Cómo derechizar a un izquierdista. Por: Frei Betto*

Che 15

Ser de izquierda es, desde que esa clasificación surgió con la Revolución Francesa, optar por los pobres, indignarse ante la exclusión social, inconformarse con toda forma de injusticia o, como decía Bobbio, considerar una aberración la desigualdad social.

Ser de derechas es tolerar injusticias, considerar los imperativos del mercado por encima de los derechos humanos, encarar la pobreza como tacha incurable, creer que existen personas y pueblos intrínsecamente superiores a los demás.

Ser izquierdista -patología diagnosticada por Lenin como ‘enfermedad infantil del comunismo’- es quedar enfrentado al poder burgués hasta llegar a formar parte del mismo. El izquierdista es un fundamentalista en su propia causa. Encarna todos los esquemas religiosos propios de los fundamentalistas de la fe. Se llena la boca con dogmas y venera a un líder. Si el líder estornuda, él aplaude; si llora, él se entristece; si cambia de opinión, él rápidamente analiza la coyuntura para tratar de demostrar que en la actual correlación de fuerzas…

El izquierdista adora las categorías académicas de la izquierda, pero se iguala al general Figueiredo en un punto: no soporta el tufo del pueblo. Para él, pueblo es ese sustantivo abstracto que sólo le parece concreto a la hora de acumular votos. Entonces el izquierdista se acerca a los pobres, no porque le preocupe su situación sino con el único propósito de acarrear votos para sí o/y para su camarilla. Pasadas las elecciones, adiós que te vi y ¡hasta la contienda siguiente!

Como el izquierdista no tiene principios, sino intereses, nada hay más fácil que derechizarlo. Dele un buen empleo. Pero que no sea trabajo, eso que obliga al común de los mortales a ganar el pan con sangre, sudor y lágrimas. Tiene que ser uno de esos empleos donde pagan buen salario y otorgan más derechos que deberes exigen. Sobre todo si se trata del ámbito público. Aunque podría ser también en la iniciativa privada. Lo importante es que el izquierdista sienta que le corresponde un significativo aumento de su bolsa particular.

Así sucede cuando es elegido o nombrado para una función pública o asume un cargo de jefe en una empresa particular. De inmediato baja la guardia. No hace autocrítica. Sencillamente el olor del dinero, combinado con la función del poder, produce la irresistible alquimia capaz de hacer torcer el brazo al más retórico de los revolucionarios.

Buen salario, funciones de jefe, regalías, he ahí los ingredientes capaces de embriagar a un izquierdista en su itinerario rumbo a la derecha vergonzante, la que actúa como tal pero sin asumirla. Después el izquierdista cambia de amistades y de caprichos. Cambia el aguardiente por el vino importado, la cerveza por el güisqui escocés, el apartamento por el condominio cerrado, las rondas en el bar por las recepciones y las fiestas suntuosas.

Si lo busca un compañero de los viejos tiempos, despista, no atiende, delega el caso en la secretaria, y con disimulo se queja del ‘molestón’. Ahora todos sus pasos se mueven, con quirúrgica precisión, por la senda hacia el poder. Le encanta alternar con gente importante: empresarios, riquillos, latifundistas. Se hace querer con regalos y obsequios. Su mayor desgracia sería volver a lo que era, desprovisto de halagos y carantoñas, ciudadano común en lucha por la sobrevivencia.

¡Adiós ideales, utopías, sueños! Viva el pragmatismo, la política de resultados, la connivencia, las triquiñuelas realizadas con mano experta (aunque sobre la marcha sucedan percances. En este caso el izquierdista cuenta con la rápida ayuda de sus pares: el silencio obsequioso, el hacer como que no sucedió nada, hoy por ti, mañana por mí…).

Me acordé de esta caracterización porque, hace unos días, encontré en una reunión a un antiguo compañero de los movimientos populares, cómplice en la lucha contra la dictadura. Me preguntó si yo todavía andaba con esa ‘gente de la periferia’. Y pontificó: “Qué estupidez que te hayas salido del gobierno. Allí hubieras podido hacer más por ese pueblo”.

Me dieron ganas de reír delante de dicho compañero que, antes, hubiera hecho al Che Guevara sentirse un pequeño burgués, de tan grande como era su fervor revolucionario. Me contuve para no ser indelicado con dicho ridículo personaje, de cabellos engominados, traje fino, zapatos como para calzar ángeles. Sólo le respondí: “Me volví reaccionario, fiel a mis antiguos principios. Prefiero correr el riesgo de equivocarme con los pobres que tener la pretensión de acertar sin ellos”.

Tomado de la publicación: www.patriagrande.com.ve

Frei Betto*Fraile domínico brasileño. Uno de los máximos exponentes de la Teología de la Liberación. Es el autor del libro “Fidel y la Religión”, “Conversación sobre la fe y la ciencia”, junto con Marcelo Gleiser, entre otros libros.


Compartir:

18 Responses to Cómo derechizar a un izquierdista. Por: Frei Betto*

  1. Jorge Pedro dice:

    bien todo una historia relatada

  2. Juan Manuel Hernández dice:

    No coincido para nada con su punto de vista, por que según el, una persona que comulga con ideas de izquierda debe vivir en la pobreza, hay ejemplos de personajes de la izquierda mundial que siendo de izquierda tenían ingresos económicos importantes por su actividad,ejemplos; actores, escritores, actores, científicos, etc.

    • Adolo Guadarrama dice:

      Y a eso se refiere :)…deja de ser “izquierdista” al vivir de lo que tanto critica en público y codearse amistosamente con los burgueses oligarcas imperialistas jajaja (lo hace un hipócrita)
      :)….Donde hay corrupción, no puede existir revolución.

      • dwn dice:

        Donde hay corrupción es donde debe haber revolución, esa es la dinámica. Ahora ser de izquierda no significa que deba vivir mal, y mucho menos descuidar su seguridad, pues en este país no pensar igual al gobierno actual es subversión, terrorismo, es ser enemigo directo, entonces una persona que sea de izquierda y tenga algo de poder no puede exponer su vida . La izquierda es el deber ser una sociedad

    • Alejandro Garrido dice:

      Pues una persona de izquierdas no puede ser de dinero, por el simple hecho que para llegar a esa situación sólo lo puede lograr a través de la explotación de otros, y si fue por herencia, ésta fue por lo anterior también. Es una contradicción.

      • Francisca Jeffs dice:

        juzgar a un rico de izquierda por la explotación en la que incurrieron sus padres y abuelos es tan estúpido y fascista como juzgar a un pobre por que los suyos no trabajaron, o por que su trabajo no les permitió salir de la pobreza.

    • Adriana Lopez dice:

      en este sentido…Puede haber un derechista izquierdista?

  3. Leonardo Jara dice:

    Hay dos formas de hacer las cosas una es dentro de ellas y otra desde afuera. Muy de acuerdo en que un Izquierdista debe aparentar a veces pero sus ideales por ningun momento deben ser tentados y dejarese llevar por el “Auris sacra fames”

  4. KARLA dice:

    Es un articulo falto de historia!!!! Me parece una nota muy lejos de la realidad común del izquierdista, me suena mas a centralistas, de eso que no están mal con nadie, la historia lo demuestra! La izquierda real no es aquella que vive en la miseria, es aquella que lucha por la revindicacion de sus aspiraciones, tanto sociales como económicas, es aquella que no esta dentro de las grades cúpulas partidistas, menos de mayorías. Este articulo no solo ofende a quienes hemos estado en la lucha constante si no que ademas nos hemos superado, intelectualmente, social y económicamente por esfuerzo propio, quizás utilizando herramientas del sistema, pero no tendrían resultado alguno si no fuera por el merito propio, me parece absurda, y fuera de la racionalidad, mis padres son de izquierda, nacieron en distintos estratos mi madre es hija de maestro mueblista y mi padre de obrero de Chuquicamata, y ambos son humanistas, por ende de izquierda, ninguno hoy es pobre, pero aun así luchan porque no es la pobreza, ni el ámbito social en el que estés el que te determina ideologicamente, son los valores, “valores” que adquieres con la vida y la construcción familiar, ya sea sanguínea o putativa. Es fácil critica y escribir sobre un sector de la sociedad, cuando de este no eres participe y menos perteneciente a la historias de vida de ese sector!

    • admin dice:

      Hola Karla: No todo texto tiene que llevar siempre un contenido o prisma histórico. Lo que hace este autor es criticar a los falsos izquierdista que pululan en nuestras sociedades. Por supuesto que para ser de izquierda no hay que ser pobre o vivir en la miseria como expresas en tu comentario. Ser de izquierdas implica una actitud ante la vida, ante la sociedad, ante los priblemas del presente y el futuro. Este artículo no ofende a la izquierda, más bien desenmarcara a la falsa izquierda. Tomo parte de un comentario que le hice a otro lector sobre este mismo texto, donde expreso: “Creo que usted no ha entendido este texto y la composición contenido-foto que concebí para el. En primer lugar no hago apología a la derecha. Soy un cubano marxista y martiano. Por tanto la derecha es mi enemigo. Frei Betto es un fraile -es cierto-, un fraile que desarrolla su labor apegado a los más humildes y pobres de esta tierra. Por tanto es un hombre que lucha contra los poderes económicos, militares y financieros que imperan en este planeta. Le recomiendo su libro: “Fidel y la religión”. Hombres como el tienen espacio en mi blog. El Che es una imagen clara y necesaria, porque es uno de mis referentes humanos y revolucionarios del que el autor se refiere con halagos. Lo que expresa este texto -en esencia-, es una crítica a los falsos hombres y mujeres de “izquierdas”, sectarios, dogmáticos y opotunistas. Frei Betto tiene toda la autoidad moral para hacerlo. Le sugiero que indage más sobre su vida y obra”. Karla, coincido totalmente sobre la impotancia de los valores. Es para mi la principal crisis que vive el planeta. Que tenga un buen día. Octavio Fraga Guerra.

  5. jose Luis dice:

    Pero que comodidad!, desde un país imperialista, haciendo la apología de la derecha, basándola en opiniones de un fraile, vomitando toda clase de falacias sobre los izquierdistas, uf!, que hazaña intelectual, estoy asombrado. Ahhh, me olvidaba, y usando la imagen del Che, para darle mayor peso a sus pendejadas!

    • admin dice:

      José Luis: Creo que usted no ha entendido este texto y la composición contenido-foto que concebí para el. En primer lugar no hago apología a la derecha. Soy un cubano marxista y martiano. Por tanto la derecha es mi enemigo. Frei Betto es un fraile -es cierto-, un fraile que desarrolla su labor apegado a los más humildes y pobres de esta tierra. Por tanto es un hombre que lucha contra los poderes económicos, militares y financieros que imperan en este planeta. Le recomiendo su libro: “Fidel y la religión”. Hombres como el tienen espacio en mi blog. El Che es una imagen clara y necesaria, porque es uno de mis referentes humanos y revolucionarios del que el autor se refiere con halagos. Lo que expresa este texto -en esencia-, es una crítica a los falsos hombres y mujeres de “izquierdas”, sectarios, dogmáticos y opotunistas. Frei Betto tiene toda la autoidad moral para hacerlo. Le sugiero que indage más sobre su vida y obra. Que tenga un buen día. Octavio Fraga Guerra

  6. LA PATRIA ES EL HOMBRE dice:

    ” Porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, por el cual, condicionándolo algunos, se extraviaron de la fe y se torturaron con muchos dolores.” 1 Timoteo 6:10 Quien se identifica y hace empatia con los pobres, por fuerza natural se une a la causa y la mente del Cristo Redentor, nadie como El, para entender que la mente humana no debe estar puesta en los afanes humanos, sino en la Palabra de Dios. Tremenda ironía: Muchos revolucionarios desconocen o niegan a Cristo, pero todo el pensamiento y doctrina de amor al projimo y auxilio al desposeido, esta fundamentado en La Biblia…Seamos realistas, el sistema de este mundo está corrompido hasta sus cimientos y en la acera del frente, el mensaje liberador:” Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?” Mateo 6:25 pero es mucho pedir a quienes solo caminan sobre sus vientres, como dijo Napoleon Bonaparte…hay un solo camino para una humanidad perdida; y es Cristo el Mesias y no hablo de religión, NO, porque el dogma se impone sobre la verdad sencilla, por esto Jesucristo fue perseguido, por ir contra “el sistema” de gobierno humano…si bajase de nuevo como humano, lo vuelven a crucificar, los religiosos de hoy,porque “no es conveniente” La Filosofia de Cristo no es religión, es RELACIÓN.

  7. Rafael dice:

    “Ser de izquierda es, desde que esa clasificación surgió con la Revolución Francesa, optar por los pobres, indignarse ante la exclusión social, inconformarse con toda forma de injusticia o, como decía Bobbio, considerar una aberración la desigualdad social.

    Ser de derechas es tolerar injusticias, considerar los imperativos del mercado por encima de los derechos humanos, encarar la pobreza como tacha incurable, creer que existen personas y pueblos intrínsecamente superiores a los demás.”

    Para mí ninguno de los dos extremos es bueno, lo ideal sería una ideología centrista que incluya lo positivo de ambos, ejemplo:

    1. Lo de tolerar injusticias dependería de lo que la mayoría considera justo. Los derechos de una persona no deberían estar por encima de otros. Nuestros derechos terminan, donde comienzan los de los demás. Cumple con tus obligaciones, y los derechos ajenos se generarán naturalmente.
    2. El mercado deberías ser una herramienta para el crecimiento económico individual y una oportunidad de todos, de hecho funciona así sí sabés utilizarlo y no tiene por qué pisotear los derechos humanos.
    3. Es verdad que la pobreza es imposible erradicar totalmente, pero no por eso se le debe dar las espaldas. Creo que el rico viviría mejor en un país donde no le maten por un celular y donde conviva con gente educada.
    4. ¿Existen pueblos superiores? No lo creo, pero es cierto que existen pueblos con mejor desarrollo humano y desarrollo económico.
    5. Se debería encontrar un equilibrio entre la libertad personal y la libertad económica.

    Lo que no termino de entender es por qué tu ideología debe estar estrictamente relacionada con tus finanzas personales, o sea, por qué precisamente el izquierdista tiene que ser pobre y el derechista rico. Si los dos trabajan los dos tienen derecho a generar riquezas.

    Además, cuando relacionan al izquierdismo con la haraganería, pienso en los chinos y termino un poco confundido jejeje… Las dos ideologías radicales y extremistas son incoherentes y fantasiosas para mí.

    PD: ¡Sacale por favor el case sensitive de tu captcha!

  8. Yoltik dice:

    Personalmente opino que éste artículo es muy bueno ya que desde un principio establece la diferencia entre ser de izquierda y ser izquierdista, entendiendo así que ser de izquierda es sentir toda lucha social o individual como tuya, por lo tanto ser izquierdista es sólo llenarse la boca con teoría marxista y frases revolucionarias sin sentir la más mínima empatía por la desgracia del prójimo. El Comandante Ernesto Guevara tenía un concepto del revolucionario que se basaba simplemente en sentir amor por el prójimo y sentirse indignado por la división social y demás situaciones propias del capitalismo.
    No he tenido la oportunidad de toparme con el libro “Fidel y la Religión” pero lo buscaré.
    ¡Gracias por el post y saludos!

  9. Krisnaji dice:

    Mientras sigamos viviendo con ideologías de “izquierda” o “derecha”, existirán las divisiones que nos llevan irremediablemente a las guerras o como mínimo al odio social. Ya que en muchos casos la política se ha vuelto un dogma fanático. Por lo que, el hecho de una persona diga que es de izquierda o derecha no lo hace mejor ser humano que otro. Lo que necesitamos es seres humanos responsables y no seres humanos manipuladores, y con responsables quiero decir personas que entiendan que forman parte de un mundo en donde viven o vivirán sus hijos, nietos. etc. Y por eso, es que desea que el mundo sea un lugar mejor, pero si la humanidad no entiende esto -como hasta ahora lo ha hecho- seguiremos llevando etiquetas y sin importar nuestra ideología seguiremos prestando atención a falsos ídolos, y no a la gente que realmente importa. Creo que los países necesitan son buenos gerentes y también mecanismos para remover a estos gerentes si no hacen bien su trabajo, no necesitamos figuras que nos parezcan simpáticas y que luego sean los peores tiranos, muchos son los que manipulan a la gente a su antojo y luego quieren perpetuarse en el poder hasta el fin de sus vidas, todo gracias a que muchos les suena bonito la palabra “revolución”, todos quieren es el poder. Así que, si seguimos dándole más importancia a las ideologías que a los seres humanos, estaremos mal. Que si la gente que tiene mucho poder y dinero no quiere a los pobres, pues, debe existir alguna ley que los obligue a contribuir con el crecimiento de las naciones y punto, así como esa misma ley debe ser ejercida por las personas más ejemplares, no por los más corruptos. Todas las personas deben tener, salud, educación, alimento y un lugar donde vivir, siendo esto fruto de su trabajo claro, pero teniendo la oportunidad siempre de tener todo esto. Que las personas puedan ser tan prosperas como quieran, quiere decir que si usted estudia mucho y luego trabaja de manera eficiente puede tener X prosperidad, sin importar de donde viene, todos deben tener las mimas oportunidades, solo debe depender del individuo si las toma o no, sin que esto tenga que ver con un estado paternalista, que solo genera vagos y maleantes y eso tampoco es bueno. Empecemos por servir a nuestro propio entorno y ser responsables y si los demás siguen el ejemplo tendremos otro mundo, un mundo sin tanta ideología y ego. Un mundo en donde entendamos que la palabra “revolución” no es ser de izquierda, derecha o centro, sino que es realizar un cambio total y completo en el ser humano en sí, un cambio que no separa sino en donde entendemos que somos un todo.

  10. Tito Olivo dice:

    Exactamente lo que han hecho los Peledeistas acá desde el poder, si quieren saber mas sobre ese tema, se dan un viaje a la República Dominicana y estudian el comportamiento de los Peledeistas

  11. pat bahe dice:

    Coincido al 100 con el texto, ser de IZQUIERDA no es igual a ser
    “Izquierdista”; lástima que nuestro gobierno esté repleto de estos
    Últimos..

Deja un comentario

AlphaOmega Captcha Classica  –  Enter Security Code
     
 

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.