La patria os contempla orgullosa. Por: Octavio Fraga Guerra*

Fernando González, Ramón Labañino, Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y René González. Héroes de la República de Cuba. Foto tomada de Cubadebate.

Fernando González, Ramón Labañino, Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y René González. Héroes de la República de Cuba. Foto tomada de Cubadebate.

Con palabras encendidas y textos inquietos hemos de poblar nuestra ruta para quebrar la hoguera de la desesperanza. Toca apertrecharnos de cartas de amor, de prosas urgentes y manifiestos por la vida para seguir empinando los ideales de la humildad, de la historia Patria y el saber llano. Con hechos impostergables, incondicionales entregas y sacrificios se hacen obras humanistas que son herencia y virtud, para los que aún les toca crecer.

Con la cultura y el agudo pensamiento, hemos de arar despacio para caminar erguidos y atentos ante los sinuosos vientos de mediocridad y falsas huellas venidas de tierras extrañas. Hemos de mirar con aplomo y sabía, el trazo confuso de sustantivos inversos, que con vestidos de ropajes “modernos”, nos quieren cercar en los predios del silencio y la quebrada.

La historia de nuestra nación y el ejemplo de Fidel, de Raúl y nuestros patriotas, nos enseñaron que la gran obra de la Revolución se hace con las manos, con la entrega. Con pasión y constancia que es el antídoto medular de la derrota.

Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Fernando González, Antonio Guerrero y René González ya están en casa. La nación cubana desborda de alegría y emoción ante el retorno de sus hijos. Ellos nos han dado ejemplares pruebas de humildad, de fidelidad a la Patria, a la Revolución y al ideario de nuestro José Martí, que nos alertó siempre del peligro -que aún nos acecha-, ante las apetencias de un imperio que siempre nos ha respetado.

Saben que la unidad y la fortaleza del pueblo cubano son inquebrantables. Tiran de mercenarios tarifados, de lacayos con precios. Se apropian de armas “arrojadizas” para subvertir el destino de la nación. Y lo hacen desesperados, inmersos en el atolladero de la reiterada derrota. La ignorancia sobre la historia de Cuba sigue siendo el verdadero obstáculo de su nefasto e inaceptable proceder.

Nos toca seguir haciendo por la vida y por todos. Nos asiste el derecho y el deber de seguir labrando una América culta y unida. Ese fue el legado de Bolívar y Martí. Con ellos tenemos una deuda de gratitud e historia.

Gracias hermanos Gerardo, Ramón, Fernando, Antonio y René por hacer de nuestra Patria una casa hermosa.

Madrid, 18 de diciembre de 2014.

*Editor del blog: http://cinereverso.org

Compartir:

Deja un comentario

AlphaOmega Captcha Classica  –  Enter Security Code
     
 

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *