Masacrar al periodismo (+Video)

Cartel del filme documental La Guerra contra el Periodismo: El Caso Julian Assange, de Juan Passarelli

Por Octavio Fraga Guerra @CineReverso

Anticipo que el documental que desmontaré en esta ocasión no es una pieza fílmica de denuncia, aunque algunos cuantos le podrían esa etiqueta. Son muchas las urgencias que, en su centenaria historia, han sido narradas mediante dicho género audiovisual. Se edifican como textos que aportan ideas, impulsan reflexiones, singularizan temas o forjan sustantivos resortes ideoestéticos. Son estos algunos de sus consensuados distingos.

Con la no ficción también se asientan los legados culturales de la singularidad y la diversidad, entretejidas en narraciones que subrayan valores identitarios. Al leer sus páginas fílmicas se nos develan las muchas culturas que convergen.

Son parte de sus brazas distintivas informar, interrogar la realidad o reconstruir el tiempo pretérito. Mucha de la filmografía universal que apunta hacia la no ficción, apunta también hacia la retórica editorial, hacia el periodismo de investigación.

Los atributos que caracterizan al cine documental son esenciales para el enriquecimiento de la familia, las sinergias de la escuela, Y claro está, aporta trazos formativos a una comunidad, a los estamentos socioculturales de una nación.

Este género audiovisual es como un libro de renovadas escrituras y urge jerarquizarlo en un prominente lugar, en complicidad con los signos de una “nueva” sociedad que apuesta, legítimamente, por otras formas de lecturas.

Compartiré más adelante apuntes sobre un filme pensado para la inmediatez, para el a