajes autorizados en Cuba. OFAC deberá hacer aclaraciones sobre este y otros temas pendientes.

Los actores que han venido operando estos viajes

Entre los protagonistas de esta actividad se encuentran los llamados Carrier Service Providers (CSP), operadores de vuelos charters (rentados) que manejan, con licencia de OFAC, los vuelos directos, junto a Havanatur Celimar, el receptivo y operador aéreo cubano que tiene la franquicia para operarlos. En segundo lugar, están los llamados  Travel Service Providers (TSP), que son agencias de viajes o turoperadores medios o pequeños, también con licencia de OFAC, para ofrecer sus servicios.

Estos dos protagonistas pueden asumir todas las categorías de viajes con Licencia General o Específica, menos la de P2P. Para esta se requería un tercer actor, hasta hoy también con licencia específica de OFAC, que ofreciera programas a esta categoría de pasajeros, quienes debían venir en grupos, no individualmente.

Operadores aéreos (CSP)

El acápite 515.572 de las recién publicadas regulaciones de OFAC relacionadas con proveedores de vuelos entre Cuba y los Estados Unidos elimina la condición de que estos vuelos sean charters, como ha sido hasta ahora. Estos se programan puntualmente o por temporadas determinadas, y se deben establecer, al menos, por todo un año de operación y publicarlos como tales, pueden ser cancelados o modificados a discreción y no constituyen por tanto una ruta aérea de transporte público. Las condiciones del bloqueo norteamericano contra Cuba y las relaciones bilaterales le ha permitido a cada presidente modificar el régimen de estos vuelos, reducir la cantidad de pasajeros que legalmente pueden abordarlos (como hizo George W. Bush al llevarlos casi a su extinción en junio del 2004), o definir desde qué aeropuertos de ese país pueden volar a algún destino en Cuba.

La nueva letra de estas regulaciones no excluye los vuelos regulares, como los que existen entre todos los países con relaciones normales. Aunque esto no significa que las aerolíneas de ambos países se propongan establecer vuelos regulares de inmediato. Un elemento importante a definir es si se mantiene la restricción existente hasta hoy de que los vuelos directos a Cuba desde los Estados Unidos no pueden tener una parada intermedia dentro de ese país antes de arribar al nuestro.

El presidente Obama ya había tomado una medida muy positiva en relación con los vuelos entre ambos países cuando flexibilizó los viajes familiares y las otras licencias generales en 2010, y autorizó a 19 de los principales aeropuertos norteamericanos a realizar vuelos directos a Cuba. Pero esta medida, en vigor desde hace cuatro años, solo se tradujo en la incorporación de un par de aeropuertos más con vuelos directos, ambos ubicados en la Florida: Tampa y Fort Lauderdale. La causa fue la falta de mercado. Estas primeras flexibilizaciones solo aumentaron considerablemente los pasajeros cubanos residentes en los Estados Unidos y sus familiares cercanos, la mayoría concentrados en este estado sureño. [9]

Por estas razones, hasta ahora, las principales líneas aéreas norteamericanas no pueden ir a Cuba con sus vuelos regulares; solo algunas, como American Airlines, han rentado sus aviones a los CSP con licencia para operar vuelos. Tanto American Airlines, como Delta y United, han obtenido la licencia como CSP que les hubiera permitido operar vuelos a nuestro país, pero no las han utilizado, probablemente porque un análisis costo-beneficio les ha aconsejado esperar a que el volumen de pasajeros haga esta relación favorable a operar como CSP. Si las nuevas medidas llevan el volumen de pasajeros entre ambos países hasta este nivel crítico, alguna de estas pudiera dar el salto, lo que daría impulso al aumento de viajeros, por la dialéctica oferta-demanda.

La cuestión de los vuelos regulares requiere, además, un acuerdo bilateral que establezca, por ejemplo, definir las compañía aéreas que participarían y en qué magnitudes (vuelos, destinos, rutas), incluyendo a Cubana de Aviación. Del lado norteamericano, las principales líneas aéreas comienzan a dejar sentados sus intereses y cartas de triunfo para obtener un pedazo del negocio. [10]

Un factor a favor de la facilitación para los operadores aéreos que se mantengan o se incorporen ahora, además de no tener que solicitar licencia para operar, es que solo tendrían que garantizar la declaración jurada a sus pasajeros y conservar los datos de estos por cinco años, así como reportar a OFAC cuando esta lo determine.

Agencias de viajes (TSP)

Para el caso de los TSP, la situación es bien distinta. Estos son hoy poco más de trescientas agencias de viajes con licencia de OFAC, la mayoría concentradas en el sur de la Florida, donde vive más de 70% de los cubanos residentes en los Estados Unidos, y que representan más de 70% del total de viajeros a Cuba. Son escasas las agencias de viajes y turoperadores de otros estados que han obtenido la licencia por simples razones de mercado, pues poco más de cien mil norteamericanos no representa ni 1% de los que viajan fuera del país.

Como vimos al abordar la categoría de viajes P2P, hay un importante número de turoperadores especializados en viajes educacionales que incluyen actividades P2P incorporados a los viajes a Cuba, pero no como tales turoperadores con licencia TSP, sino con licencia P2P. Estos no son meras organizaciones culturales o educacionales, sino poderosas empresas de viajes, que han decidido participar en este negocio, donde ya tienen una operación considerable y resultados económicos nada despreciables, que las motivan a penetrar más el destino Cuba.

Estos turoperadores, sin llegar a tener licencia como TSP (agencia de viajes), ya están  en el mercado y con intenciones de crecer, pues se trata de un destino atractivo. Las nuevas regulaciones eliminan la restricción vigente hasta ahora de que una organización no puede ostentar a la vez licencia como TSP y como P2P. A partir del 15 de enero, cualquier empresa de viajes puede concurrir a este mercado, lo que supondría un crecimiento importante, al menos por la reducción de precios que supone eliminar un intermediario comercialmente innecesario, que hasta ahora cumplía un rol más de gendarme que comercial.

Una pregunta que se hacen varios de estos proveedores de servicios de viajes es si se mantendrá la función de control que la OFAC les ha asignado, como extensión eficiente de la función que esta Oficina del Departamento del Tesoro tiene que realizar. Esto les permitiría modificar su papel hacia uno más dedicado a brindar servicios y ampliarlos, en lugar de guardianes del bloqueo. Lo contenido en las nuevas regulaciones indica que los viajeros solo tendrán que presentar una declaración jurada y los organizadores de viajes deberán continuar reportando a OFAC sobre la identidad de estos y lo que declaran. Habrá que ver cómo funcionará esta regulación en la práctica.

Sobre las restantes nuevas Licencias Generales

La segunda nueva Licencia General, para “Actividades de fundaciones privadas así como institutos de investigación o educacionales” no parece que tendrá mucho impacto en los viajes. Se trata de organizaciones más centradas en temas particulares, al margen de la organización de grupos de viajeros.

La siguiente Licencia General aprobada, “Actuaciones públicas, clínicas, talleres, eventos deportivos y otras competiciones y exhibiciones” constituye un cambio sustancial sobre el tema que hasta ahora estaba limitado exclusivamente a eventos realizados en Cuba por organizaciones internacionales. Esta ampliación de motivos de viajes significará un aumento más cualitativo (para los eventos que se organizan en nuestro país), que cuantitativo, aunque no despreciable en lo absoluto.

Del lado cubano, la baja prioridad que se le concede a esta modalidad de viajes profesionales en los últimos años y la desarticulación del Buró de Eventos y Convenciones de Cuba han conllevado el decrecimiento sostenido de los visitantes por este motivo. El estado negativo de la infraestructura de alojamiento de ciudad, apuntado antes, es otra limitación objetiva. Se debería trabajar para lograr que los eventos se convirtieran en una compensación a la fuerte estacionalidad del turismo en la Isla, concentrado de noviembre a abril y de julio a agosto, con muy baja ocupación hotelera en el resto de los meses, período en que deberían ubicarse la mayoría de los eventos en nuestro país. Este esfuerzo no solo debe referirse a participantes en los eventos desde los Estados Unidos, que pueden ser decenas de miles, sino al efecto sinérgico que tendría, al potenciar la participación de visitantes de otros países.

Por último, dos nuevas Licencias Generales se formulan como “Apoyo al pueblo cubano” y “Proyectos humanitarios”. Esta última incluye temas de particular interés, como los de salud, educación, vocacionales y comunitarios. Estas categorías parecen bien enfiladas a propósitos de influencia política en nuestra sociedad. Por esta razón, no deben constituir factor de aumento apreciable de los viajes, salvo para proyectos aceptados de mutuo acuerdo entre ambos países, que ojalá representen la tendencia predominante. Como no todas las instituciones en ese país tienen intenciones genuinas de ayuda al exterior, la parte cubana tendrá que escoger lo más conveniente al país, tarea nada fácil, pero posible y necesaria. Tenemos cosas que aprender de los Estados Unidos y debemos estar abiertos a ello, en el espíritu presente en las ideas de Robert F. Kennedy, Jr.

Bloqueo e

Consideraciones finales. El factor político

Las nuevas políticas del presidente Obama hacia Cuba tienen enemigos importantes dentro de su país, que todos conocemos. La derecha cubanoamericana ya empezó a lanzar  amenazas dirigidas a limitar el alcance de las medidas que favorecen los viajes. Aunque el Presidente parece haber decidido el camino tomado, incluyendo las relaciones diplomáticas, lo que no tendría vuelta atrás, deberá ser cuidadoso en la aplicación de las medidas, para evitar contrataques legales, que puedan paralizarlas o dañar su presidencia. Esto se muestra fehacientemente en las nuevas regulaciones publicadas por el Departamento del Tesoro.

En resumen, se mantiene el bloqueo económico, comercial y financiero, aunque con algunas flexibilizaciones en cuanto a productos agrícolas, médicos, tecnológicos, de transmisión de datos y comunicaciones. Un aspecto muy importante para los viajes es la posibilidad de tener cuentas bancarias en Cuba, incluyendo a agencias de viajes, turoperadores y operadores aéreos, universidades y organizaciones de varios tipos que participan en esta industria; además de utilizar tarjetas de crédito y débito en Cuba por los visitantes norteamericanos. Ambas decisiones hacen mucho más sencillos los trámites y deben incluso abaratarlos, lo que facilita considerablemente los pagos por servicios recibidos.

La publicación inmediata de las nuevas regulaciones indica una preparación detallada y la intención del lado norteamericano de poner la bola en terreno cubano. El juego se ha intensificado, aunque bajo la restricción que significa el mantenimiento del bloqueo. La eliminación de esta restricción tendrá que ser el principal objetivo de ambas partes.

No todas las Licencias Generales significarán automáticamente aumento de los viajes a Cuba. Solo la definida como P2P, y la relacionada con eventos, pueden tener un efecto inmediato, con crecimientos de decenas de miles de visitantes, que pudieran alcanzar ciento cincuenta mil este año, y doscientos mil en 2016. La incertidumbre sobre la nueva administración en 2017 impide aventurarse más allá. Se trata de cifras estimadas sin rigor estadístico, por lo que puede asumirse un rango de error de 20%. Esta estimación supone que la infraestructura hotelera de nuestras ciudades y los servicios complementarios a los viajes, incluidos la renta de autos, así lo permitan. Esperemos que sí.

Notas

[1] Tabla de entradas a Cuba. Los datos sobre cubanos procedentes de los Estados Unidos son de elaboración propia y han sido estimados en alrededor de 80% del total de cubanos residentes en el exterior que entraron cada año a Cuba. Los datos sobre norteamericanos fueron tomados de José Luis Perelló, “Resumen de llegadas del turismo en Cuba 2013”.

[2]  “Fact Sheet: Charting a New Course on Cuba”, Oficina del Secretario de Prensa de la Casa Blanca, 15 de enero de 2015. Disponible en http://cryptome.org/2014/12/wh-new-course-cuba.pdf.

[3] “Fact Sheet: Treasury and Commerce Announce Regulatory Amendments to the Cuba Sanctions”, Departamento del Tesoro, 15 de enero de 2015. Disponible en www.treasury.gov/press-center/press-releases/Pages/jl9740.aspx.

[4] “Comprehensive Guidelines For License Applications to Engage In Travel-Related Transactions Involving Cuba¨, OFAC, Departamento del Tesoro, 10 de mayo de 2012. Disponible en http://www.treasury.gov/resource-center/sanctions/Programs/Documents/cuba_tr_app.pdf.

[5] “31 CFR Part 515, Cuban Assets Control Regulations”, OFAC, Departamento del Tesoro, 15 de enero de 2015. Disponible en http://www.treasury.gov/resource-center/sanctions/Programs/Documents/31cfr515_new.pdf y  www.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2015/01/31cfr515_new.pdf

[6] Robert F. Kennedy Jr., “El bloqueo a Cuba es un fracaso monumental”, IPS, 5 de enero de 2015.

[7] Miguel Alejandro Figueras, “Dinámica, estancamiento y caída de los ingresos por turista en Cuba”, La Habana, 2013.

[8] Antonio Díaz Medina, “Las nuevas regulaciones de los Estados Unidos para los viajes a Cuba y como abordarlas por nuestro país”, La Habana, 9 de mayo de 2011.

[9] “Aproved U.S. Ports of Entry for flights to and from Cuba”, U.S. Customs and Border Protection, disponible en www.cbp.gov/newsroom/news/spotlights/poe-cuba.

[10] Barbara Peterson, “Flying to Cuba: How Long Will It Take U.S. Airlines to Rev Up Flights?”, 20 de diciembre de 2014, http://www.cntraveler.com/stories/2014-12-20/flying-to-cuba-how-long-will-it-take-u-s-airlines-to-rev-up-flights.

Texto tomado de la publicación: http://temas.cult.cu

*Economista. Profesor de la Facultad de Turismo de la Universidad de La Habana.

Compartir:

Leer más

Cuba y Estados Unidos: ¿Una Nueva Era? Por: Ricardo Alarcón de Quesada*

CubaEl 17 de diciembre, al liberar a los cinco antiterroristas cubanos que guardaron prisión por más de 16 años en Estados Unidos, el presidente Barack Obama reparó una injusticia excesivamente prolongada y al mismo tiempo dio un golpe de timón a la historia.

Reconocer el fracaso de la política anticubana, restablecer las relaciones diplomáticas, suprimir todas las restricciones a su alcance, proponer la eliminación completa del bloqueo y el inicio de una nueva era en las relaciones con Cuba, todo en un solo discurso, rompió cualquier vaticinio y sorprendió a todos, incluyendo a los analistas más sesudos.

La política hostil instaurada por el presidente Dwight Eisenhower (1953-1961), antes del nacimiento del actual mandatario, había sido la norma que aplicaron, con matices casi siempre secundarios, administraciones republicanas y demócratas y fue codificada con la Ley Helms-Burton, sancionada por Bill Clinton en 1996.

En los primeros años la practicaron con bastante éxito. En 1959, al triunfar la Revolución cubana, Estados Unidos estaba en el cenit de su poderío, ejercía indiscutida hegemonía sobre gran parte del mundo y especialmente en el Hemisferio Occidental, que le permitió lograr la exclusión de Cuba de la Organización de Estados Americanos (OEA) y el aislamiento casi total de la isla que pudo contar solo con la ayuda de la Unión Soviética y sus asociados en el Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME), que integraban los países del Pacto de Varsovia.

El derrumbe del llamado “socialismo real” creó en muchos la ilusión de que también llegaba el final para la revolución cubana.

Imaginaron el advenimiento de un largo período de dominio unipolar. Embriagados con la victoria, no apreciaron el sentido profundo de lo que ocurría: el fin de la Guerra Fría abría nuevos espacios para las luchas sociales y colocaba al capitalismo frente a desafíos cada vez más difíciles de encarar.

La caída de muro de Berlín les impidió ver que, al mismo tiempo, en febrero de 1989, estremecía a Venezuela el levantamiento social llamado “el caracazo”, señal indicadora del inicio de una nueva época en América Latina.

Cuba logró sobrevivir a la desaparición de sus antiguos aliados y su resistencia fue factor fundamental en la profunda transformación del continente. Hace años era ostensible el fracaso de una política empeñada en aislar a Cuba, pero que terminó aislando a Estados Unidos como reconoció su actual secretario de Estado, John Kerry.

Una nueva relación con Cuba era indispensable para Washington, necesitado de recomponer sus vínculos con un continente que ya no es más su patio trasero. Lograrlo es fundamental ahora pues, pese a su poderío, Estados Unidos no puede ejercer el cómodo liderazgo de tiempos que no volverán.

Falta aún mucho para alcanzar esa nueva relación. Ante todo es preciso eliminar completamente el bloqueo económico, comercial y financiero como reclaman con renovado vigor importantes sectores del empresariado estadounidense.

Pero normalizar relaciones supondría sobre todo aprender a vivir con lo diferente y abandonar viejos sueños de dominación. Significaría respetar la igualdad soberana de los estados, principio fundamental de la Carta de las Naciones Unidas, que, como muestra la historia, no es del agrado de los poderosos.

Con respecto a la liberación de los cinco prisioneros cubanos, todos los presidentes de Estados Unidos, sin excepción, han utilizado ampliamente la facultad que a ellos exclusivamente otorga el Artículo II, Sección 2, Párrafo 1 de la Constitución. Así ha sido durante más de dos siglos sin que nada ni nadie pudiera limitarlos.

Ese párrafo constitucional faculta al presidente a suspender la ejecución de las sentencias y a conceder indultos, en casos de alegados delitos contra Estados Unidos.

En el caso de los cinco sobraban razones para la clemencia ejecutiva. En 2005 el panel de jueces de la Corte de Apelaciones anuló el proceso contra ellos –definiéndolo como “una tormenta perfecta de prejuicios y hostilidad”- y había ordenado un nuevo juicio.

En 2009 el pleno de la misma Corte determinó que este caso no tenía relación alguna con el espionaje ni la seguridad nacional de Estados Unidos. Ambos veredictos fueron adoptados con total unanimidad.

Respecto al otro cargo importante, el de “conspiración para cometer asesinato” formulado solo contra Gerardo Hernández Nordelo, sus acusadores reconocieron que era imposible probar semejante calumnia e incluso intentaron retirarla en mayo de 2001 en una acción sin precedentes, tomada nada menos que por los fiscales del expresidente George W. Bush (2001-2009).

Hacía ya cinco años que Hernández esperaba alguna respuesta a sus repetidas peticiones a la Corte de Miami para que lo liberase, o accediese a revisar su caso, u ordenase al gobierno presentar las “pruebas” utilizadas para condenarlo o accediese a escucharlo a él o a que el gobierno revelase la magnitud y el alcance del financiamiento oficial a la descomunal campaña mediática que sustentó aquella “tormenta perfecta”.

El tribunal nunca respondió. Nada dijeron tampoco los grandes medios de comunicación ante la inusual parálisis judicial. Era obvio que se trataba de un caso político y sólo podría resolverse con una decisión política. Nadie más que el presidente podría hacerlo.

Obama mostró sabiduría y determinación cuando, en vez de limitarse a usar el poder para excarcelar a cualquier persona, enfrentó valerosamente el problema de fondo. La saga de los cinco era consecuencia de una estrategia agresiva y lo más sabio era poner término a ambas al mismo tiempo.

Nadie puede desconocer la trascendencia de lo anunciado el 17 de diciembre. Sería erróneo, sin embargo, ignorar que aún queda un camino, que puede ser largo y tortuoso, en el que será necesario avanzar con firmeza y sabiduría.

Editado por Pablo Piacentini.

Texto tomado de la publicación: http://www.ipsnoticias.net

Ricardo Alarcón*Doctor en Filosofía y Letras, escritor y político cubano.

Compartir:

Leer más

La cultura del ser, para ganar la guerra cultural. Enrique Ubieta Gómez*

Consume hasta morirLa percepción del problema de la subversión es compleja y es necesario apreciarla desde la dimensión de una guerra cultural. Lo primero, es identificar al enemigo, que erróneamente reducimos a un país. Arribamos a la independencia, precisamente, cuando el capitalismo transitaba de la etapa inicial a la imperialista. El capitalismo es un sistema en continua expansión de territorios y mercados. La primera y la segunda guerras mundiales fueron provocadas por disputas interimperialistas en torno al reparto del mundo. El capitalismo estadounidense, en la medida en que fue expandiéndose, conquistó territorios en el oeste y arrasando con las culturas originarias, para después usurpar más de la mitad del territorio mexicano. El conflicto histórico de Cuba con el imperialismo no se debe a una obsesión patológica de aquel país con el nuestro, o a que tengamos las tierras más hermosas o petróleo, que no tenemos, ni a sentimientos de envidia o de ambición mundanos, responde al carácter intrínseco del capitalismo.

El enemigo de la Cuba que estamos construyendo es el capitalismo, y en un sentido histórico concreto, el imperialismo. La guerra que libramos incluye la percepción, la construcción de modos de vida diferentes, de modelos de vida, de conceptos de felicidad que se opongan, que nieguen los del capitalismo. Y los del capitalismo, los de la cultura del tener, son los hegemónicos en el mundo. Por eso hablamos del capitalismo internacional e insistimos en ese concepto, porque lo que pudiéramos entender como subversión debe analizarse desde dos perspectivas: una primera que pasa inadvertida, y que es el propio proceso de reproducción de valores del sistema por las llamadas industrias culturales, las que crean y reproducen un imaginario en torno a la cultura del tener. Las páginas sociales o del corazón de la prensa plana y televisiva, por ejemplo, cumplen una función ideológica: situar como héroes sociales a los millonarios (empresarios, príncipes, artistas ricos, etc.). Ese imaginario se renueva una y otra vez. Estamos hablando de una construcción de imágenes que se difumina por todas partes, que llega a muchos lugares; que ejerce una gran influencia en la gente. Esto es lo que llamo reproducción de valores del capitalismo, del imaginario capitalista: Hollywood, premios Grammy, Grandes Ligas, NBA: todo ese andamiaje reproduce el criterio de la cultura del tener, a través de su sistema de estrellas, de las que se destaca sobre todo el dinero que devengan y no sus cualidades esenciales. Es un sistema que se supedita al mercado y a través de él, hace ideología. Todo eso llega a Cuba, está en la Televisión cubana, en los paquetes que se distribuyen, está en Internet, pero no se hace solo para Cuba, sino más bien para que no existan otras Cuba.

Una segunda perspectiva, que es la que usualmente consideramos en el concepto de subversión, es moralmente más grave: es la que pudiéramos llamar «intervención programada». Ya no es la simple reproducción global de los valores del capitalismo, sino que es una intervención a la que se destinan millones de dólares, especialmente para derrocar un sistema opuesto ya establecido, como el nuestro, en un país concreto: lo que pasa por el otorgamiento de becas, la introducción de suspicacias, desencantos, divisiones, de programas que idiotizan, porque el capitalismo vende imágenes, ilusiones, pero jamás explicaciones, las elude, trabaja cómodamente con el analfabetismo funcional; en cambio el socialismo necesita que la gente estudie, se prepare, sepa discernir, tener una mirada crítica frente a todo lo que vea.

Esa intervención programada tiene como objetivo final el derrocamiento del sistema socialista —y no el simple cambio de Gobierno— porque el capitalismo no reconoce la posibilidad de que exista otra manera de organización social que no sea la suya: la que se fundamenta en la cultura del tener. En este sentido, tenemos una fortaleza, y es el legado de la obra de José Martí. ¿Cómo se empalma esa obra en nuestra realidad actual, en nuestras pretensiones de construir un camino alternativo al capitalista? En primer lugar está la definición de la praxis política de Martí: «con los pobres de la Tierra quiero yo mi suerte echar»; Martí opta por los más humildes y esta es una Revolución con los humildes, por los humildes y para los humildes. El marxismo no puede entenderse sino como instrumento al servicio de los humildes. Para ser revolucionario, tenemos que estar absolutamente comprometidos con los pobres de la tierra, no en el discurso, sino en la propia actividad política. Una persona que no haya militando nunca a favor de la justicia social —y no me refiero a que sea o no militante del Partido—, sino a que no participe de manera activa en la vida política y social del país, no será consecuente ni con el marxismo, ni con Martí, no podrá considerarse revolucionaria.

En segundo lugar, Martí apuesta por la cultura del ser y en contra de la cultura del tener; es el hombre que escribe la famosa carta a María Mantilla en la que dice que la belleza de un ser humano no radica en lo que lleva por fuera, sino por dentro. Martí engarza también por esta vía con el proyecto socialista; no hay que convertir a Martí en marxista, lo que no era, en un defensor del socialismo tal cual lo entendemos hoy; pero su percepción sobre la cultura del ser es la base del ideario anticapitalista. Y el ser en el socialismo debe recibir según lo que aporte, según su utilidad pública, porque no se trata de que rechacemos el tener, sino de que invirtamos la ecuación. Se vale por lo que se es, no por lo que se tiene. Martí hablaba de la utilidad de la virtud, llevaba el término utilidad, tan caro al pensamiento burgués, al plano ético, de la virtud. Podría añadir otras facetas del pensamiento martiano que hoy nos acompañan, como su antimperialismo y su percepción de la necesaria unidad latinoamericana; su idea de la unidad en la diversidad de fuentes y raíces, la aborigen, la africana, la europea; su exigencia en que seamos creativos. Esta es una guerra compleja, pero contamos con una fortaleza enorme, que es nuestra tradición cultural, aquella que se sustenta en Martí, la que nos condujo a la Revolución.

Transcripción de una intervención oral en un “Diálogos de generaciones”, mesa de debates que organiza el Movimiento Juvenil Martiano.

Texto tomado del blog: http://la-isla-desconocida.blogspot.com.es

Enrique Ubieta 02*Ensayista y periodista. Es autor de los libros Ensayos de identidad (1993), De la historia, los mitos y los hombres (1999), La utopía rearmada (2002), Venezuela rebelde (2006) y Cuba, ¿revolución o reforma? (2012), entre otros. Integró el equipo de redacción de la Historia de la literatura cubana en tres tomos, que preparó el Instituto de Literatura y Lingüística. Fundó y dirigió la revista Contracorriente (1995 – 2004) y la Videoteca Contracorriente del ICAIC (2003 – 2007). Actualmente dirige La Calle del Medio, publicación de opinión y debate. Recibió en 2002 la Distinción por la Cultura Nacional y en el 2011 la Orden Félix Elmuza.

Compartir:

Leer más