Los niños de Arna (Documental, Palestina)
Los niños de Arna (Documental, Palestina)

Directores: Danniel Danniel y Juliano Mer Khamis Arna Mer Khamis, una mujer judía y casada con un palestino, decidió en 1989 poner en marcha un grupo de teatro a través …

Compartir:

Leer más
Imagen final (Documental,  Argentina – Chile – Dinamarca – Suecia)
Imagen final (Documental, Argentina – ...

Director: Andrés Habegger Documental acerca de la muerte del camarógrafo argentino Leonardo Henrichsen. En junio de 1973, en Santiago de Chile, filmó su propia muerte en manos de militares. Treinta …

Compartir:

Leer más
Viviendo al límite (Documental, Cuba)
Viviendo al límite (Documental, Cuba)

Directora: Belkis Vega Sinopsis: Este filme, escrito, dirigido y producido por la cineasta Belkis Vega Belmonte es un conmovedor y humano retrato de un grupo de personas infectadas con el …

Compartir:

Leer más
¿Por qué quebró Mc Donald’s? (Documental, Bolivia)
¿Por qué quebró Mc Donald’s? (Documental, Bol...

Director: Fernando Martínez Sinopsis Diciembre 2002. La transnacional de la comida rápida Mc. Donald’s quiebra, y cierra sus restaurantes en Bolivia. Las noticias sólo contaron las razones económicas de la …

Compartir:

Leer más
Zero, investigación sobre el 11S (Documental, Italia)
Zero, investigación sobre el 11S (Documental,...

Realizadores: Franco Fracassi y Francesco Trento. En Italia, un grupo de escritores, periodistas y profesores ha publicado un libro titulado “ZERO, perché la versiones ufficiale sull’11/9 è un falso” / …

Compartir:

Leer más
Cuarto Poder (Documental, España)
Cuarto Poder (Documental, España)

Realizadores: Pablo M. Roldán y Miriam Díaz-Crespo Sinopsis A pesar de las supuestas diferencias ideológicas de los grandes medios de comunicación españoles, sus informaciones coinciden unánimemente en condenar y caracterizar …

Compartir:

Leer más
Tlatelolco: las claves de la masacre
Tlatelolco: las claves de la masacre

Tlatelolco: las claves de la masacre reúne todo el material cinematográfico conocido sobre los sucesos del 2 de octubre de 1968; identifica a los jefes militares que provocaron la matanza …

Compartir:

Leer más
Nodo50. Error en el sistema
Nodo50. Error en el sistema

A principios de 2011 la asamblea de Nodo50 empieza a valorar mudar sus servidores a un nuevo centro de datos, Bahnhof, en Suecia. De aquellos trabajos de planificación previa, para …

Compartir:

Leer más
La niebla en las palmeras
La niebla en las palmeras

Tengo una deuda con los documentalistas españoles Lola Salvador y Carlos Molinero, los realizadores del documental: “La niebla en las palmeras”. Una obra que rompe los esquemas y los “conceptos” …

Compartir:

Leer más
Escuela de Tres Mundos
Escuela de Tres Mundos

La mítica Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños radicada en La Habana, acoge en “muy poco espacio”, talento, creatividad y ganas de hacer arte. …

Compartir:

Leer más
El fascismo ordinario
El fascismo ordinario

Mi padre me hablaba mucho de este filme. Me comentaba de sus valores cinematográficos e históricos, como ejemplo vital de una obra cinematográfica que sabe conjugar lo genuinamente artístico con …

Compartir:

Leer más
El porvenir
El porvenir

El documental narra el drama vivido por los familiares de los masacrados de la Granja Penal El Porvenir, ocurrido en la ciudad de La Ceiba, Honduras, la mañana del 5 …

Compartir:

Leer más
Super Size Me
Super Size Me

Un clásico del cine documental norteamericano. Una obra de posturas y claras definiciones sociales. Sobre Super Size Me, escribí en una reseña que sacaré a la luz en, La otra …

Compartir:

Leer más

El cartel del cine cubano, un volumen necesario. Po...

Con la presencia de Consejero Cultural de la Embajada de España en Cuba, el Sr. Guillermo Corral, de Reinaldo González, Premio Nacional de Literatura y de Ignacio González, director de Ediciones La Palma, de Madrid, se presentó el libro En cartel cubano llama dos veces, de la especialista de la Cinemateca de Cuba Sara Vega.

Financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional, en alianza con la Cinemateca de Cuba, el texto, dedicado a la cartelística, es el primero de una colección llamada La bitácora del cine cubano.

Según palabras del Consejero Cultural, “el cartel en Cuba tiene una enorme tradición y también se ha ganado un gran respeto y prestigio internacional bien justificado.

Por su parte, Reinaldo González expresó que “el cartel cubano nos enseñó a ser sutiles, a sugerir, sintetizar y a poner una imagen en lugar de muchos discursos; también a construir el buen gusto en nuestra sociedad. Este libro es un objeto “dulce” para trabajar con él y descubrir cómo se estructura. Es un libro bello”.

Su importancia, apuntó, está también en la información que contiene. Desde el prólogo, escrito por Luciano Castillo, hasta el minucioso trabajo de Sara Vega, con su empeño de no dejar nada fuera y contar las historias que están alrededor del cartel mismo”.

En cartel cubano llama dos veces constituye un ejemplar imprescindible para entender y apreciar la tradición de la cartelística del cine nacional.

Tomado de: http://www.lajiribilla.cu

*(La Habana, 1966) Licenciado en Comunicación Audiovisual (Instituto Superior de Arte). Editor del blog CineReverso. Productor y guionista de cine y televisión. Articulista de la revista cultural La Jiribilla. Colaborador de las publicaciones Cubarte, Canarias Semanal y Cubainformación, estas dos últimas del Estado Español.

fraga.guerra@gmail.com

https://www.facebook.com/cinereverso

https://twitter.com/CineReverso

Compartir:

Épica y tenacidad en el cine cubano contemporáneo. ...

En nuestra nación el cine épico tuvo su período de florecimiento en los albores de la Revolución. El ICAIC, fundado el 24 de marzo de 1959 como institución productora y gestora de las políticas culturales de nuestra cinematografía, subrayó los temas históricos, en particular la gesta emancipadora de la Isla. Historias de la Revolución (1960), de Tomás Gutiérrez Alea; El joven rebelde (1961), de Julio García Espinosa; Realengo 18 (1961), de Oscar Torres y Eduardo Manet; o Cuba´58 (1962), de Jorge Fraga son tan solo algunos de los filmes de ficción materializados en ese período fundacional que entroncan con esta esencial experiencia.

En décadas posteriores se concretaron otras puestas de amplia factura y renovados estilos como parte de esa estrategia de visibilizar la historia, la pretérita memoria y la eticidad de la sociedad cubana. Se retrataron, desde dispares narrativas, relevantes hechos, requeridas biografías e impostergables pasajes donde la sociedad cubana se vio representada, historiada, dibujada en veinte cuatro cuadros por segundo.

Textos fílmicos como David (1967), de Enrique Pineda Barnet; La odisea del General José (1968), de Jorge Fraga; La primera carga al machete (1969), de Manuel Octavio Gómez; Páginas del diario de José Martí (1971), de José Massip; Mella (1975), de Enrique Pineda Barnet; Primero de enero (1984), de Miguel Torres; Baraguá (1986), de José Massip; Asalto al amanecer (1988), de Miguel Torres, nos confirma lo vital que resulta de construir un cine jerarquizador de nuestros valores patrios, los medulares hechos de la nación, así como de los prominentes momentos de la historia nacional y locales.

Esta filmografía fue desarrollada por más de una generación de cineastas que tuvieron en el documental y en los Noticieros ICAIC las necesarias escuelas, una práctica que ha sido superada en las últimas décadas con la fundación de la Facultad de Comunicación Audiovisual de la Universidad de las Artes y de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños. La impronta desarrollada al calor de la Revolución, los desafíos de cinematografiar nuestra rica historia, el compromiso de asumir las más descollantes epopeyas y sus protagonistas, fueron algunas de las ramas de este frondoso árbol, ralentizado por la crisis económica de la década de los noventa del siglo pasado.

Si repasamos las producciones de este siglo, estos dos grandes temas: épica y tenacidad, escasean en la cinematografía cubana. Kangamba (2008), de Rogelio París; Ciudad en rojo (2009), de Rebeca Chávez; Sumbe (2011), de Eduardo Moya; José Martí: el ojo del canario (2011), de Ferrando Pérez; La emboscada (2015), de Alejandro Gil y Cuba Libre (2015), de Jorge Luis Sánchez son los filmes de ficción que engarzan con este apartado. Al Instituto Cubano del Arte e Industrias Cinematográficas (ICAIC) y al resto de las casas productoras del país les asiste llenar estos vacíos, también de pensamientos, de lúcidas ideas. Son proyectos que han de ser solventados con una mayor producción de obras de ficción y de documentales, género este último que en nuestra Isla ha de crecer, evolucionar con obras de mayor factura, de notorio acabado.

Para este reto se impone diseñar lógicas de producción más allá de los nichos creativos y de gestión audiovisual. Son ideas básicas que han de materializarse desde una pensada articulación entre las casas generadoras de audiovisuales y multimedia y las instituciones productoras contenidos ideoestéticos y culturales. Esta variable ha de ser acompañada por un redimensionamiento de los esquemas de trabajo hacia una mayor flexibilidad, dinamismo y trascendencia que cale en la sociedad cubana y en otras geografías. Estas ideas no desconocen lo complejo del escenario económico nacional ni las políticas de centralización de los recursos financieros, idea esta defendida por el Che.

Se impone suscribir incentivos en los servicios, una de las habituales fuentes de ingreso de la cinematografía cubana. Vale la pena elaborar proyectos cuyos contenidos sean de interés para casas productoras foráneas, que cristalicen en nuestras fronteras y superen los tradicionales esquemas de las coproducciones, no exentas de retos. Para este empeño se han de integrar otras instituciones afines al arte y la cultura, así como entidades gubernamentales pensadas como activas colaboradoras de estos propósitos.

Las nuevas tecnologías abrieron paso a un estadío alentador para el desarrollo del cine cubano. Los filmes Leontina (2016), de Rudy Mora, y Bailando con Margot (2016), de Arturo Santana, no los confirman. Escenarios pretéritos construidos por estas herramientas permiten desarrollar y construir locaciones de legítima factura. El cine nacional crecerá con esas herramientas cada vez más reconocidas y usadas por jóvenes cineastas, desatadas en todo un entramado de ideas y sueños que ha tenido mayor desarrollo en las producciones de videoclip de factura nacional.

¿Épica y tenacidad solo para los filmes que abordan nuestras luchas independentistas, nuestra historia? No, son muchos los relatos a cinematografiar en 58 años de Revolución que “esperan” por los sabores del celuloide.

En estos tres últimos lustros ha sido fotografiada por el cine documental la obra de nuestros colaboradores en misiones internacionalistas. Sin embargo, su arte final no ha tenido la exigida factura. El tono reporteril, el empastado didactismo, la buscada y no siempre lograda suma de emociones, son desaciertos a tener en cuenta ante la necesidad histórica de documentar, pero también de ficcionar los relatos de nuestros compatriotas.

Hace más 30 años se fundó en Cuba el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (1 de julio de 1986). La institución sentó las bases para el desarrollo de los llamados polos científicos, enclavado en la capital y en varias provincias del país. Detrás de esas prominentes instituciones habitan muchas historias que podrían ser montadas en renovados textos cinematográficos. Los desvelos de sus protagonistas, el humanismo  de sus investigadores y los desafíos vencidos por la tenacidad y la ética de estos grandes creadores, son buenos pretextos para actualizadas puestas de cine.

Será gratificante conocer la vida y la obra de prominentes científicos de nuestra Isla. Nos asiste fotografiarlas, legitimarlas, humanizarlas. Para este escenario, casi virgen, cabe el documental y la ficción. Dichos sueños implican todo un trabajo de búsqueda de las historias de las muchas epopeyas vividas. En ese proceso de indagación afloran las ideas, los guiones, la empatía y el compromiso con los sueños cumplidos por los investigadores cubanos.

El Ballet Nacional de Cuba; sin dudas, una de nuestras agrupaciones culturales de mayor prestigio internacional, fortalece el sentido de la tenacidad, el orgullo de ser parte de esta Isla, nuestro apego a la nación y sus conquistas. Sin embargo, el séptimo arte no lo ha fotografiado más allá de la puesta en escena audiovisual o en los espacios informativos, filmando solo desde la epidermis de sus creadores. ¿Cuántas historias que habitan tras bambalinas se podrían contar? ¿Cómo logran nuestros bailarines esos prominentes resultados? ¿Es que estamos “condenados” a conocer solo las puestas de realizadores foráneos que abordan dichos temas? Son estas, a fin de cuentas, meras provocaciones para seducir a los narradores fílmicos.

En la misma línea de la tenacidad, dos ejemplos dispares son válidos para varias puestas de ficción y documental. La ejemplar faena de la cruzada teatral de Guantánamo y la obra de los constructores que con los pedraplenes unieron a nuestro archipiélago con la cayería norte del país.

La experiencia de la cruzada teatral de Guantánamo, que cada año se realiza en la oriental provincia, merece al menos un texto fílmico, una pieza capaz de hacer visible la gesta y la tenacidad de sus actores. Conformada por teatristas que cada año comparten sus empeños escénicos en poblados que no cuentan con un circuito de manifestaciones artísticas, sus protagonistas siguen aferrados a trotar por parajes distantes de la cabecera provincial en condiciones de campaña. Por más de 25 años, estos actores de excepción dejan huellas, conocimientos, estimulan en los pobladores de estas inhóspitas regiones saberes, valores, y lo más relevante, socializan su labor más allá de la nicho tradicional del teatro.

Los pedraplenes en Cuba son otra gran historia por contar en el cine. Desafiando los obstáculos de la naturaleza cientos de maestros de obras, técnicos y constructores se han “adueñado” del mar para erigir carreteras que permiten el paso a lo que hoy es un gran polo turístico en nuestro país. Esta gesta nos exige componer con imágenes propias los retos, obstáculos y desafíos de dichas obras.

Muchos otros ejemplos asociados a esta idea podrían ser enunciados. La obra de la Revolución Cubana está colmada de experiencias tenaces, de historias que abrigan la épica más allá de la mentada y necesaria memoria histórica o de la cronología de hechos. El primer reto está en sortear los desafíos y las dificultades que persisten en Cuba para hacer cine.

Épica y tenacidad son imprescindibles para la formación de valores. Nuestro cine está necesitado de construir un capital simbólico que se incorpore al consumo de materiales ajenos a nuestras fortalezas culturales. Lo esencial es construir, de manera escalonada, pensados contenidos para ese lector cautivo, que abunda en las redes sociales de aparente caos, donde se busca despolitizar, homogenizar el pensamiento, las culturas y los valores, muchas veces ajenos a los anclajes de la nación. La faena es larga, tenaz y solo es posible edificarla con la fuerza integradora de muchas instituciones como parte de ese entramado socio cultural construido por la Revolución Cubana.

Tomado de Notas del Reverso de: http://www.lajiribilla.cu

*(La Habana, 1966) Licenciado en Comunicación Audiovisual (Instituto Superior de Arte). Editor del blog CineReverso. Productor y guionista de cine y televisión. Articulista de la revista cultural La Jiribilla. Colaborador de las publicaciones Cubarte, Canarias Semanal y Cubainformación, estas dos últimas del Estado Español.

fraga.guerra@gmail.com

https://www.facebook.com/cinereverso

https://twitter.com/CineReverso

Compartir:

Feria del libro de La Habana: un espacio de diálogo...

El próximo 9 de febrero dará el pistoletazo la 26 edición de la Feria Internacional de Libro de la Habana, en su habitual sede el Complejo de La Cabaña. Serán parte esencial de la cita, dedicada esta vez al Dr. Armando Hart Dávalos y a Canadá (como país invitado de honor) el Pabellón Cuba, Centro de Estudios Martianos, Centro Cultural Dulce María Loynaz, Memorial José Martí, así como la Casa de las Américas, Sociedad Cultural José Martí, UNEAC, Universidad de La Habana, Casa del Alba y Biblioteca Nacional.

El comité organizador coordina en estos momentos la participación de más de 300 invitados de 36 países. Entre ellos, 162 autores y 86 expositores extranjeros han confirmado su concurrencia. Por la parte cubana, participarán 58 editoriales y algunos cientos de autores. Porque, según Edel Morales, vicepresidente del Instituto Cubano del Libro, “esta feria es esencialmente la feria los de autores, editores y lectores cubanos, que reciben como anfitriones a los visitantes de otras naciones.

“El evento rendirá homenaje al líder de la Revolución cubana Fidel Castro, uno de los pensadores políticos más influyentes del mundo contemporáneo y entre los autores cubanos más conocidos y reconocidos por los lectores cubanos y del planeta, además de ser el principal impulsor de esta Feria”, destacó Morales.

Una importante cantidad de eventos se producirán durante los días en que tendrá lugar el encuentro, que termina el 19 de febrero con la entrega de los Premios Nacionales de Literatura, Ciencias Sociales y Humanidades; los premios de edición y diseño del libro, los Alejo Carpentier y Nicolás Guillén, además del lauro Pensar a Contracorriente, entre otros reconocimientos.

En esta cita de ideas tendrán espacio los coloquios dedicados al Dr. Hart y a Canadá. También se espera la presencia de varios jefes de estado, ministros y viceministros de Cultura, así como de directivos de la cadena del libro de países como Rusia, China y los Estados Unidos. Prestigiosas editoriales de occidente, entre ellas la Random House Mondadori, el Fondo de Cultura Económica de México o Planeta, tendrán lugar en esta Feria.

El 150 aniversario de la confederación de Canadá será celebrado asimismo en el evento literario. La delegación de este país estará compuesta por más de 30 autores y más de 15 casas editoriales. Margaret Atwood será la figura más prominente y Quebec estará encabezada por su ministra de Relaciones Exteriores y de la Francofonía.

Juan Rodríguez Cabrera, Presidente del Instituto Cubano del Libro y de la Feria, señaló que el evento es también la fiesta de la música, del cine, de las artes plásticas y de otras manifestaciones del arte y la cultura. Subrayó el directivo que dicha propuesta cultural viajará a todas las provincias del país hasta el 16 de abril, cuando será clausurada en Santiago de Cuba. Rodríguez Cabrera reveló ante la prensa que el libro más comprado y más leído por los cubanos en el 2016 fue Raúl Castro. Un hombre en revolución (Editoral Capitán San Luis), del escritor ruso Nikolai S. Leonov.

En esta nueva edición de la Feria se distribuirán más de 700 novedades y más de 4 millones de ejemplares impresos entre los que se destacan los más 30 libros dedicados a Fidel, algunos de ellos ya presentados como parte de las actividades por el 90 cumpleaños de nuestros líder histórico.

Tomado de: http://www.lajiribilla.cu

*(La Habana, 1966) Licenciado en Comunicación Audiovisual (Instituto Superior de Arte). Editor del blog CineReverso. Productor y guionista de cine y televisión. Articulista de la revista cultural La Jiribilla. Colaborador de las publicaciones Cubarte, Canarias Semanal y Cubainformación, estas dos últimas del Estado Español.

fraga.guerra@gmail.com

https://www.facebook.com/cinereverso

https://twitter.com/CineReverso

 

Compartir:

Concluyó en Burgos exposición de pintora cubana. Po...

La pintora cubana Isis de Lázaro concluyó esta semana su exposición número 100 en la ciudad española de Burgos con más de cinco mil visitantes. La sede de la muestra fue El Arco de Santa María, uno de los sitios arquitectónicos monumentales de la urbe castellana, ubicado al lado de la Catedral, Patrimonio de la Humanidad.

Compuesta por 22 obras pictóricas y tres esculturas de la artista (de conjunto con los trabajos presentados por el lugareño Juan Martín Oña), La Isla encantada tuvo un gran impacto en el público asistente y en los medios de prensa. La radio, televisión y periódico burgaleses, subrayaron lo singular del arte de Isis fuera de su contexto climático originario, donde la luz estampa fuertes matices al color.

En el segundo de sus reportes sobre la exposición, El Diario de Burgos se refirió a las pinturas de Isis como olas y colores en sueños llegados con profuso movimiento y ajetreos desde Cuba. La pintora caribeña —dice la página web de dicho medio— ha arribado a esta ciudad con mucha vida y mensajes en cada pincelada.

En las palabras para el catálogo, escritas para Isis por su otrora profesor de la Academia de Artes Plásticas San Alejandro, José Pérez Olivares describe que la pintora exhibe en esta colección cuadros y técnicas que van del acrílico al lápiz de acuarela, y de éste al óleo.

Sus temas —dice— redundan en torno a su vida y la vida social de nuestra Isla encantada “Los perfiles, los rostros y cuerpos que aparecen allí son, desde luego, también los de Isis, porque ella está en todos esos cuadros. En las gamas donde predominan azules y rojos con algún toque sutil de verde o amarillo. Todo ello contrastado contra el blanco del lienzo, que es la matriz de donde brotan sus dulces y misteriosos engendros”.

Otros medios como Cubainformación.tv, de España, y La Jiribilla, de Cuba, Canarias-semanal.org, la red Hermes y el blog Cinereverso reflejaron el evento, que a la par transcurrió en Facebook (https://www.facebook.com/estudiominimoespacio/ y https://www.facebook.com/isis.delazarocubillas ), con la puesta on line de muchas de las obras y la participación de los internautas con sus Comentarios y Me gusta. Una de las más curiosos dice al pie de una de las obras de Isis: “desde esta perspectiva veo mar, dos montañas y un cielo cargado de buenas vibras ¡Pasional, súper neurointelectual, impresionista, abstracto, subrelista…Wow !!!

En el libro de visitantes a La Isla encantada predominaron percepciones relacionadas con el reconocimiento del dominio de su arte, de la técnica pictórica, de su imaginación creativa y del uso del color como un recurso integrado al contenido de las obras.

Algunos escribieron: “una exposición viva y con mucha fuerza donde realismo y surrealismo se mezclan en un sueño vivo”; “es genial la expresión y combinación de colores que sin duda alguna trasmiten esa magia de la que solo las personas sensibles pueden disfrutar”; “me encanta como Isis es capaz de trasmitir tanto entre colores y blancos, nunca decepcionas”; “me quedo con Travesía (una de las obras), el útero, el primer transporte, la mujer, la madre, la vida”; “el artista solo entiende lo que siente y se manifiesta de manera operativa cuando concreta los sentimientos con su técnica. Isis lo sabe y lo hace”; “Isis, todo un descubrimiento”.

Compartir:

Convocatoria de la EICTV para curso regular 2017-20...

La Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV) de San Antonio de los Baños, Cuba, convoca a jóvenes de entre 22 y 30 años de edad, de América Latina y el Caribe, América del Norte, África, Asia, Europa, y Oceanía a participar en el Curso Regular de tres años de duración 2017/2020.

Para cualquier  información o dudas usted puede visitar el sitio web de la EICTV (www.eictv.org), en esta dirección,  encontrará la Ficha de Inscripción que deben llenar y enviar al buzón academica@eictv.co.cu.

A lo largo del plan académico se realizan una gran cantidad de experiencias prácticas de ahí que uno de los pilares de la formación en escuela sea la vinculación teórica y práctica: “aprender haciendo”.

CONVOCATORIA

La Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV) de San Antonio de los Baños, Cuba, convoca a jóvenes de entre 22 y 30 años de edad, de AMÉRICA LATINA y El CARIBE, AMERICA DEL NORTE, ÁFRICA, ASIA, EUROPA y OCEANIA a participar en el Curso Regular de 3 años de duración 2017/2020.

La EICTV es una organización no gubernamental inaugurada el 15 de diciembre de 1986 por el escritor y premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez (Colombia), Presidente de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, Fidel Castro Ruz, ex Presidente de la República de Cuba, y los cineastas Fernando Birri (Argentina) y Julio García Espinosa (Cuba).

En el Acta de Nacimiento de la EICTV Fernando Birri expresó: Quede bien claro a todos y sobre todo a quienes formarán parte de ella, que esta Escuela es una escuela de formación artística –“en Arte, la libertad ante todo”- con puertas y ventanas abiertas al escalofrío de todos los aires de su tiempo, vientecillos y ciclones de esta dura y, contra toda razonada desesperanza, deslumbrante estación del planeta en la que le toca vivir (¿sobrevivir?).

Pero quede todavía más claro, que si bien esta es una Escuela que no depende ni institucional, ni económica, ni burocráticamente de la República de Cuba, sino de la autónoma  Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, después de 30 años de su necesidad sentida a lo largo, y a lo ancho del continente, del Río Bravo a la Tierra del Fuego, sólo la voluntad político-cultural de Cuba y su hospitalidad  fraterna han permitido su concreción en Cuba.

Durante los tres años del Curso Regular, los alumnos y alumnas desarrollan un intenso y complejo programa de estudios, que los capacita de forma integral durante el primer año (Polivalencia). En el segundo y tercer año se dedican a la especialización elegida por el alumno en su prueba de ingreso. La Escuela no admite cambios de especialidad dentro del curso.

Los estudios concluyen con un ejercicio final (Tesis).

El objetivo primordial  de la Polivalencia es introducir a los alumnos y alumnas en el mundo de la creación audiovisual enseñándoles lo esencial del trabajo en equipo, tan necesario e indispensable en cine y televisión, y la responsabilidad individual que a cada uno corresponde como artista,  así como los métodos de trabajo, los pasos a cumplir, las técnicas básicas a aplicar durante el proceso de creación de una película o un programa de TV, desde cada especialidad ,  para llegar al resultado previsto. La Polivalencia también amplía su cultura general y cinematográfica, y hace énfasis en la utilidad de relacionarlas, en la práctica creativa.

Las especialidades desarrollan durante segundo y tercer año una sucesión de Talleres propios y/o compartidos con otras especialidades sobre temas afines, así como ejercicios prácticos  (Cortos de Ficción, Documental y TV-Nuevos Medios) que capacitan al graduado para su plena incorporación a la vida profesional.

La especialidad Dirección de Ficción forma directores y directoras que, desde una sensibilidad humanista y social, dominen los elementos necesarios de la narración cinematográfica, la puesta en escena, la dirección de actores y entiendan la vital importancia de su rol como aglutinadores de un colectivo artístico.

La especialidad Dirección de Documental tiene entre sus objetivos fundamentales que los alumnos alcancen una elevada capacidad técnica, la creación de un estilo y un lenguaje estético propios, el compromiso con el ser humano y la sociedad, las responsabilidades éticas que de esto se derivan, y un amplio conocimiento de las nuevas tendencias y los circuitos actuales del género documental.

Dado que la especialidad de Guión concibe al guionista como uno de los creadores principales a partir de los cuales debe generarse un producto audiovisual, aspira a formar estudiantes bajo los principios de la dramaturgia y de las artes narrativas, sin atarse a modelos hegemónicos, y con una vinculación orgánica con las realidades de las que procede. Se trata, en lo fundamental, de prepararlos para enfrentar riesgos, enseñarlos a respetar sus necesidades creativas, experimentales, y, al mismo tiempo, dotarlos de las capacidades necesarias para insertarse laboralmente en los procesos productivos que caracterizan al cine y la televisión de sus países.

La especialidad de Producción forma “Productores Cinematográficos”, que fomenten la producción y distribución de películas en sus regiones. Durante la especialización, el alumno obtendrá herramientas y conocimientos para enfrentar un rodaje, desarrollando los distintos roles de la producción. Concluyendo obras de ficción y  documental. En el último año los alumnos emprenderán el camino a la producción ejecutiva, donde se especializarán en desarrollar proyectos y gestionar recursos para largometrajes. Potenciando la “Producción Creativa” desde la concepción autoral hasta la distribución. Se enfrentarán en un primer contacto con la industria durante “Nuevas Miradas EICTV”, plataforma diseñada para dar sus primeros pasos a la industria  y el mercado internacional.

En la especialidad de Sonido los alumnos se inician en una filosofía del uso del sonido como elemento activo de la narración y no como un acompañamiento pasivo del discurso visual, además de adquirir los conocimientos técnicos y las destrezas necesarios para la grabación de sonido directo en filmes de ficción y documental, el montaje de sonido en forma virtual, los diferentes procesos de post-producción sonora, Doblajes de voz y efectos, Grabación Musical y la Mezcla final estereofónica y en formatos multicanal 5.1 y otros.

La especialidad de Edición o Montaje concibe a las editoras y editores como  narradores  fílmicos. Son esenciales en su formación la dramaturgia y los aspectos técnicos, aunque estos siempre estarán enfocados a la edición entendida como narración, y que el conocimiento de softwares y nuevas tecnologías entre en la arquitectura y el concepto de estos.

La especialidad de Fotografía forma a sus estudiantes no solo técnicamente, sino conceptualmente, para cumplir con las exigencias artísticas y creativas de diferentes proyectos audiovisuales. La formación, no solo como Director de Fotografía, operador y asistente de cámara sino también como técnico de imagen digital y corrector de color le permitirá obtener los conocimientos necesarios para el manejo y aprovechamiento de las nuevas tecnologías de la cinematografía digital, la postproducción y los nuevos medios.
La especialidad de Televisión y Nuevos Medios promueve la formación de Productores Ejecutivos creativos con capacidad y criterio para diseñar, producir y gestionar contenidos y proyectos. Como hoy los medios ejercen un control desmedido sobre las audiencias, es necesario repensar los espacios de comunicación, desarrollar contenidos que promuevan valores culturales y  la diversidad en todas sus expresiones.  A través del plan de estudios se estimula la innovación, mediante técnicas y estrategias del  paradigma emergente de los medios.

Uno de los pilares de la formación en la EICTV es la vinculación de la formación teórica y práctica: “aprender haciendo” dijo Fernando Birri.

A lo largo de los tres años se realizan una gran cantidad de experiencias prácticas acompañadas físicamente por alrededor de 300 maestros, profesionales en activo de cada una de las especialidades y temas específicos del programa.

Como colofón de la formación cada alumno desde su especialidad participa en la realización práctica y autónoma de las Tesis finales. Estas Tesis consisten en películas Documentales, Ficción, Guiones de Largo Metraje y el diseño de proyectos Transmedia.

Todos estos proyectos de finalización son evaluados públicamente con la presencia de un Comité Internacional de profesionales de cada especialidad, además del Consejo Académico de la EICTV.

La Escuela se reserva el derecho a modificar los planes de estudios  pro de mejorar la calidad de los cursos o por causas ajenas a nuestra voluntad.

Un comité de admisión, que incluye al Consejo Académico y la Dirección General de la Escuela, selecciona a los estudiantes del Curso Regular (cinco alumnos por especialidad), de acuerdo a su potencial creativo, su nivel cultural, sus habilidades técnicas y sus historias de vida. Pues el objetivo de la Escuela es crear una generación cohesionada, que trabaje de manera solidaria y comprometida durante los años de estudios y en su vida profesional. La Escuela se reserva el derecho de admisión y su decisión es inapelable.

Hasta el 2015 se han graduado 870 alumnos de 59 países del mundo, muchos de los cuales han obtenido premios con sus obras en festivales y otros eventos.

Los que resulten seleccionados con esta Convocatoria formarán parte de la Generación 27 de la EICTV.

Procedimiento de postulación:

Cada candidato llenará un Formulario de Inscripción, disponible en el sitio www.eictv.org y en las Oficinas de Representación de cada país en versión impresa. La formalización de la inscripción con la Representación de la Escuela en su país implica un costo mínimo de 30 USD y un máximo de 60 USD.

Una vez completado, el formulario se enviará electrónicamente a la EICTV a la dirección academica@eictv.org.cu y a la Representación de la escuela en su país que aparece en listado adjunto.

Los candidatos serán invitados a un encuentro personal con las instituciones representantes de la Escuela en su país o en dependencias de la Embajada de Cuba, en las que deberán hacer una prueba de capacidades y cultura general, y otra prueba relacionada con  la Especialización que desean cursar.

En esta cita los postulantes deberán entregar la documentación requerida y serán entrevistados por un jurado, que registrará la conversación en formato video. Cada postulante se presentará brevemente y hablará sobre sus razones para estudiar en nuestra Escuela, además de responder otras preguntas que el jurado considere pertinentes.

Requisitos:

  1. Tener edad mínima 22 años y edad máxima 30 años.
  2. Presentar rellenado el Formulario de Inscripción.
  3. Presentar su currículum impreso.
  4. Presentar certificados legales de estudios que demuestren que ha concluido, por lo menos, dos años de estudios superiores en cualquier carrera (presentar los títulos o diplomas en fotocopias legales).
  5. Presentar un portafolio de materiales en cine, video, foto fija, música, artes gráficas, literatura, teatro, prensa, etc., en cuya elaboración haya participado desempeñando un rol creativo, y en cuyos créditos figure su nombre. Este portafolio será una pieza fundamental en la selección del estudiante, ya que nos ayudará a valorar su potencial creativo. Se pide, sea lo más completo y cuidado posible.
  6. Presentar un autorretrato en cualquier soporte y técnica.
  7. Presentar una carta de motivación de un máximo de 2 cuartillas de por qué quiere estudiar cine.
  8. Tener dominio del idioma español. Los aspirantes cuya lengua original no sea el español, deberán acreditarlo mediante certificado.
  9. Presentar una carta aval de la persona o institución que se hará cargo del pago de su matrícula, con dirección electrónica, domicilio, lugar de trabajo y números de teléfono. La Escuela confirmará la veracidad de estos datos.
  10. Entregar seis fotos impresas, tamaño 4X4 pulgadas (10x10cm).
  11. Certificado médico de aptitud física y mental.
  12. Estos documentos se entregan el día del examen presencial.
  13. El cierre de postulaciones vence el 6 de febrero de 2017.

 

Susana Molina

Directora General

Escuela Internacional de Cine y TV (EICTV)

San Antonio de los Baños, Cuba

 

OFICINAS DE REPRESENTACION PARA EL CURSO REGULAR DE LA EICTV.

Argentina

Diego Corsini

E-mail: diegocorsini@eictv.co.cu

Teléfono: (011)1557074677

Brasil.

Orlando Senna

E-mail: orlansenna@novanet.com.br

Patricia Martin
Proyecto Pro@rte Brasil Teléfono (Sao Paulo)

11-37171084

E-mail: patriciamartin@uol.com.br

SKYPE: skype: patriciamartinbuzios

Luis Guilherme Padua

eictvbrasil@gmail.com

guigobh@yahoo.com.br

Belize

Suzette Zayden

Flor de Lance Productions 4 F Street P.O.

Box 560, Belize City Belyze

Tel/Fax: (501)223-5797

szayden@yahoo.com

fdlproductions@yahoo.com

Bolivia

Verónica Córdova

E-mail: verosangel@hotmail.com

Burkina Faso

Tapsoba Issoufou

E-mail: tapsis2006@yahoo.fr

issoufoutapsoba@hotmail.com

Colombia

María Eudoxia Arango

Corporación del Nuevo cine Latinoamericano. Bogotá. Colombia

Oficina Virtual Bogotá

Teléfonos: móvil: 3123 276993 fijo: 345-4932

E-mail: latcine@gmail.com

Costa Rica

José Bermúdez

Centro Costarricense de Producción Cinematográfica

Apto 5018 – 1000 San José

Telefax: (506) 221-4897 / 222-5939 / 22 9329 / 223 0610

E-mail: jbermudez@centrodecine.go.cr

Chile

Pamela Sánchez

Ave Santa María 449, Dpto 604 Santiago.

Tel. 09-1580936

E-mail: eictvchile@yahoo.es

eictvchile@gmail.com

Estados Unidos

Diana Vargas

E-mail: vargasher1@yahoo.com

press@dianavargas.com

Teléfono: 917-658-7735

Ecuador

Juan Martín Cueva. Viceministros y delegados del Ministerio de Cultura y Patrimonio.

Director  Ejecutivo del Consejo Nacional de Cinematografía

Tel. (5932) 2541-362 / 2231-902

web: www.cncine.gob.ec

Reina Victoria N21-35 y Jorge Washington

Edif. Aranjuez – Ministerio de Cultura y Patrimonio, Piso 7 Quito-Ecuador

Isabel Mena. Directoria Ejecutiva

Isabel.mena@cncine.gob.ec

Guatemala

Jacobo Jiménez

Casa Comal

Arte y Cultura, Asociación Civil

15 Avenida “A” 14-11 Zona 10 Oakland

Guatemala. Centro América

Telefax (502)2367-1783, 2367-3162, 2367-0980, Administración

Tel. (502)2337-0168, Dirección (directo) (502)2366-9139

E-mail: jacob@casacomal.org

Honduras

Servio Tulio Mateo

Egresado EICTV

E-mail: eictvhonduras@gmail.com

India

Indranil Chakravarty

E-mail: inchakra.cinema@gmail.com

México

Sachiko Uzeta
Ciudad de México
Al fondo del callejón, S.A. de C.V.
E-mail: eictv.rep.mexico@gmail.com

Mozambique y África Subsahariana

Joao Ribeiro

E-mail: jribeiro5@me.com

Nicaragua

Kathy Sevilla – – Presidenta

Asociación Nicaragüense de Cinematografía

Km. 14 y medio carretera sur

Teléfono 22 658055 – 888 18219

E-mail: asociacionnicaraguense.cine@gmail.com

ksevillaz@gmail.com

Panamá

Edgar Soberón Torchía

Apartado 1925, Panamá 9A, Panamá, R.P.

Tel: 507-213 8416, Fax: 507-263 26

E-mail: estorchia@gmail.com

Perú

Ana Caridad Sánchez

Egresada EICTV

E-mail: ana.caridad@yahoo.es

Puerto Rico

Ana María García

Pandora Filmes. Calle 4, F-2

Alturas del Río Bayamón

San Juan 0095

Telefax  1787-379-4920

E-mail: kinoislas@yahoo.com

Rep. Dominicana

Martha Checo

Manzana F #12

Los Prados del Cachón, Lucerna

Santo Domingo, Rep. Dominicana

Tel.: (809) 236 7200/ 699 9002

Fax: (809) 536 5449/ 236 7200

Celular: (809) 330 4539

E-mail: mcheco@tricom.net

checomartha@hotmail.com

El Salvador

Jorge Dalton

Residencial Bosques de Lourdes

Casa 3 Polígono 8, La libertad, San Juan Opico

EL Salvador CA

Para recibir documentación:

Dirección de Cine y Audiovisuales SECULTURA

Ave Revolución/ Museo David J. Guzmán

Tel (503)

Celular: 72933106

herido_desombras@yahoo.es

Unión Europea

María Julia Grillo Tadeo

Coordinadora Académica EICTV

mjgrillo@eictv.org.cu

academica@eictv.org.cu

Uruguay

Martin Papich <icau@mec.gub.uy>
Inés Peñagaricano <inesicau@gmail.com>

Venezuela

Laboratorio del Cine y el Audiovisual de Venezuela

Centro Nacional Autónomo de Cinematografía

Jennifer Caballero     jcaballero@cnac.gob.ve

laboratorio@cnac.gob.ve

Av. Francisco de Miranda

Centro Empresarial Miranda

Piso 1 Ofc 1 i

Los Ruices. Caracas

Tel: (58212) 2379206/2399184

Telefax: (58212) 2325689

E-mail: laboratorio@cnac.gob.ve

Compartir:

Equipo 009 y buen cine para los próximos días. Por:...

Dos instituciones del cine cubano están involucradas en la programación de la última decena del mes de diciembre, la Cinemateca de Cuba y los Estudios de Animación del ICAIC.

El cine dentro del cine, es el espacio que ha concebido la primera para conmemorar el nacimiento de este arte. Desde hoy, en la sala Charlot, será exhibido un ciclo de la filmografía del centenario actor estadounidense Kirk Douglas. Este homenaje se extenderá hasta enero de 2017.

En dicho mes la Cinemateca también abre en grande con  un ciclo preparado por Mario Espinosa y Tony Mazón: Escritura proyectada. Cine y literatura latinoamericana del siglo XX. A través de esta selección será posible visionar en el cine 23 y 12 versiones fílmicas de obras de escritores de la región (Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez, Juan Rulfo, Alejo Carpentier, José Lezama Lima, Roberto Arlt y Miguel Ángel Asturias, entre otros), en la que algunos de los autores participan como guionistas. La muestra dará espacio además a algunas ediciones del Noticiero ICAIC.

Ojeada al cine cubano es un segmento que continuará en 2017 como parte de la programación de la prestigiosa institución. En enero estará dedicado al cineasta Sergio Giral. Posteriormente serán presentadas múltiples muestras internacionales: de cine alemán, holandés, español, sueco y de otras naciones.

Como parte de la programación especial prevista para el cierre del año, los Estudios de Animación del ICAIC anuncian el estreno de la serie de continuidad Equipo 009. Esta entrega, que consta de cuatro primeros capítulos, tendrá su premier el próximo día 26, a las cuatro de la tarde, por el canal Cubavisión, de la Televisión Cubana. Asimismo, será retrasmitirá el martes 27, a las 9 de  la mañana por Multivisión. En la apertura será presentado un tráiler.

La serie, según su productor, está concebida como una obra transmedia. Tras su puesta en pantalla, será retroalimentada con las opiniones del público, principalmente niños y adolescentes. Los realizadores Isis Chaviano y Alexander Rodríguez comentaron que para el próximo verano se estrenará los otros cinco capítulos y que cada entrega dura unos 13 minutos.

Equipo 009 es la historia de tres niños de 9 años cada uno que van a ser entrenados por tres agentes especiales procedentes del mundo Luminón, paralelo a la Tierra.

El grupo de creación de la serie pretende entretener, no solo a los niños sino  también a toda la familia, aunque aspira a que los niños se sientan representados. No es didáctica, pero se impulsan pinceladas de enseñanza sobre valores como la amistad, la fidelidad, la solidaridad, el trabajo en equipo, el no mentir. Otro gran objetivo que tenga un carácter universal, que trascienda el localismo.

Texto tomado de: http://www.lajiribilla.cu

*(La Habana, 1966) Licenciado en Comunicación Audiovisual (Instituto Superior de Arte). Editor del blog CineReverso. Productor y guionista de cine y televisión. Articulista de la revista cultural La Jiribilla. Colaborador de las publicaciones Cubarte, Canarias Semanal y Cubainformación, estas dos últimas del Estado Español.

fraga.guerra@gmail.com

https://www.facebook.com/cinereverso

https://twitter.com/CineReverso

Compartir:

Jorge Martínez a contraluz. Por: Octavio Fraga Guer...

Fotograma. Últimpos dias en La Habana

Encarar un personaje limitado de movimientos escénicos resulta todo un desafío. Implica apropiarse de la técnica actoral y de particulares ruedos donde la gestualidad y la expresión del rostro son los únicos aliados de una carrilera que un intérprete ha de transitar. Esta experiencia la asumió con altura el actor cubano Jorge Martínez con su Diego, en el filme Últimos días en La Habana, del cineasta Fernando Pérez.

En la más reciente entrega del laureado realizador, Jorge representó a un gay enfermo de SIDA, en fase terminal. El mayor tiempo en pantalla aparece postrado en una cama, emplazada en un entorno sórdido, marginal, de pocas luces.

El personaje de Jorge se luce por la contención como recurso principal de la proyección escénica, técnica que contribuye a que el actor no desarrolle un arquetipo, un personaje caricaturesco. Como coprotagonista de esta película evoluciona, crece, vibra, se emociona en cada minuto de pantalla. Sus diálogos dibujan las paradojas, los conflictos y los sueños de un hombre que se siente vivo a pesar de que la muerte le acecha.

El actor desarrolla a un Diego creíble, humano, que crece a tono con las exigencias del guión, los encendidos diálogos con su amigo Miguel, encarnado por Patricio Wood. Sobre estos y otros temas nos cuenta Jorge Martínez, en exclusiva para La Jiribilla.

¿Cómo entras en Últimos días en La Habana?

A través de un casting muy riguroso como los que hace Fernando Pérez. Realmente fueron dos. Por allí pasaron los más grandes actores de mi generación. Yo creo que la preparación de la película ganó un cincuenta por ciento en esta etapa. A mí me ayudaron las vivencias que había tenido por problemas de salud. Antes, hubo algunos intentos de que trabajaramos juntos. Para mí siempre ha sido un honor poder hacerlo. Y protagonizar una película suya ha sido lo mejor que me ha pasado desde el punto de vista cinematográfico.

¿Cómo fue trabajar con Fernando?

Yo no puedo hablar de trabajar con Fernando. Para mí era muy natural llegar al set, ponernos a conversar y de pronto estar haciendo escenas. No puedo decir que eso era un trabajo.

Mi mayor labor fue lograr una caracterización del personaje. Tuve que bajar de peso, por su enfermedad. Disminuí unos 12 kilos en dos meses, pues Diego lo exigía. Sin embargo, para mi estado de salud, en ese momento, era arriesgado dar esos bajones. Se imponía ser muy cuidadoso. Tampoco podía hacer ejercicios físicos ni coger sol porque mi personaje estaba postrado, no podía estar soleado. Pero siempre tuve la supervisión de mi médico, el Dr. Gilberto Fleites, que además de haberme operado, me hizo toda la supervisión nutricional para que pudiera bajar de peso con salud.

Después de la operación vivo con un solo pulmón. Y hay una escena muy difícil, la de la lluvia, que se tuvo que hacer varias veces. Fue inevitable que me mojara varias veces. Los técnicos me cuidaron, trataron de ponerme agua caliente, pero aun así cuando terminé estaba bastante agitado, tenía falta de aire y tuvieron que llevarme al médico y darme un aerosol bastante fuerte. Después regresé al set.

Fernando, con la sensibilidad que le caracteriza, me dijo: “vamos a suspender el llamado”. Yo le respondí que había que seguir trabajando. Son situaciones un poco arriesgadas para la salud a las que nos sometemos los actores, pero no quería parar todo el aparataje que lleva una producción. Era casi la escena final.

Tuviste la dicha de ganarte el protagónico de Diego ¿Cuándo leíste el guión, cómo lo pensaste?

Medio en broma, medio en serio yo digo que desaprobé el casting. Ya había hecho antes un personaje homosexual en una telenovela que se llama Polvo en el viento. Por él recibí el Premio Caricatos de la UNEAC. Aquel era mucho más sobrio y temía que este se caricaturizara, se convirtiera en el gay de carroza, como decimos en Cuba.

Entonces hice ese casting la primera vez, llegue a la casa y no me sentí satisfecho. Sé que Fernando tampoco. Y me di cuenta de que me estaba pidiendo mucho más. Porque Diego es un hombre que tiene que darlo todo con los ojos, con las manos. Es muy expresivo de la cintura hacia arriba. Y, además, muestra a los demás una alegría, una esperanza que él no tiene. Por eso cuando se queda solo vive sus tristezas y sus propios demonios.

Fernando me llamó de nuevo y entonces entendí. Él me dijo: “suéltate, no importa, después lo bajamos un poquito”. Fue así que yo me sentí libre y gané el personaje de la película.

El cine no es como la televisión. En la televisión tú puedes hacer 200 escenas, y arreglarla en la otra si el personaje no está en uno o dos textos. En el cine no cabe eso. Hay quienes me decían “estabas cómodo en una cama”. Pero fue todo lo contrario: sin movimiento hay que darlo todo con las expresiones corporales y del rostro.

A la vez yo trataba que no se me fuera de las manos. En la escena que llega P4, por ejemplo, Diego intenta provocarlo física y sexualmente y, aunque que se da cuenta de que su deterioro no se lo permite, trata de ser lo más coqueto posible con el muchacho. Con Miguel, es un poco más él mismo. Y cuando se queda solo, deja todo ese amaneramiento, como en la escena final.

Fue un trabajo difícil. Tuve que “bordar” cada texto porque el personaje lleva por dentro una situación extrema y va de la comedia a la tragedia con mucha facilidad. Eso es lo que más que costó.

Cuéntanos de tu experiencia al hacer un protagónico con Patricio Wood.

En la etapa que estábamos ensayando me pasó una cosa muy curiosa. Un día yo iba por la calle G y veo a una persona caminando, con una mochila, todo desgarbado. Y pensé, como se parece a Miguel. Ya nos habíamos leído los guiones. Y me doy cuenta de que era Patricio Wood. Se lo conté a Fernando y me dijo: “no puede ser”.

Patricio es muy metódico en su trabajo. Es un actor con mucha experiencia, muy minucioso. Cada texto, cada palabrita, cada cosa que dice, cada acción física que desarrolla la tiene muy bien pensada. Yo soy más indisciplinado. Me entrego en el momento y dejo que fluya más la espontaneidad, la improvisación. Esa diferencia nos ayudó a los dos. Muchas veces no teníamos ni que hablar. Fernando no ensaya mucho, a mí tampoco me gusta, porque me da la impresión de que vicio un poco los textos. Prefiero que todo salga más naturalmente. Muchas escenas quedaron en toma uno. Todo fluyó muy bien. Es la primera vez que compartimos en cine.

¿Y con Fernando Pérez?

Yo admiro a Fernando como persona y como director. Él tiene una visión muy profunda del ser humano. Su técnica cinematográfica es excelente. Además, todo su equipo de trabajo es genial, son unos profesionales increíbles. Él se nutre de todos ellos. Son jóvenes muy talentosos, gentes con muchas ganas de hacer, de demostrar su valía.

Esta es una película de sentimientos, de mucho valor personal en el plano de la entrega, como todas las que él hace. A veces terminábamos una escena, lo veía con los ojos aguados y venía y nos abrazábamos. Fernan es un abrazador igual que yo. Para mi este filme es una oda a la amistad, a la vida, a pesar de que mi personaje muere.

¿Cómo tú quisieras que los espectadores vieran a Diego?

Sobre todas las cosas, me interesaría que recibieran sus ganas de vivir, su fuerza y sinceridad. Él dice en un momento determinado: “No me arrepiento de nada”. Ni siquiera se arrepiente de estar postrado en una cama, porque fue coherente con todo lo que sufrió y vivió, con las consecuencias de una sociedad machista como la nuestra, donde confluyen expresiones discriminatorias relacionadas con manifestaciones sexuales, físicas, generacionales, de ideas.

Mi consuelo es que la película abra los ojos en este sentido, haga pensar a muchas personas. No sobre la homosexualidad, que es un tema más dentro del file, sino sobre la valentía de los seres humanos, su fuerza para luchar y la sinceridad, que tanta falta nos hace.

Va a gustar porque es la vida de Cuba. Hay que caminar por las calles, como lo hace Fernando, Patricio o yo. Ahí está la autenticidad de nuestro trabajo. Fernando es un trotamundos de La Habana.

Tomado de: http://www.lajiribilla.cu

*(La Habana, 1966) Licenciado en Comunicación Audiovisual (Instituto Superior de Arte). Editor del blog CineReverso. Productor y guionista de cine y televisión. Articulista de la revista cultural La Jiribilla. Colaborador de las publicaciones Cubarte, Canarias Semanal y Cubainformación, estas dos últimas del Estado Español.

fraga.guerra@gmail.com

https://www.facebook.com/cinereverso

https://twitter.com/CineReverso

Compartir:

Vivir bajo la lluvia o el libro iluminado. Por: Oct...

Para Lola Calviño

Los buenos libros nos han de iluminar, entretener, cautivar; pero, sobre todo, generar más preguntas que respuestas. Todo ese proceso, no siempre orgánico, se desarrolla desde los pliegues de las sustantivas palabras, de los impostergables acentos que fortalecen el discurso. Cómplices de estos dos, los pilotes argumentales nos permiten construir renovados cauces historicistas, desabotonar engavetados temas o atemperar la historia y el tiempo como ese cruce de dos que nunca termina.

Cuando se desata la luz en sus curtidas páginas son destronadas las anquilosadas ideas y los apuntes escuetos venidos de lecturas baldías para redimensionar los temas y sus vértices, por momentos postergados, o las ideas referenciales de requerido subrayado.

Estas son las dunas presentes en el libro Vivir bajo la lluvia (Ediciones ICAIC, 2016) compilando por la cineasta Dolores Calviño. Un texto cuyo medular árbol de frondosas escrituras es la vida, el pensamiento y la obra del prominente intelectual cubano Julio García Espinosa.

El libro está estructurado por siete grandes capítulos. La semilla y el agua; Decidido a arrojar el paraguas; Bajo la lluvia: el largo camino y sus riesgos; Sobrevivir siempre bajo la lluvia; La mirada de la crítica; La cosecha que dejó la lluvia y Honoris al honor. Son puertas por las que uno puede entrar, avistar sus plazas de agudas texturas, donde la letra mayúscula habita en todo momento. Es un volumen pensado para ser leído respetando su cronología o simplemente por partes.

Julio García Espinosa en Vivir bajo la lluvia dialoga con más de una decena de intelectuales cubanos y de otras geografías. El libro se erige como un texto lucido, fresco, actual, de obligada consulta. Los que acostumbramos a rayar páginas impresas de cuidada edición, los que apuntamos en los márgenes con algunas dagas de interrogaciones o subrayados de ideas, estaremos a gusto por cada una de las piezas editadas en este volumen.

Intelectuales como Roberto Fernández Retamar, Michael Chanan, Mario Piedra, André Páquet, Jorge Luis Sánchez, Joseph Francese, Fernando Birri o Jorge Rufinelli son parte de las miradas cómplices desplegadas en los vértices y las honduras de un libro, nacido y gestado desde los poderes del amor y la lealtad de una mujer crecida por la forja del tiempo y la constancia.

Leer Vivir bajo la lluvia es encontrarse con un Julio inconforme, vital, que pone los puntos esenciales de su pensamiento al servicio de todos. Son muchos los cauces de letra altiva que habitan en esta antología, pecado sería subrayar algunos capítulos en nombre de otros. Solo recomiendo como lectura imprescindible, la carta que le hiciera Julio a nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en marzo de 1991. Una epístola de obligada lectura, por su valentía, su honradez y su renovada vigencia, en tiempos en los que las ideas han de estar en el proscenio de los debate de la sociedad cubana.

Este volumen de Ediciones ICAIC es para leérselo entero. Entonces, y solo entonces, descubriremos la estatura de un hombre que hizo de su tiempo una permanente entrega, ignorando la trascendencia, el altar de posteridad. En Vivir bajo la lluvia están sus huellas que apuntan con las luces de su cine imperfecto, para hacer gustoso los caminos del arte.

Tomado de: http://www.lajiribilla.cu

*(La Habana, 1966) Licenciado en Comunicación Audiovisual (Instituto Superior de Arte). Editor del blog CineReverso. Productor y guionista de cine y televisión. Articulista de la revista cultural La Jiribilla. Colaborador de las publicaciones Cubarte, Canarias Semanal y Cubainformación, estas dos últimas del Estado Español.

fraga.guerra@gmail.com

https://www.facebook.com/cinereverso

https://twitter.com/CineReverso

 

Compartir:

Patricio Wood: “Persigo el drama serio, profundo, r...

Fotograma del filme “Ultimos días en La Habana”. Cortesía de Patricio Wood

El actor cubano Patricio Wood está dotado por una braza de cualidades que le fortalecen, que apuntan hacia lo sustantivo y esencial en su trabajo como interprete a la hora de enfrentar y asumir los más variopintos roles escénicos. El protagónico Miguel, en el filme de Fernando Pérez, Últimos días en La Habana, es la más reciente huella de esa verdad.

La contención como recurso eficaz, el profundo estudio del personaje, las fraguas por las que debe transitar ante el ejercicio pensado del guión, los conflictos y los imprevistos del rodaje son tan solo algunos de los capítulos enunciados en este dialogo con un actor de amplio registro y sabias ideas.

—Yo anhelaba que la vida me diera la oportunidad de compartir algún trabajo con Fernando Pérez. Y un día me llamó y me propuso participar como actor en la película que estaba preparando, pero no imaginé que se tratara del protagónico. Sencillamente me dijo: esta es la historia de Miguel, léetela y después conversamos.

“Sentí que estaba frente a un ofrecimiento sumamente atractivo, que se avenía a mis intereses profesionales. Soy un actor que persigue el drama serio, profundo, real. Además, me encanta dejarlo caer en una pieza. O sea, que la vida corra cotidianamente, no haya sobresaltos y aparentemente no pase nada”.

El guion fue el primero en sembrar las expectativas de Patricio a favor de esta película. “Se trataba de un reto a la profundización. Miguel es un personaje de muy pocas palabras y de abundante presencia escénica, variables que pueden hacer muy difícil el trabajo del interprete.

“No dotar al personaje de diálogos, implica para el actor imprimirle un alto nivel de pensamiento, capaz de justificar su presencia en escena de manera espectacular.

“En mi opinión, el guion se presentaba un poco egoísta; es decir, muy escueto en acotaciones. Dichos textos tienen la posibilidad de explicar literariamente el qué, por qué y para qué ocurren los hechos; es una de sus prerrogativas. En este caso, se centraba más en el qué ocurre y no ofrecía muchas aristas para entender el porqué. Sin embargo, en esa misma medida ofrecía libertad para buscar una historia en la historia, aquella fabricada por el actor en consenso con el director”.

Con palabras serenas, meditados acentos y llanas declaraciones, el también protagonista de El brigadista añade que el guion que le presentó Fernando Pérez le tentó, además, por haberle hecho recordar una película chilena, La luna en el espejo, muy impresionante debido a que en su transcurso aparentemente no ocurre nada, pero al final sumerge al espectador en un relato conmovedor.

Pero la admiración de Patricio Wood por Fernando Pérez es mucho más vetusta, se remonta a Clandestinos (opera prima del director). “Me emocionó tanto que estuve llorando toda la segunda parte de la película y, desde entonces, he seguido muy de cerca su obra”.

Desde su experiencia como actor, Patricio piensa que el guion es un cofre donde está contenida toda la maravilla de la película. “Hay que ver de qué manera el director puede descubrirla, hacerla brotar. En este sentido, Fernando se me presentó muy interesante, como un boxeador que está a la riposta, esperando a que yo lanzara un golpe para calificarlo y devolverme un almohadazo. De esos que no duelen, pero aturden. Él fue contundente desde la sencillez y me hice la imagen de un director que tenía un gran cofre, pero con muchas ventanas o huecos por lo que se podría penetrar.

Con todas estas motivaciones, el actor inició el proceso de elaboración del personaje, “fase que también tiene sus particularidades”. Cualquier detalle o inquietud que me surgiera en el estudio del guión él lo tomaba en cuenta para contribuir a mi comprensión del personaje, acota Patricio. “Por ejemplo, ¿es tartamudo o tiene barba? ¿Es distraído o desfasado en su comportamiento sicofísico? Estos son elementos que a los interpretes siempre nos gusta conocer.

—Fernando es preciso, y agudo cuando algo no le gusta. Es muy amplio, para bien, en el estímulo de lo que le sorprende.  Entre nosotros se produjo como un ping pong intelectual donde la pelota era Miguel. Y así, el proceso de pre filmación se fundió con el del rodaje”.

El dialogo no es dialogo hasta que el actor no lo dice

Al contar sus experiencias en la etapa de filmación de Últimos días en La Habana, Patricio asegura que las expectativas que se había forjado durante años respecto a Fernando no se desvanecieron. Todo lo contrario.

—En los primeros días de grabación él estaba muy a la caza de lo que era criticable o podía ser estimulado, de lo que era aceptable o no. Yo recordaba que hacía tiempo me había dicho que el dialogo no es dialogo hasta que el actor no lo dice. Ya sabía que él pensaba así, y me di cuenta que dejaba correr un poco la pita para en un momento determinado halarla, para que el personaje pudiera ser atrapado por él y por los demás intérpretes.

“Yo trato de ser un actor laborioso, me gusta ser un actor laborioso, un actor que estudia, fabrica una biografía y no se lanza al ruedo hasta que no siente que va a disfrutar. Por eso me preparo, investigo. Hago lo posible por dotar al personaje de una inteligencia que pueda incluso sorprender. Siento el hechizo, el esplendor de mi trabajo cuando eso pasa.

“También tengo la costumbre de proveer al personaje de posibilidades, pero a Miguel había que dotarlo de limitaciones. Había momentos claves en los que yo pensaba: es interesante el personaje porque tiene una vida sin testigos. Entonces la cámara funcionaba como un intrépido escudriñador que miraba por un hueco. Eso se ha logrado en buenos momentos del cine cubano. Lo importante es dar la sensación de que la cámara interrumpe la vida de la gente. Yo soñaba con que ocurriera eso. Y, a la vez, tenía la responsabilidad de ser lo más auténtico posible en mi trabajo”.

El dialogo se extiende en una noche calurosa del diciembre cubano, mientras Patricio revela su pasión por Miguel.  Al caracterizarlo explica que su personaje no niega la vida, “lo que sucede es que la vida puede hacerle daño a su proyecto. En ese sentido, me costó entender a Fernando cuando me decía que el personaje era inteligente.

—Miguelito es como un caracol, está forrado de una gran coraza y se dota de una escafandra espiritual. Yo me lo imaginé así. Y me metí tanto en el caracol del personaje que resultó sorprendente para mí mismo. Inclusive, el sonidista me dijo una vez que escuchaba mi voz diferente. Y yo le respondí: yo también. Eso fue impresionante porque me hizo comprobar el hechizo que se logra cuando el actor consigue representar que otra vida es posible. Y este personaje me regaló esa oportunidad.

Los distingos o facetas humanas de Miguel son su sensibilidad oculta, su tenacidad y una precisión obsesiva en sus objetivos, añade Patricio. “Él está muy claro de lo que quiere. Tiene un solo propósito: partir. Igual está consciente del gran obstáculo que tiene que salvar para conseguirlo, que es ayudar a su amigo. Esa es su dicotomía porque él no sabe cuándo su amigo va a morir. Es un hombre entregado a un destino incierto; él no lo labra, no lo forja. Es un antihéroe, porque no puede convocar sus esfuerzos y acciones en el logro de sus fines. Al contrario, tiene que anularse prácticamente para que la vida no lo contamine ni le perjudique; la vida entendida cómo ese gran azar de circunstancias a favor o en contra que puede profesarse uno mismo. El simple acto de abrir y cerrar una puerta, le genera a nuestro querido Miguelito un pánico subyacente. Por eso camina del modo en que lo hace. Estudié su mirada: es cabizbaja, aunque mire hacia arriba”.

La película tuvo un alto por ciento de doblajes, explica el actor. “Yo me había enfrentado a esa especialidad en otras ocasiones, pero esta vez, cuando tuve que doblar a Miguelito, percibí franjas de invenciones, matices, tonos, colores ‘muy herméticos y pequeños, cerrados’. Si lo extrapolamos al béisbol, tiene él una zona de stryke muy chiquita, muy apretada, casi del tamaño de una pelota. Fue muy impresionante para mí.

“Creo que también Fernando lo vivió, porque era quien lo exigía. A veces en los doblajes tratas de remover las cosas, de mejorar, de buscar otras maneras de hacerlo, pero en este caso era impresionante. Había que repetir el ‘color’ de la voz, porque si no, no era Miguelito. Qué cuerda floja tan interesante logramos ¿no? ¡Qué pisada de gato! Yo me quedé enamorado de este trabajo”.

Otra de las oportunidades que le dio a Patricio Wood protagonizar Últimos días en La Habana fue la de compartir escena con Jorge Martínez.

—Como ser humano es muy bello, además es un profesional infinito. No tiene para cuando acabar en el trabajo. Es muy preciso. Es de esas personas que, si tiene que clavar un clavo usa un martillo, y nada más. Eso ayuda mucho. Además, es admirable en las condiciones en las que hizo a Diego, porque lo remitía, desde el punto de vista emocional y físico, a una ansiedad peligrosa. El balón de oxígeno del personaje era verdaderamente el de Jorge, el de su casa, y hay de escenas donde tiene que representar falta de aire, al punto de morir. Esas no debían repetirse para que nuestro colega no tuviera que esforzarse más de la cuenta. Él también tuvo que ayudarme. Yo tengo dificultades físicas.  No puedo hacer fuerza, y hay una escena en que debo cargarlo. Tuvimos que falsear la acción. Fueron circunstancias difíciles y bellas a la vez.

El imaginario: un perenne desafío

Una tesis en el trabajo del actor es el recurso de la imaginación. Patricio Wood la concibe como un recurso dúctil que debe ser alimentado de muchas maneras, especialmente en el cine.

—La imaginación del actor no debe ser estática. Lo que hay que imaginar en la escena, igual puede ser alimentado de la experiencia propia o de la figuración, a través de equivalencias, de hechos no vividos.

“Si se trata de una situación deprimente que el personaje tiene que enfrentar, el actor tiene que dotarse de varias maneras de llegar ahí, porque siempre debe pensar que va a repetirlo muchas veces. En ocasiones, las escenas quedan resueltas en una o dos tomas, pero hay que estar preparado para renovar las fuerzas. A diferencia del cine, en el teatro solo se tiene la posibilidad de imaginar una vez.

“Por otra parte, a veces pensamos en escenas que generan o requieren una emoción importante y que predisponerse para ello significa pensar solo en aquello que nos emociona. Sin embargo, en esa medida nos apartamos de la vida. La vida no es así.

“La tarea del actor es estar claro de cuál es el estado anímico del personaje. Lo subrayo porque en la escuela no me hablaron de esta dicotomía. Allí se ejercitaba el recurso de la emoción, pero no se valoraba al estado anímico como una alternativa en la actuación.

Ahora, ¿cómo se llega al estado anímico? Ahí está la efectividad del estudio del actor. Un elemento crucial es tener claro cuál es el estado anímico con el que el personaje encara una situación. Otro, es creer en las circunstancias de la escena. Estos dos ingredientes dan al traste con la emoción. Asimismo, la imaginación interviene en todo el proceso. Es como el software o el libro que hilvana, que cose. Hay quienes pueden coser, otros son capaces de bordar”.

Suma de facetas

Apuntes teóricos sobre la actuación señalan que el actor, desde el punto de vista sicológico, asume al personaje como una simulación de la realidad. Según las concepciones de Patricio, un personaje es una reunión de facetas, un molde a donde estas van a parar.

—Un personaje que pueda asumir una historia lo más profundamente posible es aquel que asume lo social, lo familiar, lo íntimos y lo afectivo. En lo social están los amigos. Desde esta perspectiva, Miguelito es un hombre mutilado, pero llena la arista de la intimidad. Por eso Últimos días en La Habana es una película intimista.

“A través del amigo, el protagonista cubre lo social. Su única comunicación social es la amistad: grande y sentida. Es la única vía mediante la cual socializa. Entonces es un personaje que hay que explotarlo en estas dos grandes facetas, porque tiene limitaciones. No sabemos ni de su familia ni de su profesión. De ahí que es dotado de ese encaracolamiento de que hablábamos antes.

“Mi complemento en este trabajo fue Jorge Martínez. Su Diego está impedido desde el punto de vista físico, pero abierto a la vida espiritualmente. Miguel es todo lo contrario. Y eso es lo que nos hace fundirnos en un solo personaje y justificar todo lo que ocurre en la película. Esa es la esencia de esa unión humana.

“Estos personajes tienen la edad de la Revolución y somos portadores y resultado del proceso que ha vivido la sociedad cubana. De todas las cosas que pueden ser criticadas o admiradas.

“Últimos días en La Habana es un filme que aboga por la solidaridad humana, es una historia sin exabruptos, sin grandes sucesos, como no sea el rigor aristotélico de un clímax al final de la película, para satisfacer la demanda del espectador, porque el público se hace espectador cuando tiene expectativas, subraya Patricio.

Tocado por los dioses

Como un duende que mete sus narices en todas partes, con suavidad, fino y delicado tacto, Patricio Wood caracteriza al laureado director Fernando Pérez.

—Con él no puede hablarse de otra cosa que no sea de trabajo. Siempre está uniendo a su equipo, se preocupa por lo que está haciendo cada cual, desde lo más sencillo hasta lo más sublime. Es un hombre de gran detalle, muy intenso en su labor.

“Fernando también tiene un arte, que yo pocas veces he visto, para aglutinar a las personas que rodean la filmación. La gente se percata cuando hay alguien realmente entregado al trabajo y hace lo que él les pida. Con esa ligereza que le permite su físico anda de acá para allá. Olvida su apariencia, no se peina. Irradia esa pasión. Pienso que todo eso hizo que la película fluyera muy bien, aunque se filmaba en lugares muy agrestes. La Habana profunda es muy dura en los meses calurosos.

“Además, en el proceso de grabación hubo una pincelada curiosa. En casi todas las películas de Fernando, llueve. En esta los dos únicos días que llovió en La Habana durante la filmación fueron los que estaban señalados en el guion. Yo digo: Fernando está tocado por los dioses”.

La pregunta de rigor conduce al epílogo de la entrevista, a la requerida profundización de otros temas atemporales pero necesarios.

¿En cuáles nuevos proyectos está enrolado Patricio Wood?

Estoy en la pre filmación de la última película de Arturo Sotto. Voy a hacer un campesino de los años 50 que tiene una gran contradicción con su hija. Es un personaje muy interesante.

“Si antes dije que el guion de Fernando fue egoísta, en este nuevo rodaje el egoísta es Arturo, porque nada más me ha dado las escenas en las que yo trabajo. Por lo que él nos contó, es una historia que va a las esencias del amor, más allá del que pueden lograr los seres humanos. Transita por medio siglo. Pienso que va a desbordar los límites de la Isla en cuanto a la dimensión de la historia. Auguro que va a funcionar muy bien.

“Por otra parte, estoy editando un documental sobre mis padres. Es un homenaje a Salvador Wood y a Yolanda Pujols, que en el 2015 cumplieron 68 años de matrimonio. Está producido por la de la Casa de documentales Octavio Cortázar, de la UNEAC. Ya logramos el primer corte de 30 minutos y tenemos muchas cosas a favor. La fotografía es de Raúl Rodríguez.

En el filme —concluye Patricio— tenemos la presencia de los dos. Ella cuenta la vida de él y él, la de ella, con insistencia en los años prerrevolucionarios, que son los menos conocidos, la parte inicial del matrimonio. El documental da la medida de una unión real, sumergida en un mundo complejo de intelectuales y artistas. Se debe titular Una leyenda costeña, que es un verso de un poema que mi padre le escribió a mi madre.

Tomado de: http://www.lajiribilla.cu

*(La Habana, 1966) Licenciado en Comunicación Audiovisual (Instituto Superior de Arte). Editor del blog CineReverso. Productor y guionista de cine y televisión. Articulista de la revista cultural La Jiribilla. Colaborador de las publicaciones Cubarte, Canarias Semanal y Cubainformación, estas dos últimas del Estado Español.

fraga.guerra@gmail.com

https://www.facebook.com/cinereverso

https://twitter.com/CineReverso

Compartir:

....Frase de José Martí....